Reportaje

Estilo de vida

Actores pilotos: locos por las cámaras y la velocidad

Actores pilotos: locos por las cámaras y la velocidad

Javier Leceta

20/01/2015 - 00:01

En el Olimpo de actores pilotos adictos a la velocidad y a las carreras reina, sin ninguna duda, Steve McQueen. Wallace Reid, James Dean, Paul Newman, Mr. Bean y, recientemente, Patrick Dempsey son otros ejemplos de estrellas del celuloide o la televisión locas por los circuitos.

Místicos de la velocidad ha habido desde que el coche adelantó al caballo. El concepto 'gentleman driver' viene casi de aquella época en la que muy pocos podían acceder al coche, y ya no digamos al último modelo para correr con él. En Europa, esta aristocratización permaneció hasta después de la II Guerra Mundial, pero no en EEUU, donde a comienzos del siglo XX se abría paso una alta sociedad diferente: los nuevos ricos. Y si dentro de la imaginería social americana el lugar del rey lo ocupa el Presidente, las estrellas de Hollywood son lo más parecido a la realeza. Sin embargo, este reportaje no es un homenaje a actores que un día se acercaron las carreras, sino a los actores pilotos, que también los ha habido a lo largo de la historia del celuloide y la televisión.

Y es que famoseo alrededor de las competiciones siempre ha habido y habrá. Ni siquiera voy a hablar de los muchos que han sido enamorados del automóvil, que cuando a uno le sobra el dinero, puede dedicarse a coleccionar coches, como Jay Leno, o sufrir una muerte trágica en un superdeportivo, como Paul Walker o Star Ryan. Este es un reportaje dedicado a las pocas estrellas cinematográficas adictas a la velocidad, enganchadas a la sequedad de la boca y al temblor de manos que se siente antes de una carrera de coches y al 'chute' de adrenalina que le sigue, auténticos 'Kings of cool'. Un apodo que compartieron Steve McQueen, con seguridad el actor piloto más místico de todo el grupo, y Paul Newman.

Wallace Reid, el primer actor piloto

Pero antes incluso de que McQueen naciera, por las avenidas del Hollywood del cine mudo circuló  a toda velocidad una estrella llamada Wallace Reid (1891-1923). El antiguo periodista de 'Motor Magazine' había asistido a los primeros salones del automóvil antes de iniciar su carrera en el cine. Durante sus 12 años de trayectoria como actor protagonizó varios de los primeros títulos de motor: 'The Roaring Road' (1919), 'Double Speed' (1920), 'Excuse My Dust' (1920) o 'Too Much Speed' (1921). En estas cintas, que se oían en la sala con una orquesta animando, explotó sus dotes como piloto, que eran bien conocidas por sus paseos en Hollywood Blvd. Por entonces, ya había pilotos trabajando de asesores en La Meca desde que, en 1913, se rodó 'The Speed Kings', con Teddy Tetzlaff, Earl Cooper y Barney Oldfield haciendo de sí mismos.

wallace reid


Reid murió a los 31 años por su adicción a la morfina, contraída tras serle prescrita para curar una lesión durante un rodaje. Esta enfermedad le impidió tomar parte en las 500 Millas de Indianápolis de 1922, para las que se había inscrito y obtenido una licencia de la American Automobile Association. Allí se le esperaba: un año antes había visto a su amigo Roscoe Sarles, fallecido en las 300 Millas de Kansas City (1922), acabar segundo desde el ‘pit lane’. Considerado uno de los primeros galanes de Hollywood, sus cintas de carreras fueron las primeras que llevaron al público femenino a interesarse por este mundo, aunque fuera en las salas de cine.

James Dean: un adiós prematuro

James Dean (1931-1955) es otro de los actores pilotos más conocidos. Durante sus 24 años solo hizo siete películas, pero su huella en la cultura popular -más que en el cine- es profunda. En cuanto se compró un Porsche Speedster, comenzó a tomar parte en carreras con él. Lo hacía bien y siempre ganaba en la categoría de novatos, pero en la Warner acertaron prohibiéndole correr durante el rodaje de 'Gigante'.

porsche james dean

Mientras, se compró el 550 Spyder de la imagen superior y empezó a prepararlo. Camino a su primera prueba, en un cruce que hoy lleva el nombre del actor, chocó contra el Ford Tudor de Donald Turnupseed para convertirse en un mito. Un rebelde sin causa que podría haber dejado huella en la competición...

