Skip to main content

Reportaje

Estilo de vida

La polémica colección de coches del Rey Emérito Juan Carlos I, ¡más de 100 unidades!

Mini Morris 1275C del Rey Juan Carlos I

Propios, propios, poca cosa...

Corren tiempos turbulentos en la Casa Real. Sin embargo, ahora vamos a dejar los juicios y demás polémicas para la Justicia, los jueces... y Twitter, claro. Nosotros vamos a echar un vistazo a los  vehículos que tuvo el primer monarca que tuvo la democracia española.

En general, se puede decir que hay bastantes sombras acerca de los coches que son propiedad del rey emérito Juan Carlos I. Coches y motos, pues también es de sobra conocida su pasión por las dos ruedas y esas leyendas que dicen que paraba a ayudar a los moteros que estaban parados por alguna razón (cosa que en el mundillo es más que habitual, por otro lado). Así, se sabe que compró una Harley Davidson Heritage Softail Classic de 1989 que había pertenecido nada menos que al magnate Malcolm Forbes.

Puede superar el centenar de unidades

En todo caso, hay quien dice que la colección personal de Juan Carlos I supera las 100 unidades. Otros aseguran que son unos 70, aunque lo más probable es que se reduzcan a apenas un puñado... y es de suponer que no se terminará de saber su número y mucho menos de qué modelos de tratan. 

También hay que tener en cuenta que el parque móvil de la Casa Real es bastante amplio y cuenta con un catálogo de modelos históricos entre los que destacan los Rolls Royce Phantom IV (apenas hay 18 unidades en todo el mundo y en realidad es del Ejército de Tierra; ni siquiera de Patrimonio Nacional) o un Mercedes 540 G4 6x6 de 1939 que en realidad está en España desde que en 1940 Hitler se lo regaló a Franco.

Uso y disfrute, pero no suyos

Según datos oficiales, el Parque Móvil de Estado cede vehículos a la institución. Así, al finales del año pasado, había 44 coches y 60 conductores. Estos son unidades de uso diario que tienen desgaste y que no pasan por ser modelos especialmente raros. 

También hay marcas que ceden sus coches de manera oficial. Por ejemplo, a lo largo de los años Audi y Lexus han cedido vehículos. Por eso no es raro ver tanto al rey emérito como al actual o la familia en Audi Q8, Lexus LS o incluso en el pasado en algún Audi RS6, aunque son modelos que posteriormente vuelven a la marca.

Los coches propios

Mini Morris 1275C

Mini Morris 1275C del Rey Juan Carlos I

Un coche curioso. No por el Mini en sí, que podría ser considerado uno de los primeros compactos deportivos que existieron, sino por su tamaño. Algunos aseguran que quitó la banqueta trasera para poder echar el asiento del conductor hacia atrás, aunque lo que sí es seguro es que Antonio Albacete (padre del piloto) diseño uno más bajo que se desplazaba, según cuenta la web AUTOBILD.es en su sección de coches de famosos.

Modelos de Seat

No puede ser de otro modo: una marca española necesita un embajador de nivel. Y en el caso de Seat, ese embajador lo encontró en la Casa Real. Se sabe que en Palacio se han utilizado un Seat 600 buggy y un Seat Ibiza que fue utilizado por el actual rey, Felipe VI, que hace poco fue noticia.

El Seat Ibiza de Felipe VI

Como curiosidad, aparte del Ibiza normal, se sabe que el entonces Príncipe Felipe utilizó un Ibiza bimotor durante un tiempo. 

Con la aparición del Seat Toledo, un 2.0i (con el motor del Volkswagen Golf GTI de la época) también acabó en la Zarzuela.

Coches de vacaciones en Mallorca: Volkswagen Golf GTI

Uno de los que más se han utilizado es un Volkswagen Golf GTI de tercera generación, que fue utilizado durante mucho tiempo como coche de vacaciones en Mallorca, aunque los últimos (y turbulentos) años, la Infanta Elena también se dejó ver por Barcelona con él.

 

Los modelos más especiales

Como todo el mundo se puede imaginar, si eres el rey de un país y te gustan los coches, lo tienes relativamente fácil para conducir modelos de ensueño. Y esta no es excepción.

Los amantes de los coches deportivos seguro que recuerdan (o saben) que el rey emérito condujo un Porsche 959, un monstruo de Grupo B disfrazado de coche de calle del que apenas se hicieron 337 unidades, contando con los de preproducción y prototipos). Este modelo fue muy utilizado, aunque en un viaje a Baqueira en el que conducía el propio Juan Carlos, tuvo un pequeño incidente que llevó el coche al taller.

Porsche 959

Otros modelos que han pasado por sus manos son un Audi Quattro Sport de 1986. De este modelo, también derivado de los Grupo B (o quizá al revés, según como entiendas la historia), apenas se hicieron 214 unidades para todo el mundo, de las que una, pintada en color blanco, terminó en manos de la Casa Real.

Lo cierto es que es complicado separar los coches propios del rey emérito de los de Patrimonio Nacional, ya que muchas veces sus caminos se mezclan. Es el caso de los dos famosos Ferrari FF que Felipe VI ordenó sacar a subasta en 2015 (y que no alcanzaron el precio mínimo).

Con batalla corta

Quizá uno de los coches más curiosos que han formado parte de la colección de Juan Carlos I fue un Mercedes-Benz SLK 55 AMG. No uno normal: fue el Pace Car del GP de España de 2006 entregado por Ecclestone. Este roadster estaba decorado como se espera de una unidad así, sirenas incluidas, aunque durante el tiempo que lo usó fue despojado de todos los elementos y fue convertido en un coche normal.

Coches de lujo

Entre tanto modelo deportivo destaca uno precisamente por lo contrario: el Maybach 57S que recibió el marca emérito de manos del propio Dieter Zetsche, presidente del Grupo Daimler, y el segundo empleado mejor pagado de Alemania  con 14 millones de euros en nómina. Este modelo parece ser que ha vuelto a manos alemanas, al igual que otro modelo.

Juan Carlos I en la plata de Mercedes en Vitoria
Dieter Zetsche y Juan Carlos I durante una visita a la fábrica de Vitoria en 2014. Foto: Mercedes

Se trata de un Maserati Quattroporte que acabó en manos del expresidente de la patronal madrileña, Arturo Fernández, por unos 100.000 euros, aunque hubo que homologarlo para adaptarlo a las especificaciones europeas, ya que procedía de oriente medio...

Por último, el coche más reciente que parece disfrutar (o haber disfrutado) ha sido un Bentley Bentayga de color verde, aunque en este modelo se ha prodigado menos.

 

Y además