Skip to main content

Reportaje

6 diferencias entre dos coches con 60 años entre sí

Diferencias Seat 600-Seat Mii

Estas son las 6 diferencias principales entre dos coches con 60 años entre sí, concretamente un Seat 600 y un Seat Mii. Así ha evolucionado la industria automotriz.

No te pierdas: Seat 600 contra Seat Ibiza FR: la evolución de carrocerías

Ha pasado mucho tiempo desde que el Seat 600 original hiciera su aparición estelar. El 600 fue el coche que representó a España y que simboliza el crecimiento económico de los años 60, además de ser el primer modelo de éxito de la compañía con sede en Martorell. Ahora, las cosas han cambiado y con seis décadas entre un modelo y otro, las cosas ya no se fabrican igual ni se conducen de la misma manera. Es por ello que Seat nos presenta las seis diferencias principales entre dos coches con 60 años entre sí.

Ambos son dos coches de tamaño similar, dos vehículos urbanos que han dado respuesta a la movilidad en épocas diferentes. Se trata del Seat Mii y el antes mencionado Seat 600, el cual este año celebra su 60º aniversario. Juntos repasamos sus singularidades y ponemos de manifiesto, a través de estos seis puntos principales, cómo ha evolucionado la industria automotriz en estas seis décadas.

Vídeo: así se fabricaba el Seat 600:

1- Más maletero: en el caso del 600, el espacio no fue un impedimento para que una familia pudiera recorrer el país con el equipaje que ello conllevaba. Sin embargo, la capacidad de su maletero, que se ubicaba en la parte delantera era de apenas 68,5 litros (hay coches que cuentan con espacio en diferentes compartimentos por el habitáculo similar al maletero del 600), mientras que el Mii, con un tamaño similar, cuenta con un maletero de 238 litros.

2- Apertura de las puertas: una de las singularidades del 600 fue, sin duda, sus puertas delanteras de apertura invertida, es decir, hacia adelante. Otra de las particularidades de este modelo eran sus asientos, similares a los de un sofá por su diseño y tapizado. Hoy, con el Mii, ambos aspectos han cambiado.

3- Sistemas de seguridad: en materia de seguridad también han cambiado, ya que el Seat 600 no tenía ni cinturones ni reposacabezas, por lo que el asiento solo cubría el 40% del cuerpo. Mientras tanto, el Mii no solo incorpora estos elementos, sino que cuenta con cuatro airbags y diferentes sistemas y asistentes a la conducción como el de frenada de emergencia en ciudad.

4- La dirección: aparcar era una cuestión de fuerza en el 600, ya que no contaba con sistema de dirección asistida, y tampoco con ventilación ni aire acondicionado. En el Seat Mii encontramos un sistema de dirección asistida electrohidráulica y un completo climatizador.

5- Tiempo de fabricación: En el caso del 600, conocido como “Pelotilla”, se llegaron a producir 800.000 unidades entre 1957 y 1973. El tiempo que la compañía empleaba en fabricar una unidad ascendía a 40 horas, y en 1958 la producción se multiplicó por seis. Por suerte, esto ha cambiado y los avances de la industrialización han permitido que un Mii esté ensamblado en 16 horas de media.

6- Los consumos y la potencia: el Seat 600, pese a que permitió popularizar los turismos para la clase media española, no era precisamente un ‘mechero’. Sus consumos oscilaban entre los 7,8 y los 8 litros de gasolina a los 100 kilómetros, así como una potencia que no pasaba de los 21,5 CV. En el caso del Mii, con motores más eficientes que registran medias de gasolina (no se ofrece en diésel) de 4,5 litros a los 100 km/h, tiene potencias de hasta 75 CV. Un urbano ideal para la ciudad y algún viaje esporádico.

Fotos: Seat

Lecturas recomendadas