Skip to main content

Noticia

Motor

Cinco mitos sobre los coches de suscripción que son eso... mitos

Cuánto cuesta un coche de suscripción

La falta de presupuesto, la espera para la entrega (que en algunos modelos supera ya el año) o, simplemente no querer asumir la compra de un vehículo, son algunas de las motivaciones que llevan a los conductores a elegir un coche por suscripción en lugar de la propiedad. Pero alrededor de este mercado han surgido una serie de mitos que son eso... mitos.

Dicen que Netflix ha cambiado muchas cosas, no solo la forma de ver contenidos en televisión. Ha creado el gusto de usar y no comprar; es decir, pagar solo por lo que necesitas cuando los necesitas. Esto, trasladado al mundo de la movilidad tienen un nombre: coches por suscripción.

 

Coches por suscripción

La suscripción es un paso más allá del renting porque reduce el tiempo que el usuario está ligado al vehículo y aumenta las opciones de cambio.

Empresas como Bipi permiten contratar una especie de tarifa plana de coches, es decir, el usuario paga una cuota mensual y, a cambio, tiene acceso a un determinado número de modelos (más cuánto más alta sea la cuota). La idea es que tengas el coche adecuado en cada momento: un coche eléctrico para la ciudad; un todoterreno para el campo; un SUV para el fin de semana en familia...

Los 10 SUV eléctricos que más consumen

Cinco falsos mitos sobre los coches de suscripción

Los coches por suscripción suscitan tanto interés como dudas y esto hace que los haya que se hacen ideas equivocadas creando falsas creencias.

1. La suscripción es más cara que la compra

Para acceder a la oferta por suscripción no hay que asumir el pago de una entrada, solo se abona una cuota mensual en la que está todo incluido: seguros, reparaciones, mantenimiento y revisiones...

2. Los servicios son muy limitados

Los usuarios deciden qué servicios quiere incluir en los contratos (cuantos más, más alta será la suscripción mensual). De esta forma evita cualquier gasto inesperado pudiendo dejar cubierta la asistencia e carretera, los impuestos e, incluso, la inspección técnica (ITV).

ITV

3. El servicio tiene permanencia mínima

La flexiibilidad es una de las principales ventajas de la movilidad por suscripción ya que permite cambiar de modelo según las circunstancias.

Además, el plazo del contrato puede ser de solo un mes o llegar a los tres años y el vehículo se puede devolver cuando ya no se necesite, sin pagar penalización.

4. Los trámites son 'engorrosos'

La suscripción ni siquiera requiere pasar por un concesionario y punto de contratación sino que es un proceso que se puede completar de forma cien por cien digital.

Una vez decidida la marca y modelo con que arrancará el contrato, es la empresa la que lo lleva hasta el lugar indicado por el cliente.

Ordenador de a bordo

5. Solo para usuarios particulares

"A medida que la suscripción ha ido ganando adeptos, las empresas han empezado a ver este modelo como una solución perfecta para sus negocios", afirman los expertos de Bipicar. "Destacando sobre todo la flexibilidad de la suscripción adaptándose a las necesidades de cada empresa, con opciones como el cambio de coche", añaden.

Y además