Skip to main content

Noticia

Competición

El accidentado inicio de las carreras de coches autónomos

Carrera coche autónomo

Aún queda mucho por mejorar... 

Después de años de preparación y desarrollo de un complicadísimo software, el coche autónomo de carreras, ROBORACE, estaba preparado para realizar una demostración ante las cámaras en el Circuito de Thruxton… Sin embargo, un vídeo en directo que luego se ha viralizado en internet ha dejado claro que el vehículo autónomo no está todavía listo para batir récords sobre el asfalto.

Coches autónomos en España: ¿qué es el nivel 5?

VIDEO: Así funciona ROBORACE

ROBORACE, el campeonato de prototipos de carreras autónomos, afronta sus primeras demostraciones en público, en la denominada “Temporada Beta”, retransmitida a través de la plataforma de entretenimiento Twitch. Después de años de desarrollo, el Circuito de Thruxton ha acogido este jueves lo que debía ser una demostración de las capacidades de un vehículo autónomo, que en vez de utilizar un piloto de carreras se mueve gracias a un complejo software.

Sin embargo, las cosas no fueron tan bien como se esperaba, y en una de sus primeras vueltas el coche se quedó parado en la recta de meta del circuito y posteriormente se fue recto contra el muro de boxes. Como decíamos, el evento se estaba retransmitiendo en directo, lo que provocó que viéramos cómo se lamentaban los programadores y el comentarista.

La propia cuenta oficial de ROBORACE en Twitter subió el video de su accidente, probablemente consciente de que este error va a darle una publicidad incomparable, incluso mayor que si todo hubiera ido bien.

No fue el único error que se pudo ver en esta cita, puesto que las imágenes también mostraron a otro coche yéndose hacia la hierba directamente. En los intentos por intentar corregirse a sí mismo, acabó trompeando.

ROBORACE, el campeonato de coches autónomos

Está claro que ROBORACE tiene todavía mucho que mejorar hasta convertirse en un campeonato con todas las de la ley, pero también hay que reconocer que en una tecnología tan compleja como esta los errores y problemas son, inevitablemente, una opción a tener en cuenta. En esta ocasión el error no será de un piloto, pero sí de un programador.

También es clave todo el conocimiento que ROBORACE y sus técnicos pueden recopilar acerca del comportamiento de vehículos autónomos, algo que puede ser muy valioso de cara a desarrollar los coches del futuro.

Y además