Skip to main content

Reportaje

Cinco cosas que haces al volante cuando no sabes que Pegasus te está mirando

Conductor afeitándose

Algunas te parecerán increíbles, pero tenemos pruebas...

Antes de pasar a las cinco cosas que algunos conductores hacen al volante cuando no saben Pegasus les está mirando, deja que explique por qué este titular es incorrecto.

Los cinco conductores más temerarios que ha pillado la Guardia Civil (por ahora)

Pegasus es el nombre del radar que incorporan los helicópteros de la DGT para vigilar si se respeta la velocidad en las carreteras. Es, por tanto, el único aparato de cuantos montan los helicópteros que puede multar; el resto son cámaras que graban cuanto sucede en el asfalto y que permiten que los operarios tengan conocimiento de lo que sucede en la carretera para en caso de necesidad avisar a las patrullas de la Guardia Civil de Tráfico para que atiendan una emergencia o den el alto al conductor que está cometiendo una infracción. 

Popularmente a los helicópteros de la DGT se les ha dado el nombre de Pegasus. Nosotros lo aceptamos y lo usamos, como sucede con el pan Bimbo para todo el pan de molde o el papel de aluminio al que todo el mundo llama papel albal.

Si te cuento esto es sobre todo para que quede claro que aunque las cinco secuencias que vas a ver a continuación son pruebas de las irresponsabilidades que protagonizamos al volante, salvo la del conductor que utiliza el móvil y comete una infracción grave sancionada con 200 euros y la pérdida de tres puntos del permiso de conducir, el resto son conductas temerarias que si bien pueden acarrear sanción no están expresamente recogidas en la normativa.

1. Mandar un wassap

Dicen las estadísticas que uno de cada cuatro conductores utiliza el móvil mientras conduce ya sea para llamar, buscar un contacto en la agenda y, en la mayor parte de los casos consultar o responder (o ambas cosas) un wassap.

Puede parecer cuestión de un segundo, pero el tiempo que pierdes en coger el teléfono, desbloquearlo y teclear te estás perdiendo información vital de la carretera que te puede hacer causar o provocar un accidente: las distracciones están entre las tres causas más frecuentes de siniestros, junto al exceso de velocidad y las drogas y el alcohol.

2. Poner al día los papeles de la oficina

Aceptamos lo de que pasas más tiempo al día en el coche que en casa y que los conductores profesionales se ven obligados a convertir su vehículo en su despacho. Pero esto debería ser figurado o, al menos, cuando la furgoneta esté estacionada...

3. Dar codazos a tu perro

Si mientras conduces tienes que ir dando codazos a tu perro para que no te moleste es porque no le llevas correctamente sujeto (echa un vistazo a nuestros consejos para viajar con mascotas).

Esto además de incómodo es muy peligroso, no solo porque invade el espacio que necesitas para conducir, también porque en caso de choque saldrá lanzado contra ti con una fuerza que multiplica por 40 su peso.

Además que dar codazos a tu perro en el coche no está tipificado como infracción, pero sí no llevarlo correctamente sujeto.

4. Liar un cigarrillo o lo que sea...

Para no liarla más (valga la redundancia), vamos a pensar que lo que está liando este conductor es un cigarrillo. Porque si fuera un porro además de la falta de atención y de la reprimenda por retirar las manos del volante (si el agente de Tráfico de la Guardia Civil lo considera puede multarle por esto), estaría incurriendo en una infracción mucho más grave.

5.Afeitarse

Alucinados nos ha dejado este conductor que conduce con una mano mientras con la otra aprovecha el trayecto para ¡afeitarse!

Al menos lo hace con maquinilla eléctrica y no con espuma y cuchilla, pero luego tendrá que dar un buen repaso a la tapicería...

 

 

 

Enseñar la espalda

https://www.youtube.com/watch?v=2XXaSKp3Orw

Lecturas recomendadas