Reportaje

¿Cómo funciona?

Carreteras que se reparan solas, ¿el final de los baches?

Carreteras que se reparan solas, ¿el final de los baches?

Noelia López

28/06/2014 - 14:29

Bacterias que arreglan grietas en hormigón y baches que se ‘deshacen’ por inducción. AUTO BILD te cuenta las nuevas técnicas que revolucionarán las carreteras

Un reciente estudio asegura que el estado de las carreteras españolas es similar al de 1985. El único consuelo es que los ingenieros trabajan en sistemas para mejorarlas. Las carreteras que se reparan solas son un buen ejemplo.

El otro día el investigador Erik Schlangen, de la Universidad Técnica de Delft (Holanda), tocó un hierro ardiendo en el laboratorio y le salió una ampolla. Pero esto no le va a parar. Schlangen pone un trozo de asfalto roto bajo la resistencia metálica del aparato de inducción y deja que la electricidad y el líquido refrigerante entren en la máquina.

Un par de minutos después, vuelve a levantar el trozo, pero esta vez lo hace con unos guantes bien gruesos. La masa de asfalto está ahora blanda y pegajosa, como un chicle. Schlangen agarra los dos pedazos, los acerca y espera un par de minutos. Lo alza y… vuelve a ser un solo trozo. El profesor tira fuerte de los dos pedazos; la raja ha desaparecido.

Su descubrimiento se encuentra en muchas cocinas. Schlangen ha mezclado lana de acero en el asfalto… sí, la misma que se utiliza en los estropajos. El campo magnético de la máquina de inducción lo calienta como una olla. ¿Efecto? El asfalto se calienta y ablanda. Las grietas también se funden así a 85 grados.

No te pierdas la primera carretera con iluminación autónoma y variable

En 2010, se construyeron en Vlissingen (Holanda) 400 metros de autopista con el método de Schlangen. “Cada cuatro años le pasamos por encima una enorme máquina de inducción”, afirma este holandés. Así desaparecen los pequeños desperfectos y los agujeros mayores son atacados desde el inicio. “Eso sí, el precio del asfalto sube un 25%”, sostiene Schlangen.

Teniendo en cuenta que se pueden ahorrar 2.000 millones de euros al año en reparaciones tan solo en carreteras nacionales alemanas, no resulta tan caro.

Un par de puertas más adelante se encuentra un despacho vacío. Es el del Dr. Henk Jonkers, que está presentando ahora mismo su hormigón autorreparable en China y Sudáfrica Al contrario que el asfalto, el hormigón no se reblandece ni se licua; lo que hace es que las bacterias trabajen para él.

Jonkers mezcla una porción de hormigón con una especie de píldoras revestidas de una especie de plástico. El hormigón debe tragárselas. En las pastillas hay un cultivo de bacterias que pueden sobrevivir 200 años. Además, hay lactato de calcio para alimentar las bacterias. Si luego entra humedad (por ejemplo, a través de una raja en el hormigón y la capa de plástico), las bacterias despiertan de su sueño profundo y se sienten como en Jauja.

No te pierdas: las nueve carreteras más peligrosas del mundo

A su alrededor, tienen un delicioso lactato de calcio, el plato favorito de las bacterias Cohnii. Los microorganismos tragan y digieren el alimento, segregan piedra caliza, y se construyen su propia cárcel. “La piedra caliza rellena la grieta”, afirma Jonkers. Todavía no se ha construido una carretera modelo, pero sí se ha hecho un edificio: en la ciudad holandesa de Breda desaparecieron en un par de semanas las grietas de un bungaló de hormigón.

Cabe destacar que las bacterias también se pueden aplicar a posteriori, ya que se pueden inyectar en solución en las partes quebradas. El departamento de Materiales de Construcción de la Escuela Técnica de Múnich también está experimentando con materiales autorreparables. Se introducen cápsulas de resina de 5 mm que se rompen cuando el hormigón se daña. La resina sale y rellena la grieta.

No te pierdas: nueve carreteras para conducir antes de cumplir los 30

Ninguno de los inventos está todavía listo para producirse en serie. Sin embargo, en la publicación Las carreteras del siglo XXI, del Ministerio de Tráfico de Berlín, sí hay un plan: los sistemas autorreparables deberían empezar a probarse en 2020 y para 2030 las carreteras inteligentes deberían estar disponibles en buena parte de la red de carreteras de Alemania.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches