Skip to main content

Comparativa

Comparativa: Hyundai i30 diésel vs Hyundai i30 gasolina, ¿cuál comprar?

Comparativa Hyundai i30 diesel o gasolina

Bienvenidos a la segunda ronda de nuestra gran comparativa de diésel contra gasolina. Esta vez enfrentamos una pareja más: Hyundai i30 diésel o Hyundai i30 gasolina.

Son complicados, estos coreanos. En el caso del Hyundai i30, la decisión no es fácil, y al final la victoria es muy ajustada. Comparativa: Hyundai i30 diésel vs Hyundai i30 gasolina, ¿cuál comprar?

No te pierdas: Todos los coches nuevos de 2019, lanzamientos y novedades

Para empezar, el gasolina destaca con su ventaja de 1.850 euros en el precio, que después de cuatro años y en torno a 60.000 kilómetros, calculando la depreciación, se queda en torno a los 750 euros. Pero el 1.4 T-GDI es bastante más tragón a la hora de pasar por el surtidor. Por cada 100 kilómetros necesita 7,5 litros, y al 1.6 CRDi le bastan 5,9 litros de diésel. Esto son 235 euros por cada 10.000 kilómetros.

Vídeo: Probamos el Hyundai i30 Fastback N, diversión por triplicado:

Comparativa: Hyundai i30 diésel vs Hyundai i30 gasolina, ¿cuál comprar?

Pasemos a otros cálculos: la versión diésel del compacto de Hyundai se rentabiliza a partir de los 8.410 km (2.102 km al año si contamos un total de cuatro años), y tiene mejor rendimiento. Y no es que nos haya decepcionado el gasolina. Todo lo contrario. Los 140 CV están presentes también en la zona baja del cuentavueltas, por tanto, no es exclusivo del diésel el poder conducir cambiando poco de marchas. Pero, por desgracia, el T-GDI, entre las 3.000 y las 4.000 vueltas, hace un ruido molesto. No es que sea brutalmente elevado ni que sea insoportable y, además, aparece justo a partir de los 130 km/h, por lo que, con los límites de velocidad actuales, no deberías oírlo demasiado. Lo peor es que, si circulas por debajo de eso, se vuelve perezoso.

Te interesa: Hyundai i30 2017: estas son nuestras impresiones al volante

El diésel tiene una respuesta más contundente. Enseguida responde con un empuje encomiable. Ya desde tan solo 1.500 vueltas estira con sorprendente avidez, y no desfallece el punch hasta poco antes de las 5.000. Por eso es un coche para viajar sin esfuerzo, y con un buen compromiso medioambiental: el catalizador SCR mantiene a raya el óxido de nitrógeno, y su reducido consumo también contiene el CO2. Y por todo esto, este diésel tan equilibrado se hace con el primer puesto y el título de más recomendable. Aunque sea por poco.

Ganador: Hyundai i30 diésel

En el Hyundai i30, te recomendamos el diésel. Y es que, aunque sea más caro, ahorra combustible y es cómodo de conducir. El despierto, pero algo ruidoso gasolina, se queda un poco por detrás en este duelo. 

Lecturas recomendadas