Skip to main content

Reportaje

Motor

Neumáticos de invierno: claves para comprarlos

Neumáticos de invierno

Los neumáticos de invierno están específicamente desarrollados para las exigencias de la conducción invernal. 

En su fabricación se emplean materiales que se adaptan al frío, como un caucho más flexible. También tienen un diseño específico: las bandas de rodadura son más profundas, para así garantizar un mayor agarre en suelos secos, húmedos, nevados e, incluso, helados. 

Con los neumáticos de invierno, la conducción en condiciones climatológicas adversas es más segura, ya que optimizan la maniobrabilidad y reducen la distancia de frenado en suelos mojados o helados.

Neumáticos de invierno: siete cosas que (quizá) no sabes y te interesa saber

Neumáticos de invierno: fechas

Si optas por neumáticos estacionales, ya sean de verano o de invierno, debes respetar los tiempos de uso y cambio. Su composición está adaptada a una serie de condicionantes y, fuera de ellos, pierden eficacia y, por tanto, seguridad.

  • En el caso de los neumáticos de invierno no se trata tanto de fechas como de temperaturas. La norma establece que los este tiempo de neumáticos son adecuados una vez que el mercurio baja de siete grados; con menos, el caucho convencional se endurece y pierde eficacia.
  • Por encima, sucede lo contrario: los neumáticos de invierno pierden elasticidad y adherencia. De ahí que cuando las previsiones señalan que la temperatura superará los 7º de forma continuada, lo mejor es montar los neumáticos de verano.

Características

Dos son las características técnicas que distinguen a los neumáticos de invierno:

  • Composición química. Utilizan un caucho especial que garantiza la flexibilidad del material incluso a temperaturas bajo cero. Como ya hemos dicho, el caucho convencional se endurece y pierde eficacia por debajo de los siete grados
  • Diseño de la banda de rodadura. Además de tener canales de evacuación más anchos y profundos (el mínimo legal es de 3 mm), los neumáticos de invierno tienen laminillas en sus tacos. Lo primero permite evacuar agua de forma más eficaz; lo segundo, aumenta la tracción sobre hielo y nieve

Ventajas

Gracias a sus especiales características y composición, circular con neumáticos de invierno resulta mucho más seguro.

Además de mejorar la tracción, el agarre y la maniobrabilidad del vehículo, una de las principales ventajas de los neumáticos de invierno es que reducen la distancia de frenado en condiciones adversas. Según los expertos, pueden detener el vehículo hasta cinco metros antes en superficie mojado y hasta 11 metros en nieve comparados con neumáticos convencionales.

También tienen beneficios económicos: los neumáticos de verano sufren un mayor desgaste a bajas temperaturas, con lo que se reduce su vida útil.

¿Neumáticos de invierno o cadenas?

Una de las dudas de los conductores que utilizan neumáticos de invierno es: cómo circular en aquellas carreteras o tramos en que es obligatorio el uso de cadenas. 

Si los neumáticos llevan el logotipo de la montaña nevada, los neumáticos son legalmente sustitutos de las cadenas, por lo que no hará falta instalarlas. Es por eso que también se conocen como neumáticos de nieve.

Cadenas textiles Easy Sock EASY

Cómo elegir los neumáticos de invierno adecuados

A continuación repasamos una serie de consejos para elegir los neumáticos de invierno adecuados.

Medidas

Esto es fundamental se trate del tipo de neumático que se trate. Consulta en la ficha técnica del vehículo la medida de llanta y el índice de carga

Busca la montaña 

Los neumáticos de invierno homologados como tales lucen en el flanco una montaña nevada con tres picos además de las letras M+S (mud+snow o barro y nieve).

En el mercado hay neumáticos para vehículos con tracción integral que también están catalogados como 'M+S pero no son de invierno. El único marcaje exclusivo para los neumáticos invernales es el pictograma que se conoce como 3PMSF y que representa una montaña de tres picos. 

Neumáticos de invierno

Comprueba la fecha de fabricación

La fecha de fabricación de un neumático se indica con los últimos cuatro dígitos del código DOT (en el flanco). Los primeros dos dígitos son la semana de fabricación, y los dos últimos dígitos son el año. Por ejemplo, si los últimos cuatro dígitos del código DOT son 0203, eso significa que el neumático se fabricó durante la segunda semana del año 2003.

Los expertos desaconsejan comprar neumáticos de invierno fabricados hace más de cuatro años porque en este tiempo pierden la elasticidad del caucho que es una de sus principales ventajas.

Desconfía de las ofertas

En España, el uso de neumáticos de invierno es todavía reducido. Esto hace que las ofertas en el mercado sean limitadas y que, de momento, los fabricantes no lancen demasiadas promociones. Por la misma razón, huye de marcas desconocidas (en este enlace tienes una relación de neumáticos de invierno muy recomendables).

La diferencia entre el precio de un neumático de invierno y uno convencional no es demasiado elevada. De media, un neumático invernal cuesta entre un 10 y un 15% más que uno de verano. 

Es cierto que comprar neumáticos de invierno conlleva tener otro juego de verano; pero eso no significa que el gasto sea doble. Piensa que al usar cada juego de cubiertas en dos estaciones del año su vida útil será el doble de larga. Además, evitarás el gasto que conlleva la adquisición de cadenas de nieve.

Y además