Steve McQueen: "correr es como la vida misma"

Steve McQueen (1930-1980) es otro actor piloto que participó en carreras. Una de sus frases más legendarias es: “Correr es como la vida misma. Todo lo que pasa antes o después es simple espera”. Y así lo demostró a lo largo de sus 50 años de vida, cinco décadas en las que McQueen dejó con la boca abierta a todos los amantes del mundo del motor. Después de asombrarnos con la mejor persecución de la historia gracias a su Ford Mustang Fastback de la película 'Bullitt', nos regaló una película de coches histórica: 'Le Mans' (1971), donde el propio Steve conduce, durante la carrera real, un Porsche 917K.

steve mcqueen

El amor del piloto por la velocidad y los coches es de sobra conocido. Y, desde luego, lo que no se le puede echar en cara al bueno de Steve es que tuviera mal gusto. Todos los modelos con los que se fotografió o condujo son hoy leyenda, especialmente una unidad que le perteneció: su Ferrari 275 GTB/4 fue subastado por 7,5 millones de euros en agosto 2014. Un deportivo que pasó meses de restauración en Maranello y luego dos semanas de exposición ante multitudes devotas en el Museo Ferrari. "Requeriría mucha persuasión convencerme de  que Enzo Ferrari puede hacer algo malo. Para mí es uno de los ingenieros más finos”, palabra de McQueen.

ferrari gtb/4 steve mcqueen

Después, otra cesión de este Ferrari al Petersen Automotive Museum de Los Ángeles para ser exhibido junto a una de las joyas de la casa: uno de los Jaguar XKSS que también perteneció a McQueen. En 1969, cuando el actor viajó a Le Mans para preparar el rodaje de la película con el mismo nombre al año siguiente, quizá llevaba en mente reproducir alguna escena de las películas de Reid. En la era del cine mudo, los actores estudiaban mímica y esta también es muy importante en 'Le Mans'. Viendo los vídeos y las fotos que circulan de aquellos días, un ejercicio recomendable que te pone a tiro cualquier buscador, uno se explica el porqué del apodo de McQueen.

Paul Newman: enamorado de la competición

Además de un gran actor, director y productor, Paul Newman (1925-2008) era un gran aficionado al automovilismo. Tuvo una larga y prolífica carrera como piloto primero y propietario, después. Tras realizar la película 'Winning' -'500 Millas' en España- se enamoró de la competición y creó hasta su propio equipo de carreras, Newman/Hass Racing. Como piloto, participó en las 24 Horas de Le Mans, acabando en segunda posición con un precioso Porsche 935. Con 70 años corrió las 24 H de Daytona.

paul newman

Jamer Garner: un amante de las carreras 4x4

James Garner (1928-2014) protagonizó la famosa 'Grand Prix' de 1966. A Garner le entusiasmaron los coches después de realizar su papel estrella en este film dirigido por John Frankenheimer. Emocionado por el mundo de las cuatro ruedas, fundó su propio equipo en 1967, 'American International Racers'. Pero lo que más le gustaba eran las carreras de todoterreno: participó en pruebas como la Baja 1.000, que tiene lugar en México.

James garner

Frankie Muniz

Desde que se hizo multimillonario a los 20 años gracias a la serie de TV 'Malcolm in the Middle', Frankie Muniz (1985) parece menos interesado en la gran pantalla que en correr en la fórmula americana Champ Car Atlantic Series. Desde 2008, varios ataques de isquemia han parado su evolución.

frankie muniz

Rowan Atkinson (Mr. Bean)

El personaje de Rowan Atkinson (1955) le generó más de 100 millones, y bastante de ese dinero se lo ha gastado en coches. Como McQueen, tiene buen gusto: Un ejemplo es el McLaren F1 con el que sufrió un accidente. Por eso está en esta lista como actor piloto, y porque en Villa d’ Este o en Goodwood se lo rifan.

rowan atkinson mr bean

Patrick Dempsey

El actor de 'Anatomía de Grey' compagina las cámaras con los circuitos. Patrick Dempsey (1966) ha participado tres veces en Le Mans -un 40 puesto en 2013 fue su mejor clasificación-, y en su haber tiene sobre todo un buen puñado de frases ‘zem-racing’ al estilo de McQueen. Reconoce que dedicaría todo su tiempo a correr si pudiera. Compite con Porsche, marca de la que es imagen, y ya ha confirmado su presencia este año en el Campeonato del Mundo de Resistencia.

patrick dempsey piloto

A la lista anterior de actores pilotos podrían añadirse otras estrellas del celuloide como Gene Hackman, que participó en las 500 Millas de Daytona en 1983 con 53 años, y James Coburn. ¿Quién será el próximo actor piloto que se sume a esta elitista lista? De momento, habrá que esperar...

Lecturas recomendadas

Javier Leceta

Redactor Jefe

Buscador de coches