Autobild 4x4
La revista mensual de motor, rutas y acción
Prueba

Segunda Mano: Hyundai Santa Fe (2000-2006)

El Hyundai Santa Fe se vendió en España muy bien. ¿Su fórmula? Buena habitabilidad, motores fiables, completo equipamiento y un precio muy asequible.

Después de que lo hicieran los japoneses (Toyota RAV4, Honda CR-V, Subaru Forester) y los británicos (Land Rover Freelander), por fin un fabricante coreano se aventuraba en las virginales tierras de los SUV con tecnología de turismo. El Santa Fe de Hyundai estaba diseñado, ante todo, para alcanzar un buen número de ventas en Estados Unidos. Por eso, no sólo llevaba el nombre de una ciudad del Oeste americano, sino que era algo mayor que el resto de sus rivales. Presentado en el Salón de Motor de Detroit del año 2000, el espacioso coreano empezó a rodar por las carreteras españolas enla primavera de 2001. Lo hizo por casi 22.000 euros, con airbag, ABS, climatizador y elevalunas eléctricos incluido. Todo un precio de derribo que supuso un inmediato éxito de ventas: por suerte no nos ha reservado muchas sorpresas desagradables después de su compra... los dueños del Santa Fe son unos clientes muy satisfechos.

 

Y hoy en día lo siguen estando:las averías graves y las consiguientes y costosas reparaciones son tan sólo la excepción que confirma la regla. Ambos motores de gasolina (cuatro cilindros 2.4 y V6 2.7) no presentan ningún tipo de problema. El turbodiésel de dos litros suele funcionar muy bien aunque su cuentakilómetros sobrepase los 200.000 kilómetros. Eso sí, te comento que a partir de los 130.000 se sufre el riesgo de que las válvulas eléctricas del dispositivo de inyección del common rail provoquen una avería grave. Se trata, sin embargo, de un mal que afecta prácticamente a todos los coches diésel modernos.

 

El motor diésel de Hyundai de 113 CV da menos problemas que el de 125 CV, vendido a partir de 2004. La problemática no estriba en la inyección, sino en el turbocompresor con tobera regulable. Un turbo así representa, a partir de una edad respetable, un peligro mayor que el de un sobrealimentador de aleta rígida. Tampoco se trata de un problema específico de Hyundai, sino de muchos motores diésel equipados con turbo de geometría variable.

 

En el Santa Fe de primera generación, el embrague de las versiones de cambio manual resulta demasiado vulnerable, y es que su vida suele tener los días contados. Sobre todo si el dueño tenía una caravana de la que tirar, porque el Hyundai era, con diferencia, el remolcador más potente de su clase: al menos 2.380 kilogramos.

 

El diésel con cambio automático es capaz de tirar de hasta tres toneladas (con hasta un 8 % de inclinación). El Santa Fe es un peso pesado (1,8 toneladas) y eso supone, sobre todo, que las rótulas de suspensión del eje delantero tienen bastantes probabilidades de averiarse. Normalmente, se trata de algo que se descubre enseguida en cualquier inspección general. Para la gente normal, sin embargo, pasa completamente desapercibido cuando van a ver un coche usado. Mi consejo es que examines bien la hoja de inspección que dan en la ITV.

 

Los dueños de un Santa Fe están encantados de que, después de cerca de diez años y un montón de kilómetros encima, no haya ni rastro de corrosión en sus coches. La verdad es que los coreanos se han tomado muy en serio el tema de la conservación de sus automóviles. Los talleres oficiales también pueden darse la enhorabuena: el 85% está satisfecho con el trabajo de los mecánicos de Hyundai. El precio medio de una inspección ronda los 450 euros, pero puede variar según la zona geográfica donde te encuentres.

 

El 44% de sus propietarios afirma que, cuando se compren un coche nuevo, seguirá siendo un Hyundai (32% Santa Fe y 12% ix35), una cifra de fidelización muy a tener en cuenta. El 26% dice que se cambiaría a un VW Tiguan, un Subaru Forestero a un Dacia Duster (en esto se nota que la crisis sigue todavía dando coletazos). Los indecisos conforman una masa del 30%. A los responsables de concesionarios Hyundai les interesa, por tanto, tratar bien a los propietarios de los Santa Fe. Porque tienen muchas posibilidades de volver.

 

Aquí puedes encontrar varias ofertas de Hyundai Santa Fe de segunda mano.

 

 

VALORACIÓN

Su voto: Ninguno Promedio: 4.6 (5 votos)

Más información sobre Hyundai Santa Fe