Skip to main content

Prueba

Prueba Skoda Karoq Scout 2.0 TDI 4x4: un verdadero scout

Prueba Skoda Karoq Scout 2.0 TDI 4x4
Nota

8

¿Es sensato comprar esta versión?

Continúa la fiebre SUV y todo indica que lo va a hacer por mucho tiempo. La practicidad de estos vehículos, junto a su comodidad de acceso o la habitabilidad que brindan son argumentos de mucho peso para este éxito. Aunque para las grandes ciudades, los SUV compactos, por su tamaño más manejable, se han erigido en los verdaderos protagonistas de este segmento. Y entre ellos, uno de los más interesantes es este Karoq, del que hemos probado el Skoda Karoq Scout 2.0 TDI 4x4.

VÍDEO: Así funciona la tecnología 4x4 en el Skoda Karoq

Esta versión, de apellido Scout, como en el resto de la gama Skoda, dispone de diversos aditamentos que la hacen tener un aspecto más campero. Por ejemplo, cuenta con unas molduras plateadas en la parte baja de la carrocería que protegen y decoran. También los pasos de rueda son de color antracita y las llantas de serie son de 18 pulgadas. En opción, se pueden pedir las que ves en las fotos, de 19 pulgadas, por 415 euros. De serie incorpora también un volante multifunción de piel, pedales con inserciones de acero inoxidable y un paquete de iluminación ambiental interior de LED. Por lo demás, el equipamiento, a todos los niveles, es similar y tan completo como el resto de la gama del Skoda Karoq.

Probamos el Skoda Karoq en Laponia

La comodidad a bordo es muy alta, tanto a nivel sonoro como de amortiguación. Se nota mucho que una de sus máximas es cuidar a los ocupantes, y en esto es sobresaliente. El chasis deja balancear la carrocería lo justo, pero siempre bajo control, permitiendo elevar el ritmo. También mima al conductor, y por eso cuentas (de serie) con el sistema que varía la respuesta del coche (Driving Mode Select) con un simple botón y que añade un modo off road al tratarse de la versión 4x4.

Bajo el capó hay un motor diésel de 150 CV, basado en el archiconocido bloque sobrealimentado de 1.968 cc. Su respuesta es lineal y suave, con fuerza de sobra, pero sobre todo a partir de las 2.000 rpm.

Este propulsor va asociado a la tracción integral, lo que siempre significa un plus de seguridad si sales fuera del asfalto. En estas situaciones, puedes bloquear el diferencial central y hacer girar ambos ejes a la misma velocidad. En un modo de trabajo normal, el eje delantero tiene prevalencia, lo que también favorece un consumo más contenido, que en este test ha sido de unos muy razonables 5,7 l/100 km.

Mi opinión

Los SUV compactos son coches muy prácticos y, a la vez, fáciles de conducir en las grandes ciudades, por sus contenidas medidas. Y, entre ellos, este Karoq destaca desde sus inicios por la gran comodidad que ofrece a sus ocupantes y también por su calidad de construcción general.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Conclusión

Lo mejor

De serie está muy bien equipado, pero si quieres más, sus opciones no son caras.

Lo peor

Su respeto por el medio ambiente no es lo mejor, pero sus 152 g/km de emisiones de CO2 no son una barbaridad para el motor y la potencia que ofrece.

Y además