El catalizador más pequeño y eficiente del mundo

El catalizador más pequeño y eficiente del mundo

09/06/2017 - 12:38

El catalizador más pequeño y eficiente del mundo es de Toyota. Gana el título porque reduce el uso de metales preciosos un 20% y su innovador diseño reduce el volumen otro 20%, pero manteniendo el mismo rendimiento de purificación de los gases de escape

Toyota ha desarrollado el catalizador más pequeño y eficiente del mundo. Merece este título porque reduce el uso de metales preciosos un 20% y su innovador diseño reduce el volumen otro 20%, pero mantiene intacto el rendimiento de purificación de los gases de escape.

Gráficamente se representa así:

¿Qué es el catalizador y para qué se utiliza?

El catalizador forma parte del sistema de escape del vehículo. Su función principal es la de reducir la contaminación que se produce al expulsar los gases de escape al exterior, de manera que reduce la repercusión ambiental de las emisiones contaminantes producidas por los vehículos a motor.

Si lo buscas, lo encontrarás entre el tubo de escape y el silencioso trasero. Por lo general, cuenta con una estructura cerámica que tiene forma de panal y está fabricado en platino y paladio.

De modo resumido, el trabajo del catalizador consiste en transformar los gases mediante una reacción química, logrando que los hidrocarburos (HC) se conviertan en agua y que el monóxido de carbono (CO) resultante, pase a ser dióxido de carbono (CO2). Esta transformación es posible gracias a la elevada temperatura a la que los gases circulan antes y dentro del propio catalizador.

Es decir, una vez los gases de escape contaminantes que son generados por el motor fluctúan por la superficie activa del catalizador y se transforman de manera parcial en gases no perjudiciales para el planeta.

El catalizador de Toyota

El que acaba de poner en el mercado Toyota es el primer catalizador del mundo con sustrato de celdas de flujo ajustable (Flow Adjustable Design Cell (FLAD®) moldeado íntegramente, con una sección de distinta área en la parte interior que en la parte exterior.

De esta forma se consigue una reducción en el uso de metales preciosos de un 20% y del volumen otro 20%. Con esto se convierte en el catalizador más pequeño y eficiente del mundo.

Este nuevo sustrato FLAD® hace que el caudal de los gases de escape sea más uniforme, con lo que se optimizan factores como las proporciones de las áreas de la sección de las celdas en las partes interior y exterior, y sus correspondientes densidades.

Mientras que los catalizadores convencionales tienen una área de sección uniforme, el sustrato FLAD® de nuevo desarrollo presenta una estructura con un área de sección de las celdas distinta entre la parte interior y la parte exterior. Toyota ha conseguido producir en serie ese sustrato con el primer diseño y tecnología de fabricación del mundo que permite moldear el catalizador íntegramente.

El caudal uniforme de los gases de escape por el catalizador instalado en el tubo de escape hace que el revestimiento de metales preciosos y otros materiales catalíticos purifiquen eficazmente los gases de escape. Sin embargo, el uso de sustratos convencionales con un área de sección de celdas uniforme da lugar a un caudal no equilibrado de los gases de escape, porque el gas fluye por la parte interior del catalizador a más velocidad y con un caudal superior al de la parte exterior.

Como consecuencia, en la parte interior del catalizador, donde el caudal es superior, se requieren más metales preciosos catalíticos para mantener el nivel de purificación. Las tecnologías actuales de revestimiento de materiales catalíticos requieren revestir igual todas las paredes de las celdas durante el proceso, de modo que las partes del catalizador con menor caudal de gases de escape están revestidos con la misma cantidad de metales preciosos catalíticos que las partes con un caudal superior.

Cuándo debes cambiar el catalizador

La vida útil de un catalizador estará determinada por su uso, aunque por lo general rondará los 120.000 Km siempre y cuando otros elementos no influyan en su buen funcionamiento. Para alargar al máximo la vida útil de este dispositivo será necesario que se revise periódicamente y que se mantengan en buen estado diversos elementos del motor como las bujías, el filtro del aire o la sonda lambda; que es la encargada de regular la mezcla de combustible en función de cuales sean las necesidades del motor.

Hay varios síntomas que delatan que algo no va bien con el catalizador:

- fallos de rendimiento en el motor, tanto a ralentí como durante la aceleración. Es posible percibir falta de potencia e incluso que el motor se cale. Este síntoma se produce por la obstrucción del catalizador y éste deberá de ser reparado o cambiado por uno nuevo.

- ruidos metálicos en la parte baja del coche podrían indicar que el panel cerámico interior del catalizador se ha fracturado y los trozos fluctúan por el interior, de modo que la filtración de gases ya no será la adecuada.

- humo denso cerca de la salida de gases del escape y éste desprenda un olor poco habitual, también podría ser debido a un catalizador en mal estado.

Te puede interesar:

Así son los coches preparados para los desastres naturales

Toyota Avensis 2017, el coche que se adapta al conductor

Toyota i-TRIL: triplaza, eléctrico y autónomo

Toyota Care, la solución para cuidar tu coche sin esfuerzo

Más de Espacio Toyota