Noticia

Competición

Vídeo: así es la parada en boxes de un GT en Le Mans 2015

Rodrigo Fersainz

14/06/2015 - 09:53

En este vídeo, puedes ver cómo es una parada en boxes de un GT en Le Mans 2015, concretamente de un Porsche 911, una tarea rápida pero muy diferente a la de un F1.

El pitstop es algo muy habitual -e incluso, obligatorio- en muchas competiciones. En este vídeo, además de enseñarte esta, grabada a pocos metros, te contamos algunas de las curiosidades de una parada en boxes de un GT en las 24 Horas de Le Mans 2015

Se ensayan decenas de veces, por lo que cada miembro del equipo sabe perfectamente lo que tiene que hacer y lo que no. Sin embargo, cada segundo cuenta y un error o un mero retraso en esta tarea de grupo puede hacer perder una carrera. Así pues, el tiempo total de un pitstop depende en buena parte de la pericia del equipo y del piloto, aunque también se puede prolongar o acortar en función del reglamento. Por ejemplo, en la categoría GT de las 24 Horas de Le Mans 2015, no pueden salir fuera del garaje más de dos mecánicos juntos, se puede repostar, cambiar neumáticos y cambiar piloto por separado o todo a la vez y solo pueden trabajar dos miembros del equipo en la sustitución de las ruedas. También se aprovecha para hacer algunas mediciones, cambiar el agua que beben los pilotos y limpiar el cristal. 

En el box en el que nos encontramos (del equipo Porsche) hay una tensa calma, solo interrumpida por la llegada y posterior salida de los rivales y vecinos (Aston Martin, Ferrari, Chevrolet Corvette...). Solo permanecen de pie quienes gestionan la manguera de repostaje, porque se espera al último seg para undo sacar los neumáticos nuevos. De esa manera, se puede jugar en las estrategias con el factor sorpresa, pero sobre todo, se consigue que los neumáticos mantengan la temperatura óptima todo lo posible. 

De pronto, el Porsche 911 RSR aparece, los frenos chirrían, se activan los gatos hidráulicos que lo elevan, el motor se apaga y todos se ponen a trabajar. Finalmente, el vehículo desciende de golpe, se levanta la piruleta (el cartel que se coloca delante para señalar el box correcto al piloto y darle la salida luego) y el coche reinicia la marcha. En total, si la parada conlleva repostaje, neumáticos y piloto, el tiempo total supera el medio minuto. 

Ya solo queda recoger las ruedas viejas, eliminar los restos de combustible de la boca de llenado con un aparato especial que se coloca en el suelo y elimina también la electricidad estática para evitar incendios y volver a echar cálculos con el fin de determinar en qué momento exacto hay que hacer la siguiente parada en función de la estrategia que se vaya a seguir. 

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Rodrigo Fersainz

Rodrigo Fersainz

Redactor jefe de Reportajes, Competición y Motos

Coches, motos, lavadoras, marcapasos... Pruebo todo lo que pase por mis manos ¡y siempre, a la carrera!

Buscador de coches