Reportaje

Los juegos de coches y destrucción con más carisma

Los juegos de coches y destrucción con más carisma

Rafael Aznar

29/07/2014 - 17:36

A lo largo de la Historia, ha habido muchos juegos que han sabido combinar coches y destrucción con acierto, en lo que es la vertiente más arcade, desenfadada y espectacular del género de la velocidad. Explosiones, choques rueda con rueda, saltos por los aires, atajos cogidos a golpe de óxido nitroso… Repasamos algunos de los más carismáticos.

Los juegos de coches y destrucción son una garantía de diversión inmediata, como máxima expresión de la vertiente arcade del género de la velocidad. Aunque no se sea muy ducho en el manejo de un volante, cualquiera puede disfrutar de este tipo de títulos, en los que los turbos, los choques, los saltos, las explosiones o los atajos están a la orden del día. Hemos repasado algunos de los más carismáticos de los últimos años, sin olvidarnos de uno de los más polémicos de la historia.

1. Juegos de coches y destrucción: Burnout Paradise

Burnout Paradise

Desarrollado por el reputado estudio Criterion, este juego permitía conducir libremente por Paradise City, una urbe de gran tamaño por la que circulaban tanto coches como motos. Los vehículos eran ficticios, pero es uno de los arcades de carreras más aclamados de la historia (salió en 2008 para PlayStation 3, Xbox 360 y PC). Además de usar un extensísimo turbo o acometer saltos por los aires, podíamos destruir a los rivales a base de golpes, de modo que la culminación de la maniobra se saldaba con una escena a cámara lenta en la que se veía la destrucción del coche de marras.

2. Juegos de coches y destrucción: Need for Speed Hot Pursuit

Need for Speed Hot Pursuit

Fue la continuación lógica de Burnout Paradise, aunque planteada como el reseteo de una saga legendaria como Need for Speed (Electronic Arts le encargó a Criterion resucitar una franquicia que, con la decadencia de los juegos de tuning, había perdido el rumbo). Corredores ilegales y policías eran los protagonistas de este juego de carreras y destrucción, en el que se podían pilotar superdeportivos como el Bugatti Veyron o el Lamborghini Murciélago. Para neutralizar a los delincuentes, la policía podía utilizar bandas de clavos, barricadas, pulsos electromagnéticos e incluso helicópteros, mientras que los infractores podían emplear turbos o inhibidores de frecuencia. Salió en 2010 para PS3, Xbox 360, PC y Wii.

3. Juegos de coches y destrucción: Blur

Blur

Este juego de coches y destrucción vio la luz en PlayStation 3, Xbox 360 y PC en 2010. Su desarrollo corrió a cargo de Bizarre Creations, un estudio que se había granjeado una gran reputación con la saga Project Gotham Racing. Tuvo un gran éxito de crítica, pero, por desgracia, eso no se reflejó en las ventas, tan pobres que llevaron al cierre del estudio. Era una peculiar mezcolanza de las mecánicas de Mario Kart con vehículos reales, como el Dodge Challenger, el Audi R8 o el Chevrolet Corvette. Así, podíamos hacer frente a los rivales con numerosas armas, como choques de energía, turbos, minas o escudos defensores, con un estilo visual imbuido de luces de neón. Es uno de los títulos más incomprendidos de los últimos años.

4. Juegos de coches y destrucción: Split Second: Velocity

Split Second: Velocity

Salió casi al mismo tiempo y en las mismas plataformas que Blur, pero su planteamiento, aun siendo arcade, era muy distinto. Las carreras formaban parte de un programa de televisión en el que se buscaban las maniobras más espectaculares. A base de derrapes, rebufos o choques, se cargaba una barra de habilidad especial que permitía activar diversos sucesos en los escenarios, como explosiones, helicópteros de combate o derrumbes que, además de noquear a los rivales, podían abrir atajos por los que ganar tiempo. Los vehículos eran ficticios.

5. Juegos de coches y destrucción: Carmageddon

Carmageddon

Con permiso de GTA, este juego de coches y destrucción tiene el dudoso honor de ser uno de los más polémicos y subversivos de la Historia. Salió para PC en 1997 y su propuesta consistía en disputar carreras en las que se podía destruir a los coches rivales y… atropellar a los peatones, lo cual daba bonificaciones de puntos. Las críticas de los medios de comunicación y la opinión pública fueron salvajes, hasta el punto de que el juego fue censurado en muchos territorios, sustituyéndose los peatones humanos por zombis. Sus responsables, Stainless Games, están trabajando actualmente en una versión revisada para PlayStation 4, Xbox One y PC, cuya financiación se ha realizado a través de Kickstarter, una plataforma de colecta online.

También te puede interesar:

- Los juegos de coches fuera de circuito más espectaculares

- GTA: la mejor forma de hacer turismo en coche

- Videojuegos para hacer turismo en coche (II)

Lecturas recomendadas

Rafael Aznar

Colaborador de Hobby Consolas, Playmanía y Revista Oficial Nintendo

En HC desde 2008 y en el mundillo consolero desde los tiempos de Master System y Mega Drive. Shenmue es mi saga de cabecera y Ryo Hazuki, mi mesías.

Buscador de coches