Skip to main content

Reportaje

Coches clásicos

La increíble historia del Ford Escort RS

La increíble historia del Ford Escort RS
Es una leyenda, su cotización es muy alta... y pudo haber sido aún mejor.

Hace unos años, asistí a una presentación de Ford en la que se aclaraban un poco con la 'ensalada' de siglas que habían tenido en el mercado para sus vehículos más deportivos, con motivo del nacimiento del Ford GT: GT, ST, XR, ST... Y lo cierto es que todos los miembro de la saga hoy cuentan con una cotización al alza, por sus prestaciones, su estética y, en ocasiones, su palmarés. ¿Una buena prueba de ello? La increíble historia del Ford Escort RS

La increíble historia del Ford Escort RS

Todo el mundo lo relaciona con la fábrica de motores Cosworth, ya que el binomio formado con los del óvalo en los años 80 y 90 fue de lo más exitoso. Incluso, se llegaron a asociar para participar en la Fórmula 1 y en el Mundial de Rallys.

Los mejores coches con motor Cosworth de la historia

Pero aquel mítico Ford Escort RS Cosworth, el del inmenso alerón (el coche debía haber llevado tres -te lo contamos más abajo-), no hubiese existido de no haber sido por la estirpe anterior. 

50 años del de historia del Ford Escort RS

En realidad, el primer Ford Escort RS (MK1) nace en 1970 para potenciar este coupé-compacto de tracción trasera y hacerlo mucho más apto para la competición, con un motor de 1,6 litros y 115 CV

La increíble historia del Ford Escort RS
La increíble historia del Ford Escort RS
La increíble historia del Ford Escort RS

El éxito fue tal que la familia RS enseguida conocería un lavado de cara con una caja más angulosa y el mismo concepto 'transaxle' (motor delante, ruedas motrices, detrás), una tercera (coincidiendo con la primera que se vendió aquí)...

La increíble historia del Ford Escort RS
La increíble historia del Ford Escort RS

Y el sumum de esas dos siglas dio lugar a una berlineta-coupé totalmente distinta, el Ford RS 200 que pronto se convertiría en otro icono de los rallys.  

Sin embargo, los RS también siguieron evolucionando a medio camino entre la calle y las pistas. Así, surgió también otro mítico modelo de la saga, basado en la berlina que estaba por encima del Escort, y que sorprendería en 1986, además, a propios y extraños por su estética y prestaciones: el Ford Sierra RS Cosworth.

Comparativa: Ford Sierra RS Cosworth vs BMW M3 vs Mercedes 190 E 2.5 16 Evo II

Contaba con tracción trasera y un motor de 204 CV, que pasaron a ser 220 CV en la última fase del modelo, producida con tracción 4x4 hasta 1992. Pero, con 2 puertas o 4, lo que le hacía verdaderamente reconocible a simple vista era el gran alerón trasero que sin duda cumplía una función básica en la aerodinámica. 

La increíble historia del Ford Escort RS
La increíble historia del Ford Escort RS

De hecho, los pilotos de la época, destacaban su poderío en recta, pero recuerdan también cómo penalizaban en curva, debido a su longitud, frente a otros rivales equivalentes como el BMW M3 E30

La increíble historia del Ford Escort RS

Ford Escort RS Cosworth: una bestia con ¿¡tres alerones!?  

Era hora de dar el relevo al Sierra en todos los ámbitos, pero el que urgía realmente era el de la competición. Así, con el panorama normativo de principios de los 90 y la búsqueda de la máxima manejabilidad en el WRC, aparece en 1992 el Ford Escort RS Cosworth, auténtica guinda del pastel de la familia RS (que con los años se convertirá en ST). 

La increíble historia del Ford Escort RS

Basado en la quinta generación del Escort, al que le quedaban todavía unos años de vida hasta ser sustituido por el Ford Focus en 1999, el proyecto Escort/Orion es el elegido para aspirar a todo en el Mundial.

Con este fin, se dota al compacto en su versión 3 p -el Orion tenía otro público, con carrocería sedán y se deja 'morir' en 1993- de una mecánica de 1.993 cc, 16 válvulas, inyección directa y 227 CV que, asociada a una tracción total, lo hacía volar hasta los 229 km/h

La increíble historia del Ford Escort RS
Planta de motores de Cosworth, en Reino Unido

Curiosamente, a pesar de haberse logrado con él un buen índice de penetración aerodinámica (CX de 0.37), la idea inicial era la de haberlo dotado de un tercer spoiler entre el famoso alerón de cola de ballena y el reborde que sobresalía de la forma del maletero. Sin embargo, "se descartó sólo por una cuestión de costes", como reveló su diseñador, Frank Stephenson, al programa de televisión 'Wheeler Dealers' ('Joyas sobre ruedas'), en el capítulo 1 de la temporada 14: 

Como curiosidad, cabe destacar que en ese espacio de televisión fabricaron la parte 'que faltaba' y ¡el comportamiento del coche mejoró aún más!   

El RS, en la calle: 

La filosofía RS convivió fuera de las pistas con con las versiones deportivas sin preparar, así como con la otra familia, la XRi: así, durante los 80 y 90, hubo Ford Fiesta XR2, Ford Sierra XR4... y, por supuesto, Ford Escort XR3 (hasta en versión Cabrio).

La increíble historia del Ford Escort RS

Palmarés 

Todos los Escort RS son interesantes por su historial deportivo, incluso los primeros. En cuanto al más apreciado y exitoso, el RS Cosworth de los 90, es curioso que no llegara a ganar ningún Mundial de Rallys, a pesar de estar en la pugna de aquellos años y al más alto nivel. No obstante, sí ganaron numerosas pruebas individuales y campeonatos nacionales. 

Para ser homologado como Grupo A, se fabricaron 2.500 unidades del Ford Escort RS Cosworth, desde 1992 a 1996. Debutó en el Campeonato del Mundo de Rallys con un segundo y tercer puesto en el Rally de Montecarlo del 93, con los dúos Delecour/Grataloup y Bisasion/Siviero. Los primeros cosecharían también la primera victoria con este coche, en Portugal, ese mismo año.  

La increíble historia del Ford Escort RS

Paralelamente, su éxito de ventas fue tal que la vida del modelo se prolongó un par de años más, en su versión WRC. Carlos Sainz y Luis Moya (en la foto) ganaron con él en Indonesia (1996 y 97) y Acrópolis (1997).

Cotización

Tras leer esta increíble historia del Ford Escort RS no te costará entender que la cotización de cualquiera de sus miembros no haya hecho más que crecer... incluso las versiones raras, como esta curiosa unidad de la Policía británica, en Northumbria...

La increíble historia del Ford Ecort RS

Y que si ya un Escort RS MK1 no baja de los 6.000-8.000 euros ni aunque sea una réplica montado con los kits originales de piezas que existen en el Reino Unido, un Ford Escort RS Cosworth auténtico puede partir tranquilamente de los 30.000 euros. 

Y además

Más de Coches históricos: todo sobre los clásicos que nos apasionan