Noticia

Coches 4x4

Así 'baila' sobre el asfalto el Range Rover Sport SVR

Así 'baila' sobre el asfalto el Range Rover Sport SVR
Raúl Salinas

El Range Rover Sport SVR es una auténtica bestia y en este vídeo, con Steve Sutcliffe a los mandos, se puede vislumbrar de los que llega a ser capaz la versión más deportiva del Range Rover Sport. Con 550 CV bajo el capó, esta bestia no teme nada, ni siquiera despegar sus cuatro ruedas del suelo o deslizar más de la cuenta las traseras, eso sí, mejor no lo intentes en casa...

En este vídeo del Range Rover Sport SVR se puede ver que no necesitas un superdeportivo de tracción trasera para pasarlo bien en una carretera de curvas y si no que se lo pregunten a Steve Sutcliffe, uno de los probadores de Drive. El mundo está cambiando a pasos agigantados y si hace unos años alguien nos cuenta que con un Range Rover, te lo puedes pasar tan bien como en un Porsche 911 por una carretera de curvas, lo hubiésemos tomado por loco. Pero a veces la realidad supera nuestras previsiones más extrañas, solamente necesitas darle al play en el vídeo que te dejo bajo estas líneas, para saber de lo que es capaz un SUV deportivo del siglo XXI.

No te lo pierdas: Range Rover Sport SVR, todos los detalles

El Range Rover Sport SVR es uno de los SUV más radicales que existen. Obra del departamento Special Vehicle Operations (SVO) del grupo Jaguar Land Rover, su puesta a punto específica ha sido llevada a cabo no solo en los climas y condiciones más duras, sino también en varios circuitos para poner a prueba un comportamiento puramente 'racing'. Bajo una estética más deportiva, con nuevos paragolpes, un difusor trasero con cuatro salidas de escape o unas llantas de 21 pulgadas, encontramos mucha potencia y mucha 'mala leche'.

Bajo el capó, un enorme motor V8 de cinco litros, sobrealimentado, produce cifras de auténtico superdeportivo: 550 CV y 680 Nm de par. Con semejante potencia no es de extrañar que las prestaciones sean de infarto: acelera de cero a cien en 4,7 segundos mientras que es capaz de volar a 260 km/h. Pero como te comentaba, su puesta a punto es lo que marca la diferencia, una radicalidad pocas veces vista hasta ahora en este sector y probablemente solo seguida de cerca por el BMW X5 M o el Porsche Cayenne Turbo S. Una buena muestra de ello es uno de sus mayores logros: ser el más rápido en el circuito de Nürburgring. ¿Quieres ver de lo que es capaz en el infierno verde? A continuación te dejo una prueba muy gráfica, ¡disfrútala! 

Imagen de perfil de Raul Salinas