Noticia

Los 5 mejores deportivos en relación calidad/precio

Alex Morán

No hay que dejarse una millonada para disfrutar de un deportivo que ofrezca diversión al volante y unas sensaciones de conducción de altura.

La idea generalizada es que para disfrutar de un deportivo hay que tener bastante dinero y estar dispuesto a desembolsarlo, amén de tener otro tanto guardado para hacer frente a un mantenimiento que suele ser bastante caro. No seremos nosotros los que vengan a negar la mayor, pero en el mercado también hay modelos más asequibles, que ofrecen unas sensaciones dinámicas muy buenas a un precio que no es desorbitado. Aquí tenéis una relación de los cinco mejores deportivos en relación calidad/precio.

VÍDEO: Cinco deportivos japoneses sin sucesor

Abre la lata el Mazda MX-5. El Miata es el deportivo biplaza más vendido de la historia (alcanzó el millón de unidades comercializadas hace poco más de un año) y eso es por algo. Desde su primera generación consiguió encontrar ese tan difícil equilibrio de conducción alegre y divertida combinando mecánicas de potencia ajustada con un peso ligero y bien repartido entre ambos ejes. Lo bueno es que, si no te gustan las capotas de lona, la actual generación también se ofrece en la variante RF tipo targa con techo duro. Mazda lo comercializa desde 22.409 euros.

No salimos de Japón para fijarnos en un modelo que quizá dentro de poco echemos de menos: el Nissan 370Z puede que se quede sin sucesor. Una razón más para hacerse con un deportivo con larga trayectoria que ofrece los 328 CV de su motor 3.7 V6 atmosférico desde 33.050 euros. Una relación euro/CV que muy pocos pueden igualar en el mercado actual.

5 deportivos perfectos para aprender a conducir

Fijamos la mirada en la industria nacional para ver como el SEAT León Cupra no ha dejado de crecer, pasando en pocos años de entregar 280 CV a desarrollar los 300 CV de la generación actual. Suma a la ecuación la posibilidad de elegir cambio manual o automático, la tracción integral, el diferencial autoblocante trasero, el chasis adaptativo y los perfiles de conducción. Una buena inversión desde 31.250 euros.

En el terreno de los hot-hatch compactos hay varias opciones, pero una de las predilectas es el Ford Fiesta ST 200. Esta versión amplia su potencia hasta los 200 CV y su par máximo a los 290 Nm, que con la función overboost se transforman en 215 CV y 320 Nm. Además, va más pegado al suelo y tiene afinada la suspensión, la dirección y los frenos. Está disponible por 22.750 euros.

Por último, Toyota GT86 y Subaru BRZ. Dos caras de la misma moneda criticadas por tener solo 200 CV de potencia, pero que destacan en lo que son: cupés ligeros para disfrutar en curvas, muy ágiles y con un centro de gravedad realmente bajo. Ambos rondan los 30.000 euros, aunque el Toyota es algo más caro.

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.