Reportaje

La edad media de un coche en España es de 11,3 años

La edad media de un coche en España es de 11,3 años

Noelia López

09/07/2014 - 16:59

España es el país de la Unión Europea con el parque automovilístico más viejo. En este reportaje, analizamos los motivos de esta situación, así como su posible evolución de cara al futuro. ¿Se trata de un proceso irreversible? ¿hemos tocado fondo? ¿hasta cuándo durará este furor de los vehículos usados?

La edad media de un coche en España es de 11,3 años. Este dato convierte al parque automovilístico español en el más viejo de la Unión Europea. Lo peor es que no hay expectativas de que la cosa cambie, ya que según un estudio publicado por DUCIT (Observatorio de los conductores españoles del RACE en colaboración con el Instituto de estudios independientes) el 84,1% de los españoles no tiene intención de cambiar de vehículo en los próximos 12 meses. Y no es una mera cuestión de apetencias. El problema es que más de seis millones de conductores no pueden cambiar de coche, es decir, que el 28,5% no sustituye su medio de transporte habitual sencillamente porque no puede permitírselo.

No hay más que echar un vistazo cuando paras en un semáforo y ves que a tu lado hay un Citroën Xsara de finales del siglo XX y un Opel Corsa de segunda generación que, para colmo, te pita porque tardas en arrancar cuando se pone verde. Esta situación es tan cómica como habitual y perfectamente podrían ser tu padre o tu vecino los protagonistas de la misma, conductores que pasan de renovar su coche porque les “ha salido muy bueno” y les lleva y les trae sin más complicaciones.

La mitad de los coches actuales tienen más de 10 años

Actualmente, más de 11 millones de conductores en España se ponen al volante de vehículos con más de 10 años. Un dato que resulta demoledor cuando te enteras de que son nada menos que el 50% de todos los que circulan por nuestras carreteras, tasa que convierte al parque automovilístico español en el más viejo dentro de los cinco mercados europeos principales.

La edad media de los vehículos actuales se cifra exactamente en 11,3 años, según las estimaciones de la Asociación española de fabricantes de automóviles y camiones, Anfac. Pero lo verdaderamente preocupante es que la situación puede ir incluso a peor.

Hace siete años solo siete millones de coches de más de una década de edad circulaba por las carreteras españolas (el 33% del total) y la edad media de los automóviles entonces rondaba los ocho años. Extrapolando estos datos, cabe esperar que, en 2017, el 67% del parque automovilístico tendrá más de 10 años, es decir, superará los 16 millones de vehículos según los datos facilitados por Audatex, empresa especializada en valoración de siniestros.

Los usados, cada vez más caros

El problema para la industria del automóvil es más que evidente debido a la falta de renovación de vehículos. Según el estudio DUCIT del RACE al que hacía referencia al principio, el 84,1% de los conductores no tiene pensado dar el salto a algo nuevo de aquí a 12 meses. Y del 15,9% restante, muchos se decantan por vehículos de segunda mano, lo que explica que éstos se hayan revalorizado en un 10%, según datos del Observatorio europeo del VO (vehículo de ocasión), debido al aumento de la demanda.

El hecho de que los usados cuenten con mucha demanda no es para nada negativo, ya que, como dice Mario Armeno, vicepresidente ejecutivo de Anfac, “un mercado de segunda mano saneado beneficia también al mercado del vehículo nuevo”. El problema es el aumento de demanda que existe de coches mileuristas (los que rondan ese precio), que son precisamente aquellos con más de 10 años de existencia y que representan ya nada menos que el 49% del mercado de vehículos de ocasión.

Este tipo de modelos no solo son menos seguros y más contaminantes que los actuales, lo cual deberían de tener en cuenta todos los conductores por su propio interés y para contener el gasto en su día a día, sino que es algo negativo para la propia industria, ya que apenas dejan beneficios en los servicios de posventa de las marcas.

Según el citado informe elaborado por Audatex, se apunta a 2017 como el “año del cambio”, ya que es cuando tocará fondo el deterioro del parque. Se prevé que será entonces cuando 16 millones de vehículos sobrepasen la barrera de los diez años (el 65% del total), un volumen cuatro veces superior a los de cinco años o menos, lo que supondrá el mayor diferencial registrado nunca entre ambos segmentos de automóviles.

En este horizonte se fija un claro punto de inflexión, ya que se producirá una recuperación real de las ventas y un incremento del parque de vehículos que impulsará la rentabilidad del servicio de posventa de los concesionarios que suelen concentrar las reparaciones de los vehículos de corta edad.

Como posible propuesta de solución para revertir este proceso, teniendo en cuenta la importancia que dicho servicio posventa tiene para los concesionarios, a los que aporta el 60% de sus beneficios, sería deseable que el Gobierno extendiera el Plan PIVE a los vehículos usados de hasta siete años para impulsar su peso en el parque, ya que los nuevos no se recuperarán hasta que las matriculaciones vuelvan al entorno de 1,2 millones de unidades al año.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches