Logo Autobild.es

Carburantes de invierno y de verano, ¿en qué se diferencian?

Carburantes de invierno y de verano, ¿en qué se diferencian?

¿Sabías que si hace mucho frío el carburante de tu coche puede sufrir tanto que podría no arrancar? Para evitarlo, necesitarás saber qué carburante utilizar.

Al igual que las personas y nuestro cuerpo notamos de forma brusca el cambio de temperatura (e incluso nos ponemos enfermos), a tu coche le sucede lo mismo. Por si no lo sabías, al diésel le afecta bastante la bajada de temperaturas, sobre todo cuando hablamos de mucho frío. 

El gasóleo deja de ser tan líquido, para pasar a ser un tanto viscoso. Y es por esto mismo por lo que, dependiendo de la estación del año en la que nos encontremos, es conveniente que uses un combustible de invierno o de verano. ¿Sabías esto? 

Las bajas temperaturas sí afectan a tu coche 

Aunque las altas temperaturas nos suelen molestar o, incluso, a muchos de nosotros (me incluyo) nos pongan de mal humor, un coche soporta peor el frío, independientemente de si hablamos de un motor de combustión o eléctrico

Cómo usar correctamente la calefacción y el aire acondicionado del coche en invierno

Como decimos, existe un tipo de combustible diferente en función de la estación del año. Al igual que hay diésel de invierno, también lo hay de verano. Pero, ¿en qué se diferencian estos dos carburantes si, en definitiva, la base es la misma? Te lo contamos.

Diferencias entre el diésel de invierno y de verano

Tal y como informa RACE, el punto de congelación de un coche que emplea gasolina como carburante es de -107 ºC. Sin embargo, un diésel tiene como punto de congelación los -10 ºC. Mucha diferencia, ¿verdad?. 

Esto se traduce en que, cuando un vehículo propulsado por gasoil supera la temperatura mencionada, es decir, los -10 ºC, las parafinas del combustible empiezan a enfriarse, de tal manera que tanto el diésel como la gasolina se vuelven más y más viscosos, dejando así de ser líquido. 

Fabricar batería coche

Si se da el caso (sobre todo en los vehículos diésel), la inyección del combustible en la cámara de combustión empieza a ser defectuosa haciendo que el motor deje de funcionar como debe”, indica RACE. De esta manera, el coche empezará a perder potencia y a dar tirones. Finalmente, se detendrá

Y es por esto mismo por lo que el diésel de invierno incluye algunos aditivos que producen un cambio en el punto de congelación del combustible, de tal manera que dicho punto se “retrase” o, directamente, se evite en una gran medida. 

Además, cabe resaltar que dichos aditivos los puedes encontrar en el mercado y echarlos tú mismo en caso de exponer tu vehículo a tales temperaturas. De esta manera, lo que se va a conseguir es evitar esa viscosidad. 

¿Y qué sucede con el calor? En este caso, y tal y como mencionamos, no es tan grave como las bajas temperaturas, por lo que no pasaría nada si tu vehículo utiliza en verano combustible de invierno. Pero, al revés, sí sería un problema. 

¿Bajar la presión de las ruedas de tu moto en invierno?

Pero esto no quiere decir que el calor no perjudique el combustible. En este caso, también provoca algunos problemas en cuanto a la presión del vapor generado en la cámara de combustión, siendo en invierno una cifra más alta que en verano (entre 50-80 kilopascales en invierno, frente a 45-60 kPa en verano). 

¿Cuándo debo cambiar el combustible de verano a invierno y viceversa? 

La gasolina de verano abarca desde el 1 de mayo hasta el 30 de septiembre. Es decir, desde octubre hasta finales de abril hablamos de gasolina de invierno. Por supuesto, esto depende de cada país y de las temperaturas que puedan variar de un año a otro, pero esa sería la media. 

Carburantes de invierno y de verano, ¿en qué se diferencian?

Volvemos a tomar como referencia las cifras de vaporización del combustible, los kilopascales. En invierno se necesitará una ayuda extra para aumentar esa presión de vaporización, puesto que los vapores que hay en la cámara no son suficientes para arrancar el coche

neumaticos de invierno

Sin embargo, en verano no es necesario añadir ningún tipo de aditivo, puesto que los gases que hay en la cámara de combustión ya son suficientes para que tu vehículo arranque. También has de saber que entre estaciones hay carburantes de transición con más o menos aditivos. 

  • Diésel invierno: principios de diciembre a finales de febrero
  • Diésel de transición (con menos aditivos): de marzo a mayo 
  • Diésel de verano: de mayo a julio 
  • Diésel de transición (con más aditivos). de agosto a noviembre

Recordemos, de nuevo, la importancia de los aditivos, sobre todo en el diésel de invierno. En caso de no tenerlos, este tipo de carburante sufrirá mucho a la hora de arrancar el vehículo en los meses más fríos del año. Así que, ahora que lo sabes, lo conveniente es que lo pongas en práctica

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.