Logo Autobild.es

Prueba Renault Rafale E-Tech: un híbrido de 200 CV para abrir boca

Prueba Renault Rafale E-Tech Full Hybrid 200

El Renault Rafale E-Tech Full Hybrid de 200 CV es el protagonista de esta prueba y la motorización de acceso a la gama de uno de los modelos más controvertidos de la marca en los últimos tiempos.

Y es que a pocos les pasa desapercibido su similitud con el Peugeot 408... y que su diseñador, Gilles Vidal, pasó de Peugeot a Renault para firmar el Rafale como su primera creación.

Lo que tienes ante ti es una especie de SUV coupé de 4,71 metros de largo con un interesantísimo sistema híbrido que produce 200 CV y que no le queda nada mal, sobre todo porque, ahí donde lo ves, no llega a las 1,7 toneladas. Sí, hace años estaríamos tirándonos de los pelos, pero tal y como está la cosa últimamente, no está nada mal

Interior: espacioso y práctico

Renault Rafale precios España

Por dentro, se podría decir que el salpicadero y la disposición de las pantallas son similares a las del Mégane E-Tech o los Austral/Espace, lo cual me parece un acierto porque todo está bien ordenado y su manejo es sencillo.

En el Rafale el cuadro de relojes es una pantalla de 12,3 pulgadas, mientras que la del infotainment es de 12. Aparte, puede aparecer un Head-Up Display de 9,3" que es demasiado grande si activas todo lo que te puede ofrecer, aunque es cierto que en conjunto todo se lee bien y resulta armonioso.  

A las dos pantallas principales las mueve el sistema operativo Android Automotive que funciona con suavidad, rapidez y lógica y confirma lo que todos sabemos: si quieres tener un interfaz que se parezca a un móvil, lo mejor es que se lo dejes a los expertos y no temas en jaleos (y no estoy mirando a nadie, amigos de Volkswagen o Stellantis).

En cuanto a la calidad percibida, el Rafale de la prueba era un acabado Esprit Alpine, lo que significa que es el tope de gama (hay una versión Tecno con menos equipamiento) y que utiliza materiales “nobles” como la pizarra en el salpicadero, un hito que en Renault celebran, pues consiguen modelarla a su antojo.

Antes de iniciar la prueba propiamente dicha, decido empezar por las plazas traseras. Al fin y al cabo, este es un modelo muy de familias con ganas de viajar. Aquí me llama la atención que el acceso no está nada mal a pesar de la caída del techo. 

Ocurre lo mismo cuando te acomodas en la banqueta. Por postura es cómoda, lo mismo que el respaldo abatible 40:20:40. No me llama demasiado la atención su espacio para la cabeza ni la anchura del habitáculo en esa zona (si metes a tres personas, asegúrate de que se llevan muy bien), pero sí por hueco para las piernas.

Renault Rafale

Aquí Renault ha preparado un reposabrazos multifuncional que cuenta con posavasos e incluso soportes para móviles o tablets.

Un poquito detrás está el maletero. Con 627 litros, es más que generoso y solo algo más pequeño que el Renault Espace con el que comparte plataforma CMF-CD (583 litros), batalla (2,74 m) y casi hasta medidas exteriores, pero su acceso es elevado y luego hay un escalón en el borde de carga que puede complicar el descargar cosas pesadas.

En marcha: una dinámica muy buena, pero con una sombra

Prueba Renault Rafale E-Tech Full Hybrid 200

Para esta primera prueba, he viajado con Renault a Sevilla. En terreno urbano me gusta por su suavidad. Según la marca, la batería de 2 kWh te permite avanzar hasta el 80% en modo eléctrico. No sé si será tanto, pero es cierto que al recargar rápido, activas el motor de gasolina menos de lo que podrías pensar en un principio.

La autopista es un terreno donde está muy cómodo: tiene una calidad de rodadura muy buena y como avanzas en silencio y el habitáculo está bastante bien aislado de las vibraciones y el sonido del motor, no llegas a tener esa molesta sensación habitual en los coches híbridos de que va demasiado revolucionado para el empuje y la velocidad real.

