Prueba

Comparativa: Carlsson CC 63 S vs Carlsson Diospyros

Luis Meyer

24/04/2017 - 15:11

¿Puede ser un Clase S más refinado aún? ¿Y un AMG? En esta comparativa del Carlsson CC 63 S vs Carlsson Diospyros demostramos que sí, y hasta dónde puede llegar el preparador alemán.

Seguro que está pensando que, a primera vista, no tiene sentido enfrentar a un Mercedes Clase S Cabrio con un AMG C 63. Pero los dos modelos que ves en las fotos tienen más en común de lo que imaginas: van firmado por el mismo preparador. Nos hemos puesto al volante. Comparativa: Carlsson CC 63 S vs Carlsson Diospyros.

Y eso que la firma alemana se declaró insolvente en 2015. Pero justo en ese momento, la adquirió la distribuidora de automóviles coreana Sambo Motors. El equipo de Carlsson vuelve a trabajar a toda máquina, como demuestran estas dos creaciones.

El Mercedes S 500 Cabrio con el nombre Diospyros, y a su lado el Carlsson CC 63 S. El preparador siempre ha estado especializado en Mercedes, y su máxima siempre ha sido: cuanto más exclusivo, mejor se vende. Por cierto: Diospyros viene del nombre de un pequeño bosque, del que se toma la madera para su interior. También leva una pintura específica, Heritage Green.

VIDEO: Probamos otro AMG espectacular

El CC 63 S parece hasta discreto de blanco, aunque estrena espoiler, entradas de aire y componentes del lateral en carbono, igual que las salidas e aire, el alerón y el difusor, para acentuar su talante deportivo. Destaca además sus cuatro salidas de escape específicas, o las llantas de 20 pulgadas en negro profundo. 

Para el preparador no parecen suficientes los 510 CV del AMG C 63 de serie. Así que con algunos retoques de motor y electrónica le han extraído 115 CV más. Deben bastar para que acelere de 0 a 100 km/h en solo 3,8 segundos.

El Diospyros requiere seis décimas más. Su motor rinde 550 CV (el de serie, 455), y tiene que tirar de 400 kilos más. Alcanza, eso sí, los 301 CV, aunque su hermano rival llega hasta los 320. Pero donde se lleva la palma el Diospyros es en el lujo interior: está recubierto de madera de ébano, acompañados de asientos de cuero en tono champán. Las alfombrillas se ven tan mullidas e impolutas que a uno le entran ganas de descalzarse, como si estuviera en el salón de una suite de lujo. El CC 63 S es menos barroco por dentro, pero no le falta refinamiento, con asientos forrados en cuero Nappa. 

¡Arrancamos!

Nos dejamos los zapatos puestos y empezamos con el Diospyros. Rueda como uno espera, rodeado de tanto lujo: con mucho empuje, pero al mismo tiempo, con una suavidad extrema. El V8 solo lo oyes cuando pisas a fondo, el chasis filtra con increíble eficacia, aun llevando ruedas de 20 pulgadas como su rival. 

El CC 63 S hace hincapié en la deportividad del modelo en el que se basa. Tiene la firmeza que esperamos en un AMG, y es igualmente directo de reacciones. Me basta con rozar el pedal del gas para salir disparado, con el sonido bronco del V8 deleitándome los oídos. Los modos de conducción me permiten cierto confort si se lo pido, pero si practico una conducción decidida, mantiene las virtudes AMG, aun con más potencia y mejores prestaciones. 

¿Buscas una berlina más terrenal? Encuentra la tuya rápidamente en nuestro recomendador. 

Lecturas recomendadas

Buscador de coches