Skip to main content
Imagen de perfil de Aarón  Pérez
La opinión de
Aarón Pérez

Opinión: ¿por qué deberíamos usar neumáticos de invierno y cambiarlos en verano?

neumaticos invierno

¿Por qué deberíamos usar neumáticos de invierno y cambiarlos en verano? Este tipo de neumáticos son los grandes olvidados entre los conductores españoles.

Ahora que se aproxima la temporada de invierno, con temporales, lluvias y nieve en la mayor parte de España, adecuar el coche a las condiciones de la carretera es clave para aumentar la seguridad y evitar así un posible accidente. Esto nos lleva a plantearnos la siguiente pregunta: ¿por qué deberíamos usar neumáticos de invierno y cambiarlos en verano?

El año pasado, Filomena nos pilló a todos por sorpresa. Aunque el temporal de frío y nieve se anunció por activa y por pasiva, ninguno esperábamos los verdaderos efectos que tuvo, con nevadas en la mayoría de comunidades autónomas y temperaturas negativas que, literalmente, congelaron un país.

Neumáticos de invierno, tu aliado contra la nieve y las heladas

Fueron muchos los vehículos que quedaron atrapados bajo la nieve, atascados por el hielo o que no podían circular por no disponer de cadenas o, simplemente, neumáticos de invierno. Precisamente este tipo de ruedas son las grandes olvidadas en España, un país tan acostumbrado al clima mediterráneo y las temperaturas suaves que no contempla el uso de este tipo de neumáticos.

La probabilidad de que en 2022 vivamos temporales de nieve tan intensos como los que hemos presenciado este año es muy elevada, por lo que deberíamos cambiar nuestra forma de actuar al respecto y preparar el coche para la temporada de invierno.

Y es que los neumáticos de invierno pueden ser más importantes incluso que las cadenas. Este tipo de ruedas ofrecen una serie de importantes ventajas frente al uso de las cadenas, lo que se traduce en un mejor desempeño y eficiencia.

Así, los neumáticos de invierno reducen las oscilaciones del volante en movimiento, el tiempo y la distancia de frenada. La respuesta en aceleración es más parecida a la de los neumáticos convencionales y son más confortables en un uso diario. Además, se pueden utilizar durante toda la estación de invierno, cambiándolos por otros neumáticos cuando suban las temperaturas.

Por el contrario, un neumático de invierno tiene una menor vida útil y pueden deteriorarse con el paso del tiempo cuando pasan mucho tiempo sin utilizarse. Otra de sus desventajas es que no están disponibles en todas las medidas y que suponen un inconveniente el cambiar los neumáticos entre estaciones y el almacenar en casa un juego completo de ruedas durante meses.

¿Por qué deberíamos usar neumáticos de invierno y cambiarlos en verano?

Sin embargo, a pesar de todas estas desventajas, los neumáticos de invierno ofrecen una serie de beneficios una vez instalados, ya que aumentan el agarre y la seguridad en condiciones climatológicas adversas. 

Una vez equipadas, puedes utilizar estas ruedas durante varios meses sin preocupación, con el único inconveniente de tener que cambiarlas una vez acabe el frío, la nieve y las heladas para preservar la integridad del neumático y prolongar su vida útil.

Es cierto que los neumáticos de invierno no son apropiados para todas las regiones del país. Las comunidades autónomas del sur y de la zona mediterránea tienen la mayor parte del invierno temperaturas más suaves y disfrutan de un clima más estable.

Sin embargo, en la zona central y norte peninsular, especialmente en áreas de montaña donde las nevadas y el hielo son bastante más frecuentes, los neumáticos de invierno son un recurso que puede ser interesante para evitar instalar las cadenas.

Si resides en las zonas del sur de España, quizá no te hagan falta este tipo de neumáticos y sea más práctico usar las cadenas ya que lo harás una o dos veces durante el invierno. Sin embargo, si vives en la mitad superior peninsular, por el tipo de clima de esta zona, los expertos recomiendan equipar neumáticos de invierno y cambiarlos en verano.

Ten en cuenta que deberás tener dos juegos de llantas, una con neumáticos de entretiempo o verano, y otro con las ruedas de invierno. También, que necesitas un lugar donde almacenarlos, ya que no conviene dejarlos a la intemperie para que no se deterioren.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no tienen por qué coincidir necesaria o exactamente con la posición de Axel Springer o AUTO BILD.

Etiquetas:

Neumáticos

Y además