Dejo para lo último las carreteras secundarias. El Rafale híbrido que he probado tenía instalada el eje trasero direccional 4Control que verdaderamente marca la diferencia. En teoría tiene el mismo diámetro de giro de un Renault Clio y lo cierto es que llegas a enlazar curvas con la sensación de que llevas un coche mucho más pequeño.

A esto sin duda ayuda unas mayores vías (+10 mm por cada lado debido a que cuenta con ejes más largos) y unos neumáticos más anchos de 245/45 R20 con unos Bridgestone Turanza 6 que siempre funcionan bien.

Y aquí llega la peor parte del comportamiento del coche. Verás: el Rafale tiene una muy buena dirección (que varía en función del modo de conducción) y un tarado de suspensiones bastante bien logrado en el que el confort no se ve empañado por la dinámica, y viceversa.

Pero a la hora de pisar el acelerador un poco más fuerte (por ejemplo ante un adelantamiento), se produce un vacío que me recuerda a aquellas cajas manuales pilotadas de Citroën y Peugeot de hace años: te da tiempo a contar un par de segundos de vacío antes de engranar de nuevo. Vale, no es tan desagradable, pero como en marcha te pone el listón tan alto, echas de menos algo más de inmediatez.

Alguien de Renault me comentó que podría existir alguna solución relacionada con el software, pero no me quiso dar ni detalles ni fecha que llegue, en caso de existir, la solución.

No tiene rivales directos

Al protagonista de esta prueba no le veo rivales directos por varias razones. En la marca citan a modelos como el Peugeot 5008 o incluso el Alfa Romeo Tonale como modelos con los que se podría ver las caras en algún momento dado.

Forzando un poco, el Peugeot 408 tampoco es un rival directo del Rafale, pues el modelo francés tiene versiones más baratas como el Hybrid de 136 CV y ya pasa a versiones PHEV de 180 y 225 CV. 

Buscamos los rivales del Renault Rafale

Por su parte, el Rafale solo está disponible por ahora como híbrido de 200 CV (E-Tech Full Hybrid), y más adelante habrá incluso una versión híbrida enchufable de 300 CV y tracción integral. En algunos mercados hay un mild hybrid de 160 CV, pero en principio no vamos a disfrutarlo en España.

Esta disposición utiliza un motor de gasolina de tres cilindros y 1,2 litros con 130 CV y 205 Nm y tiene la ayuda de dos motores eléctricos. El principal tiene 70 CV (y otros 205 Nm) y está apoyado por otro más pequeño de 25 que sirve para arrancar el tricilíndrico y gestionar la caja de cambios sin embrague.

Por ahora, los precios que ha publicado del Rafale híbrido son estos:

  • Rafale Tecno: 41.807 euros
  • Rafale Esprit Alpine: 46.172 euros

Aparte se pueden añadir opciones como el techo de cristal denominado Solarbay (1.500 euros) y que se oscurece por segmentos. No tiene cortinilla, lo que a los conductores de países como el nuestro nos puede poner nerviosos, pero en la marca aseguran que neutraliza los rayos infrarrojos con mayor intensidad que un techo de cristal con parasol tradicional.

En cuanto al equipamiento, aunque ambos ofrecen todo lo necesario y más, destaca el tope de gama por su eje trasero 4Control que verdaderamente marca la diferencia (otros 1.500 euros en el Tecno).

La prueba del Renault Rafale híbrido de 200 CV me ha mostrado un coche que, lo reconozco, a priori no tenía especial interés en probar (ya sabes: un SUV coupé y bla, bla, bla), pero ha resultado ser un modelo muy agradable, con una dinámica muy lograda y una comodidad de marcha muy elevada.

Valoración

Nota8

El Rafale es un SUV coupé con un habitáculo espacioso y con una calidad de rodadura y percibida muy elevada. Espacioso detrás, cumple bien para todos los ocupantes. En conducción es un modelo agradable que va muy bien y tiene un consumo contenido, sobre todo en el día a día urbano e interurbano.

Lo mejor

Calidad de rodadura, calibración del chasis, espacio para las piernas detrás, Android Automotive, levas para seleccionar regeneración

Lo peor

Cambio con vacíos de fuerza al hacer 'kickdown', maletero alto, muchos mandos m a la derecha del volante: cambio, limpiaparabrisas, mandos de la radio

Etiquetas: SUV, SUV híbridos

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.