Skip to main content

Noticia

Los cinco fallos con los que Gregorio Serrano explica lo que pasó en la AP-6

Gregorio Serrano niega lo del piso de la GC 'a dedo'

Ojo, que él solo se atribuye uno y 'pequeñito'

 “Quiero empezar pidiendo disculpas a los ciudadanos que se quedaron atrapados en la AP-6 y también en otras vías. Hubo fallos y cosas que no funcionaron todo lo correcto que se debía haber hecho". Así comenzaba Gregorio Serrano su exposición ante el Congreso.

La sorprendente respuesta del 112 a la llamada de socorro de unos atrapados en el temporal

Fue ayer mismo. El director general de Tráfico comparecía a petición de la oposición (Ciudadanos y Unidos Podemos para ser más exactos) y "por petición propia", según dice a los medios que le esperan a la entrada. El motivo: dar explicaciones por el colapso de las carreteras nevadas el pasado 6 de enero.

"Hubo errores y hubo fallos" dijo Serrano en lo que parecía que iba ser un mea culpa y terminó por convertirse en un echar balones fuera que provocó aún más indignación entre los presentes.

En total enumeró cinco errores en la gestión del colapso de la AP-6: uno de los conductores; otro suyo propio; el resto, de Iberpistas, la empresa concesionaria.

1.2 y 3. Los errores de la concesionaria

Para el responsable de la DGT, la gran culpable de todo lo que sucedió el día de Reyes en la AP-6 es la empresa que se encarga de la gestión de la vía. Tanto es así, que ha anunciado que se abrirá un procedimiento sancionador "por su mala praxis" y se le pedirá que asuma el pago de las costas.

Resume en tres sus principales fallos:

  1. No cerrar la entrada a la AP-6 desde Ávila cuando sí lo había hecho con el resto de accesos.
  2. Reabrir todas la vía una hora más tarde (a las 19.00 horas), cuando "ya nevaba bien nevado".
  3. No activar los protocolos de emergencia hasta las 11 de la noche. Entre tanto, la concesionaria estuvo tratando de solventar el problema con sus propios medios. Gregorio Serrano ha dicho que en ningún momento se solicitó la activación del nivel rojo que es el que prohíbe el paso de camiones y obliga a circular con cadenas de nieve. Dice que por estas dos razones han decidido expedientar a la concesionaria

4. Los errores de los conductores

Con el tráfico abierto y el caos solucionado, todos los dedos apuntaban a la Dirección General de Tráfico como responsable de lo que había sucedido, pero Gregorio Serrano giró el foco hacia otro lado: el que apuntaba a los conductores.

Dijo entonces que la culpa de los que quedaron atrapados era suya porque sabían lo que iba a suceder y no solo se habían lanzado a la carretera (me permito aquí recordar que el 6 de enero era día de regreso de la Operación Navidad...) y encima lo habían hecho sin estar preparados. 

Inciso aquí para recordar el polémico tuit que la DGT se vio obligada a retirar en el que aconsejaba no salir de casa sin un kit antinevadas formado por casi 20 elementos (pito y pala incluidos).

A pesar de que le llovieron las críticas por poner el foco en los conductores, durante su intervención ante el Congreso no ha bajado mucho el tono. Serrano ha recordado que se lanzaron más de 800 mensajes en los paneles luminosos que se complementaron con 2.623 señalizaciones y que ese viernes hubo 302 conexiones de radio y televisión sobre el tráfico y que "terminaban todas" diciendo que se debía tener cuidado con la nieve. 

La AP-6 cortada por la nevada

5. Su único error

De toda la cadena de fallos y errores que ha habido en torno al colapso de la AP-6, sí hay uno que el responsable de la DGT se achaca a sí mismo: su intervención en las redes sociales.

Fueron muchas las voces que se alzaron criticando que el máximo responsable de Tráfico estuviera en Sevilla mientras miles de personas quedaban atrapadas en la carretera. El respondió con un tuit cargado de ironía en el que decía que en su ciudad natal Internet y los teléfonos funcionan de maravilla.

Tuit Gregorio Serrano

Ahora se arrepiente de sus palabras. "Jamás escriban nada en redes sociales cuando estén cabreados, indignados o dolidos", ha dicho Gregorio Serrano. "Churchill, que ahora está tan de moda, por la película, dijo una vez que tragarse sus propias palabras había resultado ser una dieta muy saludable. Pues yo me trago lo que dije de la A a la Z", sentencia.

Por si algunos querían más justificación, el director general mostró una imagen en la que su segundo, el subdirector general de Tráfico aparecía en "en el lugar de los hechos a las cuatro de la mañana".

Lecturas recomendadas