Skip to main content

Prueba

Coche eléctrico

Prueba del Volkswagen ID.4 GTX: ¿el GTI de los eléctricos?

Prueba del Volkswagen ID.4 GTX
Nota

9

Nos ponemos al volante del Volkswagen ID.4 GTX, la variante deportiva. Y sí, se merece el adjetivo con creces

Las siglas GTX ya las vimos en Volkswagen en mayo de 1983 en el Scirocco II, con faldones delanteros y traseros especiales y umbrales a juego, además de llantas de 14 pulgadas y el 1.8 con 112 CV. Los anunciantes prometían: “Más diversión y deportividad. Sin cargo extra ".

Más diversión y deportividad se aplica también hoy a este Volkswagen ID.4 GTX. Aclararemos lo del recargo más tarde.

Logo GTX

El SUV compacto es el primer eléctrico de  Volkswagen con las tres letras mágicas, y después de la primera ronda de pruebas podemos decir: ¡Por fin llega algo de emoción al modelo! Hasta ahora, hemos conocido al ID.4 como un vehículo de tracción trasera pura con 204 CV en el eje posterior. Con el GTX permanece el motor eléctrico, pero añade otro en el eje delantero. 

Aporta 109 CV al matrimonio, lo que da como resultado una potencia del sistema de 299 CV. Y, por supuesto, si ambos ejes funcionan con su propio motor, eso se llama tracción total.

Tecnología a raudales

En el caso de la GTX, esto supone: sin eje cardán, sin acoplamiento entre los ejes. En cambio, los dos motores van conectados electrónicamente entre sí y también vinculados a los sistemas de control del chasis y los frenos. Un gestor de dinámica de conducción coordina los sistemas individuales. 

Morro del ID.4 GTX

Ya conocemos (y apreciamos) esta tecnología del Volkswagen Golf GTI y R, y en el caso de este GTX la conexión en red del control de estabilidad y el control de tracción total debería garantizar que la dinámica de conducción, la tracción y la estabilidad estén en el nivel superior. Hasta aquí, la teoría. 

¿Y en la práctica? 

En primer lugar, verificamos la aceleración de acuerdo con nuestro medidor: 6,2 segundos para pasar de 0 a 100, una locura si tenemos en cuenta que con nosotros a bordo pesa fácilmente más de 2,2 toneladas. 

Al volante del ID.4 GTX

El bajo centro de gravedad de un coche eléctrico siempre asegura un buen agarre en carretera, pero el GTX parece empeñado en desafiar a las leyes de la física. Al insinuarse el balanceo en giros rápidos y cerrados, la electrónica frena o alivia las ruedas en el interior de la curva para que el coche vaya donde lo dirijamos con el volante. 

Esto es particularmente divertido con el perfil de conducción Sport, en el que el motor eléctrico delantero siempre entra en juego. Me permite tomar las curvas a una velocidad increíble con un sistema de estabilidad que no se queja ni ralentiza, y transmite en todo momento una tranquilizadora sensación de seguridad. 

El consumo

La batería es de 77 kWh y permite hasta 480 kilómetros de autonomía, según Volkswagen. Pero en esta prueba (en que lo llevamos al límite) hemos bajado fácilmente un 20%. En la variante de 204 CV medimos en su día 361 kilómetros. Y este SUV solo se puede cargar con 125 kW, mientras que competidores como el Hyundai Ioniq 5 y el Kia EV6 se alimentan el doble de rápido ...

Por fuera y por dentro

Tomemos otro café, por tanto, y echemos un vistazo al aspecto de la GTX. Las llantas de aluminio de 20 pulgadas son estándar, nuestro coche de prueba lleva las de 21 con ruedas de 235 mm en la parte delantera y 255 mm en la trasera. Los discos de freno delanteros son extragrandes, de 358 milímetros de diámetro, pero lleva frenos de tambor en la parte trasera.

Lateral del ID.4 GTX

Sí, has leído bien: tambores en un coche de 299 CV. Pero tiene una explicación: rara vez se utilizan en la conducción diaria porque los motores eléctricos se hacen cargo de la mayoría de las retenciones. 

Y en Volkswagen nos dicen que los frenos de tambor están diseñados para durar toda la vida útil del automóvil, y los discos solo se oxidarían si no se usaran. Al frenar desde 100 km/h, el ID.4 normal se detuvo después de 34,5 metros, un valor excelente, así que tenemos poco que objetar. 

Cockpit ID.4 GTX

Por lo demás, el GTX lleva parrilla de nido de abeja, faldón trasero más llamativo, es 15 milímetros más bajo, los asientos deportivos son supercómodos, el volante, también deportivo, es plano en su parte inferior, y el tablero de instrumentos está tapizado en cuero con costuras rojas en contraste.

Maletero del ID.4 GTX

Solo esto podría justificar los más de 5.000 euros que lo separan de su hermano de tracción trasera. 

Conclusión

GTI son unas siglas de culto entre los coches de gasolina. GTX podrían convertirse en algo parecido entre los eléctricos de Volkswagen. Apariencia deportiva, chasis perfecto gracias a la tracción total, y aceleración rápida gracias a los 299 CV. Todo por más de 50.000 euros, eso sí. 

Conclusión

Lo mejor

Comportamiento dinámico, tecnología, espacio, seguridad

Lo peor

El precio de partida bastante elevado, incluso para un eléctrico

Más:

SUV compacto
  • Tipo de Motor

    Eléctrico

  • Cilindrada

    - cc

  • Par motor

    472 Nm / -

  • Potencia

    - / -

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Integral

  • Capacidad maletero

    1.575 L

  • Aceleración 0-100

    6,2 s

  • Velocidad máxima

    180 km/h

  • Consumo oficial

    0 l/100km

  • Precio

    53.910

  • Garantía

    2 años

  • Tipo de combustible

    -

Ver otros acabados de Volkswagen ID.4 Todo sobre Volkswagen ID.4

Y además