Reportaje

Cinco familiares radicales usados por menos de 20.000 euros

jmmspuch

08/01/2015 - 09:46

Si tienes hijos y necesitas espacio para guardar los regalos de reyes, pero no quieres renunciar a un comportamiento de auténtico deportivo, AUTOBILD.ES te trae cinco familiares radicales usados por menos de 20.000 euros. Todos tienen prestaciones de infarto y en su momento sólo uno de esta lista costaba por debajo de los 60.000 euros.

Si eres un padre que busca algo más que un coche para llevar a los niños, necesitas de mucho espacio para bártulos y carritos y no quiere renunciar a un comportamiento de auténtico deportivo AUTOBILD.ES te trae la respuesta con cinco familiares radicales usados por menos de 20.000 euros. Todos tienen prestaciones de infarto y en su momento sólo uno de esta lista costaba por debajo de los 60.000 euros. Los parámetros de búsqueda para este reportaje se han centrado en unidades con menos de 10 años, menos de 100.000 kilómetros, carrocería familiar y el mencionado presupuesto.

Los que os decidais por uno pensad que sus voraces propulsores os harán pasar por las gasolineras más pronto que un diésel, aunque os lo pasareis como 'enanos' exprimiendo cada caballo. Ya no hay excusa para llegar tarde con los niños al cole.

Grandes motores V8: Audi S4 Avant y Mercedes-Benz C 55 AMG Estate

Entre las diferentes opciones que os proponemos en este reportaje, encontramos dos alemanes, ambos con potentes mecánicas V8 atmosféricas y más de 340 CV. Mientras el primero puede acoplar un cambio manual o automático, el segundo sólo está disponible con una caja secuencial.

El Audi S4 Avant se distingue por una silueta muy sobria y sólo unos cuantos detalles de la carrocería nos revelan que se trata de un auténtico deportivo, como lo atestiguan los 344 CV extraídos de un motor V8 de 4,2 litros. Para transmitir esta potencia, se recurre al famoso sistema de tracción total Quattro con diferencial Torsen, que reparte la fuerza a un 60% en el eje trasero y 40% en el delantero.

De serie utiliza un cambio manual de seis relaciones aunque por un sobrecoste, se podía adquirir con un cambio automático. Para poder sacar el máximo partido y diversión, y al mismo tiempo ahorrar un poco de combustible, nosotros nos quedamos con el primero de ellos.

Entre el equipamiento de serie destacaban unos asientos deportivos, firmados por Recaro, que sujetaban perfectamente el cuerpo y que podían ir tapizados en cuero y alcántara. Los faros de xenón o el navegador se ofrecían como opción.

Si nos remontamos al año 2006, sería necesario desembolsar 60.000 euros, sin embargo, hoy te puedes hacer con uno, por unos 14.000 euros.

El Mercedes-Benz C 55 AMG Estate reemplazó en el año 2004 al Mercedes-Benz C 32 AMG Estate. Tiene un motor V8 de 5,4 litros y 367 CV; el mismo que usaba el Mercedes-Benz CLK 55 AMG. Para poder colocar el bloque en el vano motor fue necesario hacer el voladizo delantero 80 mm más largo. Toda la fuerza llega a las ruedas traseras a través de una caja automática de cinco velocidades.

Entre los elementos distintivos destacan las clásicas llantas de 18 pulgadas y cinco palos dobles montadas con gomas 225/40 18 delante y 245/35 18 detrás. Otros elementos distintivos de esta versión son los asientos deportivos tapizados en cuero y Alcántara o la decoración de la instrumentación.

Como se aprecia en la imagen superior fue utilizados durante unos cuantos años por la Fórmula 1 como Safety Car y como coche médico.

Nuevo costaba 73.400 euros aunque hoy en día puedes encontrar unidades por menos de 20.000 euros. En Alemania son algo más baratos.

Potencia americana: Chrysler 300C Touring SRT8

En este reportaje no encontrarás un motor más grande que el 6.1 V8 HEMI del Chrysler 300C Touring SRT8 y que entrega 431 CV. Las siglas SRT corresponden a 'Street and Racing Technology'.

La prestaciones son espectaculares para un coche de casi dos toneladas, con una velocidad máxima limitada a 250 km/h, aunque se estima que la real es de 270 km/h. Para poder detenerlo, se recurre a unos frenos Brembo de cuatro pistones y discos ventilados. La caja de cambios AutoStick es automática de cinco velocidades y la tracción es a las ruedas traseras.

