Reportaje

Reto del día: ¿podemos engañar a los radares?

Raúl Salinas

01/07/2015 - 16:28

La eterna duda: ¿se puede engañar a los radares? En España la tertulia de barra de bar es deporte nacional y en ella han surgido, generalmente, la mayoría de bulas referentes a este tema. Puedes intentar lo que quieras, pero ya te aseguro yo que con la tecnología actual, lo vas a tener muy difícil por no decir imposible. En AUTO BILD lo hemos intentado por activa y por pasiva y no lo hemos conseguido. ¿Quieres desmontar mitos con nosotros? Sigue leyendo...

Todos los radares fijos y móviles hechos públicos por la DGT  en 2015, por provincia

Engañar a los radares es un tema de conversación recurrente en más de una barra de bar. Estos dispositivos de 'caza y captura', para muchos herramientas recaudatorias, son como las enfermedades venéreas: hay a quien le parece hasta divertido correr riesgos, pero cuando te pillan, ya no te quedan ganas de broma y las excusas que aparecen pueden ser de lo más imaginativo.

Hace 30 años que la DGT comenzó a implantar dispositivos de control de velocidad y aunque la tecnología que emplean no ha cambiado esencialmente, sí se han ido haciendo bastante más precisos. Muchas de las falsas creencias respecto a estos aparatos provienen, precisamente, de aquellos primeros años 80, en los que las cámaras que empleaban usaban película como soporte. 

Las pruebas de campo

Para desmontar los mitos más extendidos sobre los radares, contactamos con la firma Tradesegur, que se dedica a la venta de aparatos de control de velocidad y cuyos representantes acudieron a nuestro circuito de pruebas con un radar Doppler (el típico radar que te puedes encontrar instalado desde en una marquesina a un coche camuflado o, incluso, sobre un trípode) y un radar láser: el objetivo está fijado: intentar engañar a los radares. ¿Seremos capaces?

No te lo pierdas: Así funcionan los radares invisible que ha comprado la DGT

Empezamos: no pongas cinta de embalar para evitar una foto de radar. Como hemos comprobado aquí, no vas a conseguir jamás que se refleje el flash sobre la placa y se vele la fotografía. Es más, ¿de dónde ha podido salir un truco tan burdo? Seguramente se deba a que como en las cámaras de fotos antiguas –y también en las modernas, aunque cada vez menos-, cuando se quería obtener una imagen nítida con un radar de noche o a gran velocidad, era necesario producir un fuerte y prolongado flashazo. Todavía hoy muchos radares siguen emitiendo un fogonazo de luz que no está precisamente para despejar las dudas sobre si te han pillado, aunque vaya si lo hace.

Otro mito para engañar a los radares que se va al traste: la laca del pelo sobre la matrícula no sirve de nada. Este es otro de esos mitos que provienen de la época en la que se llevaban los bañadores bien ajustados y con el paquete de tabaco por dentro. Hoy, manipular la matrícula de esta manera es una solemne tontería. En varios sitios de Internet se anuncia la venta de aerosoles reflectantes específicos. Olvídate de ellos porque está prohibido aplicarlos en la matrícula y si te pillan, terminará siendo peor el remedio que la enfermedad.

No te molestes en poner un CD: esta era otra de las técnicas para engañar a los radares que queríamos destapar. Si todos los radar fueran como los primeros láser que utilizó la Guardia Civil, podrían darse casos así, pero con el que AUTO BILD ha probado resulta imposible, ya que solo fija su objetivo en superficies sobre las que su luz rebota, sin reflejarse. Desde luego, tal artimaña resulta todavía más inútil ante un radar Doppler. El motivo es que estos aparatos se valen de una onda electromagnética que rebota sobre los objetos hacia los que se dirige, normalmente, un carril de una autovía. Al incidir sobre un coche que pasa por allí, calcula la velocidad a la que circula por la diferencia de longitud de las ondas que regresan al radar. Así, ya me contarás qué pinta un CD en todo esto.

Antiguamente, estos dispositivos eran menos precisos y los camioneros los burlaban colgando unas cadenas a modo de guardabarros. Según parece, el movimiento de estas dispersaba las emisiones del radar. Algunos camiones siguen llevando cadenas así, incluso se ve algún coche, pero no sirve de nada.

Evita a toda costa la técnica de los ‘coches-escudo’. El último método para engañar a los radares que nos faltaba era utilizar otro coche como lanzadera. A un radar Doppler de los actuales se le puede despistar con esta técnica que, en cualquier caso, ni es infalible, ni podemos recomendar, porque es extremadamente peligroso circular así.

Te interesa: 7 claves sobre la nueva ubicación de los radares

Menos todavía podrás eludir  un radar láser, de los que se suelen denominar coloquialmente pistolas por ir montados como si fueran un arma. Su funcionamiento es parecido al de los dispositivos Doppler, aunque pueden ser usados sin trípode, ya que la luz que emiten se propaga en línea recta. 

Después de probarlo, te aseguro que para cazar con él hace falta bastante destreza, porque cuando el coche está lejos, todo depende del pulso que tengas. Eso sí, aquí no sirve de nada ir muy pegado a otro coche porque donde pones el ojo, salta la multa. Siempre que la velocidad del objeto retratado esté por encima de la legal, por supuesto.

En lo que a precisión se refiere, cualquiera de los dos dispositivos puede registrar velocidades de 300 km/h con un margen de error ínfimo, velocidad máxima que permite la actual regulación.

No ‘tunees’ la matrícula o alteres la legibilidad de la placa: cuando la identificación de un vehículo no puede leerse bien, por la razón que sea, te pueden multar por usar mecanismos tendentes a eludir la vigilancia del tráfico. La broma les puede salir bastante peor a quienes la manipulan, por ejemplo, cambiando un número, ya que se considera un delito por falsedad en documento público. 

Después de estar toda una jornada intentando engañar a los radares que utiliza la DGT y demás policías municipales y autonómicas, os puedo asegurar que solamente hay una manera de evitar que te llegue una desagradable foto a casa con su correspondiente pena económica: ¡no corras en la carretera! 

Lecturas recomendadas

Buscador de coches

Más de Lista de radares fijos y móviles 2017 en España