Reportaje

8 experiencias que sentirás al conducir un coche de policía

jmmspuch

30/01/2015 - 09:00

Si algunas vez te has preguntado qué se siente al subirse a un coche patrulla, sin ser en el asiento trasero, aquí te presentamos 8 experiencias que sentirás al conducir un coche de policía.

Hace unos meses, Dodge presentó de manera oficial el Dodge Charger Pursuit, la nueva herramienta para los agentes de la ley norteamericana. Ahora, un compañero de la publicación Autoblog nos cuenta 8 experiencias que sentirás al conducir un coche de policía.

Conducir en una burbuja en la autopista

Al circular por la autopista y una vez que ya tenemos un margen equidistante entre el resto de vehículos parece como si al Dodge Charger le rodeara un campo de fuerza o una burbuja. Los coches que están por delante no se atreven a cambiar de carril y menos sin usar el intermitente; mientras que los que circulan por detrás no se atreven a adelantar por miedo.

Conducir en un pelotón dentro de la ciudad

Una situación similar a la descrita anteriormente descrita es la que se producen en la ciudad. Por algún extraño motivo los automóviles guardan siempre un margen de 5-10 km/h por debajo del límite y nadie se mueve del carril que ocupa.

Intentar dejarlo aparcado fuera

Sin un garaje donde guardarlo, las nevadas que caen sobre Detroit en invierno suelen ser copiosas y retirar todo lo caído durante la noche puede ser una dura tarea, ya que hay que retirarla de las luces y demás recovecos. Además, para los vecinos de tu barrio puedes llegar a resultar sospechoso, ya que no es corriente ver un coche patrulla varios días delante de una casa.

Dodge Charger Pursuit, 370 CV para la policía americana

Los civiles lo odian

Cuando alguien se dirige a ti desde un coche patrulla como el Dodge Charger Pursuit, la gente tiende a asustarse, o por lo menos a quedarse sorprendidos. Además suelen prestar más atención a las maniobras que realizan en la calle, cuando te ven llegar.

A los policías les encanta

Igual que para el ciudadano de a pie no produce ninguna reacción especial, para los agentes de la policía es como regalar caramelos a la puerta de un colegio. Ya que es una herramienta imprescindible para su trabajo, este Dodge viene equipado con todo lo necesario para patrullar las calles y, no nos engañemos, a todos nos gusta estrenar un coche nuevo.

Necesidad de pulsar todos los botones a cada instante

Montado en el Charger Pursuit, a primera vista contamos con más de 15 botones, entre ellos la sirena: ¿Quién puede resistirse a utilizarla?

Conducirlo como si fueras una abuelita

Manejar un coche de la policía implica cumplir a rajatabla con todas las normativas de tráfico, y el límite de velocidad es la primera de ellas. Por ello nada de gamberradas ni de excesos a bordo de este Dodge Charger.

Está bien para conducirlo

El Dodge Charger Pursuit se puede elegir con dos motores de gasolina, uno de seis y otro de ocho cilindros, asociado a la tracción trasera o total. La unidad de la prueba montaba el conocido 5.7 V8 HEMI, que rinde 370 CV y 528 Nm.

Fuente: Autoblog

Lecturas recomendadas

Buscador de coches