Por fuera se distingue por unos paragolpes específicos, el delantero con tomas de aire para la refrigeración de los frenos; un pequeño alerón trasero y ante todo, por unas enormes enormes ruedas en medida 255/45 R20. Estaba disponible en dos colores: plata brillante y negro.

La suspensión fue modificada para adecuarla al aumento de prestaciones: Utilizada amortiguadores Bilstein, con muelles más cortos (es 13 mm más bajo que un 300C normal) y las barras estabilizadoras de mayor diámetro. La programación del ESP se ha adaptado al rendimiento del coche.

Entre el equipamiento posible hay faros de xenón, el climatizador de dos zonas, el asistente de aparcamiento trasero por ultrasonidos, los asientos deportivos calefactables y con memorias, los pedales ajustables y también piel en el volante, la palanca del cambio y en parte de las puertas.

Cuando salió, en 2007, costaba 64.000 euros, pero si buscas por la red, ahora lo puedes encontrar por menos de 20.000 euros.

Muy seguro y...rápido: Volvo V70 R

Hablar de Volvo es hablar siempre de los máximos estándares de seguridad. Sin embargo, los suecos tienen una tradición de modelos deportivos, siendo el Volvo 850 R uno de los más famosos.Inspirado en aque vehículo familiar que disputó el Campeonato Británico de Turismos BTCC, el Volvo V70 R es una auténtica bestia.

Se fabricaba en Torslanda (Suecia) y contaba con un motor sobrealimentado de 2,5 litros de cilindrada y cinco cilindros en línea. Sus 300 CV y 400 Nm de par máximo le permitían alcanzar los 250 km/h de velocidad máxima y una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,7 segundos. Para transmitir toda esta potencia, el V70 R tiene tracción total con diferencial central y embrague Haldex. Por su parte el cambio de marchas de seis velocidades era de serie, mientras que por la versión automática había que abonar un extra. Desde AUTOBILD.ES nos decantamos por la primera opción.

Un punto muy a favor del V70 R  es su sistema de suspensión activo, denominado por Volvo como 'Four-C' (Continuously Controlled Chassis Concept). Éste puede variar su dureza automáticamente dependiendo de la conducción que se realice en cada momento. Además se añaden tres botones en el salpicadero donde el propietario puede elegir entre sus modos de funcionamiento: Sport, Advanced Sport y Comfort.

En cuanto a la estética, las versiones R equipaban una parrilla distinta, unos paragolpes de corte deportivo, llantas de aleación de 18 pulgadas, tapicería de cuero e inserciones de aluminio en puertas y salpicadero.

Cuando apareció, allá por 2003, costaba 60.000 euros; aunque ahora existen unidades por menos de 12.000 euros.

Espíritu de rallies en formato familiar: Subaru Impreza Wagon WRX

Deribado directamente del modelo de rallies con el que Petter Solberg se adjudicó el Campeonato del Mundo de WRC de 2003, el Subaru Impreza Wagon WRX tiene un motor de cuatro cilindros en configuración bóxer. Rinde 224 CV y 300 Nm de par gracias a la incorporación de un sobrealimentador que mejoran sus prestaciones y reducen el consumo. Subaru España también comercializó durante este tiempo una versión atmosférica 2.0 16V de 125 CV, muy fiable, pero sin la 'garra' del turbo.

Su imagen agresiva está muy marcada con su característica entrada de aire, sobre el capó; o el voluminoso parachoques delantero, con los grandes faros antiniebla. Los rasgos racing se completan con un pequeño alerón trasero y llantas de aleación, de 17 pulgadas.

Igualmente la casa nipona trabajó muy duro para dotar a este familiar de un buen coeficiente aerodinámico Cx, mejorando la estabilidad a alta velocidad y el flujo de aire hacia el motor, con respecto a su predecesor. Otro aspecto en el que se incidió fue el comportamiento añadiendo nuevos amortiguadores y muelles.

El Impreza Wagon WRX ofrece ciertas ventajas en cuanto a habitabilidad y capacidad de maletero por lo que es una opción interesante para conductores que quieran un deportivo pero no puedan prescindir de espacio. En cuanto al interior en sí la calidad en líneas generales es buena y el ajuste de todos los elementos es correcto aunque algunos plásticos mejorables en su tacto y acabado. El equipamiento era abundante para la época aunque carecía de control de estabilidad, airbags de cabeza o faros de xenón. Sin embargo sí incluia tracción permanente a las cuatro ruedas o pinzas de freno monobloque de cuatro pistones, en el eje delantero.

En el año 2005 costaba 33.000 euros; sin embargo, hoy puedes hacerte con una unidad en buen estado por 10.000 euros.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches