Prueba

Renault Clio 2014: probamos el TCe 120 EDC

Kike Ruiz

20/06/2016 - 15:09

El Renault Clio 2014 no solo ofrece motores más eficientes, espacio interior y una imagen moderna; también se pone las pilas con las últimas tendencias y un acabado llamado Initiale. ¿Descargar aplicaciones y personalizarlo a tu gusto? Ahora puedes. Está a la venta desde 11.675 euros. Además, destaca la versión TCe 120 EDC por el rendimiento de su motor.

El Renault Clio 2012 llega con una dura tarea: continuar con los éxitos de las tres primeras generaciones, que juntas, han logrado vender más de 12 millones de unidades en 115 países. La cuarta entrega del Clio recibe ya el nuevo lenguaje de diseño de la marca del rombo que estrenó el prototipo DeZir y que aquí cobra vida en una carrocería 35 mm más larga, 24 más ancha y 45 más baja que el anterior modelo.

El Renault Clio 2012 ofrece cuatro alternativas mecánicas: dos de gasolina y otras dos diésel. Más adelante se irán incorporando otras opciones, pero de momento, ninguna supera los 90 CV. En gasolina, la gama arranca con un cuatro cilindros de 1,2 litros y 75 CV (bastante modesto en cuanto a prestaciones) al que le sigue un bloque sobrealimentado más moderno (y recomendable) de 898 cc, tres cilindros y 90 CV de potencia.

En diésel, el conocido motor de 1,5 litros dCi se ofrece con potencias de 75 y 90 CV, y un gasto, en el caso del segundo, de solo ¡3,2 l/100 km! Más adelante, ya en 2013, aparecerá un motor de gasolina TCe de 120 CV y cuatro cilindros al que se le podrá acoplar una caja de cambios automática de doble embrague. Pero los planes de Renault para el nuevo Clio son más ambiciosos: en 2013 aparecerá la variante familiar y la versión más deportiva RS, que abandona el bloque atmosférico para incorporar un marrón de baja cilindrada sobrealimentado.

En cuanto a comportamiento, una batalla 15 mm más larga y unas vías 35 mm más anchas garantizan una buena estabilidad. Y, si bien la caja de cambios de cinco marchas no ofrece ninguna novedad en cuanto a su tacto (correcto sin más), la dirección sí que me ha transmitido un funcionamiento bastante más natural que antes.

Y dejo para el final lo que para muchos resultará bastante interesante: la capacidad de personalización. Ya sea por las llantas, la calandra, las protecciones laterales, los retrovisores o la pintura, el nuevo Clio 2012 ofrece una gran cantidad de combinaciones posibles que se suman a las del interior.

Del lado más práctico, hay que mencionar los 300 litros de maletero y la buena cantidad de huecos portaobjetos del interior que hacen más cómoda la vida a bordo. ¿Y en cuanto a tecnología? Apunta dos sistemas multimedia: el Media NAV, con la última versión del navegador TomTom, y R-Link, que da un paso más allá y te permite descargar hasta aplicaciones. Como si fuera un tablet.

El Renault Clio 2012 se pone a la venta con un precio de partida de 11.950 euros.

Prueba del Renault Clio TCe (por Emilio Salmoral)

El secreto del Renault Clio 0.9 TCe reside en el turbocompresor. Este Renault estrena un bloque de tres cilindros de solo 0,9 litros, que está basado en el motor 1.2 TCe de 120 CV. ¿Se han limitado a quitar un cilindro? Exactamente, ya que el diámetro de ellos es el mismo. Pero el mejor aliado de este propulsor es un turbo que sopla con mucha energía desde el ralentí. Nada más iniciar la marcha te das cuenta de que tiene muchas ganas de empujar. No es de aquellos motores perezosos a los que les cuesta ganar velocidad. Solo tienes que mirar los datos que he obtenido después de analizar sus prestaciones: ponerse de 0 a 100 km/h en 12,7 segundos no está nada mal para un coche que, realmente, solo rinde 90 CV.

Pero lo que más me ha gustado del Renault Clio 0.9 TCe no son las cifras, sino la forma que tiene de entregar su potencia. Es muy lineal, siempre con ganas de dártelo todo, sube puertos de montaña en quinta velocidad (y eso que tiene un desarrollo bastante largo) y se permite consumir solo 5,7 l/100 km si practicas una conducción eficiente (que no significa ir despacio). Por cierto, incluye el sistema Start-Stop dentro del equipamiento de serie. ¿Lo único mejorable? Las vibraciones al ralentí y que una caja de seis velocidades le vendría muy bien para aprovechar mejor su fenomenal motor de tres cilindros.

También me he llevado una agradable sorpresa cuando he decidido comprobar hasta donde puede llegar la dinámica del nuevo Renault Clio 2012. A estas alturas de la película nadie le va a enseñar a los ingenieros franceses cómo hay que poner a punto un chasis. No obstante, me he encontrado con una configuración más deportiva de lo que esperaba. Es más, califico la suspensión hasta de un poco seca en el momento que los amortiguadores empiezan a comprimirse. ¿Será específico con el acabado Dynamique? Te daré la respuesta cuando haga la prueba de un Clio con otra terminación.

Hablando de versiones, la dotación de serie de la que he conducido es muy completa. No tendrás que pagar ni un euro extra por el aire acondicionado, el navegador, control de estabilidad o las llantas de aleación de 16 pulgadas. Además, por solo 250 euros más puedes tener un Clio con climatizador, sensor de lluvia y encendido automático de los faros. Sin duda, un conjunto para recomendárselo a un amigo.

Prueba del Renault Clio dCi 90 EDC (por Alfredo Rueda)

Todos los hemos sufrido, si no a diario, sí alguna vez. Son los temidos atascos. Mucho más si vives en una gran urbe. Y si eres de los 'afortunados', espero que te hayas planteado ya la compra de un vehículo con cambio automático. Si no lo has hecho, esta puede ser tu oportunidad. Porque este Renault Clio dCi EDC monta uno de los mejores sistemas de este tipo, que hasta hace nada solo equipaban coches más caros y de gamas muy superiores.

Este cambio automático de doble embrague ha sido construido por Getrag, la misma empresa que desarrolla esta transmisión para, por ejemplo, el BMW M6. Así que... ¿qué te puedo decir? Su rapidez y suavidad entre transiciones son ideales para un coche de este tipo porque hasta en reducciones cortas (de segunda a primera por ejemplo) no notarás excesivas brusquedades. Bueno, alguna sí, por ejemplo al acelerar rápido desde un semáforo. Aunque... ¿no querías salir deprisa?

El cambio de este Renault Clio conjuga a la perfección con su bloque motor 1.5 turbodiésel de 90 CV, que se desenvuelve bien entre el tráfico urbano e incluso en pequeños recorridos hacia ciudades dormitorio, donde tienes potencia más que suficiente para circular con solvencia. Eso sí, si pones la palanca en modo secuencial y apuras las marchas, notarás como el ruido mecánico se eleva exponencialmente.

Ya de viaje, una larga sexta relación te permitirá viajar a 120 km/h a solo 2.500 rpm, con el consiguiente ahorro de combustible. El gasto bajará con facilidad de los cinco litros cada cien kilómetros, aunque también debes saber que, en ciudad, pagarás la comodidad de su cambio con visitas algo más asiduas a la gasolinera. He confirmado un consumo superior a los seis litros.

Para paliarlo un poco, puedes pulsar el botón ECO, pero con ello reducirás ostensiblemente la respuesta del motor. Esto es recomendable si vas solo, porque si lo llevas cargado la falta de tirón te puede dejar colgado en más de una ocasión.

Por lo menos, sentado a los mandos disfrutarás de un volante contundente que, con sus menos de tres vueltas de tope a tope, guía el coche de una forma muy eficaz. Ahora bien, si en curva aparece un bache tipo agujero, el chasis sufre y tendrás que corregir la trayectoria.

Cal y arena...

La calidad del interior en el Renault Clio dCi 90 EDC es indiscutible, pero su habitabilidad trasera sí lo es. Y es que el espacio para las piernas y la anchura dejan mucho que desear. Aquí sí que tienes que valorar el tiempo que vas a llevar a esos sufridos pasajeros...

Por lo que respecta al equipamiento de este acabado, la Dynamique es la versión más alta de la gama y disfrutarás de elementos de serie como el control de crucero, el navegador NavNGo o la conexión 'bluetooth'.

Renault Clio 1.5 dCi 90 CV 'Initiale Paris'

Más glamour y equipamiento, más calidad y exclusividad. El acabado Initiale Paris se coloca en lo más alto de los acabados en la gama del utilitario francés. Llegará a nuestro país únicamente con el motor dCi de 90 CV (en el resto del Europa también lo hará con el motor de gasolina de 120 CV) y lo hará en abril con una producción de solo 70 unidades. A este motor puedes asociarle el cambio automático por doble embrague por 1.400 euros más.

Máxima exclusividad para un modelo que se encarece hasta los 20.050 euros, pero que a cambio suma más equipamiento sobre la terminación el climatizador automático, el sensor de luces y lluvia, los retrovisores abatibles eléctricamente, el radar de parking trasero, los elevalunas traseros eléctricos y el sistema R-Link

A esto hay que sumarle también faros bixenón y tres opciones: el techo panorámico, la cámara de visión trasera y la rueda de repuesto. También se suman tres colores más a la gama y unas llantas específicas de 17 pulgadas.

En el interior, Renault también ha introducido novedades. por ejemplo todo el techo se ha cubierto de un símil de Alcántara y asientos calefactados en piel. 

Conclusión

La llegada del cambio de doble embrague a coches urbanos y asequibles como este Renault Clio abre un mundo de posibilidades para aquellos usuarios que se mueven habitualmente en un entorno urbano. Deberías quitarte los prejuicios de aquellos cambios automáticos que daban tirones y probar esta pequeña joya. El precio, eso sí, puede resultarte algo elevado, pero es una inversión que seguro agradecerás con el tiempo y, sobre todo, cuando te ‘pille’ un buen atasco...

Prueba del Renault Clio GT TCe 120 EDC (por Hugo Valverde)

¡Todo un RS¡ Bueno, casi todo un RS, porque el Renault Clio GT es una máquina, que no llega a las prestaciones del ‘gordo’ de la gama, pero que brinda al conductor una sensaciones bastante deportivas gracias a su respuesta en carretera, pero sobre todo a su excelente motor. Y es que el Renault Clio de la prueba, que equipa el motor TCe 120, es una muy buena opción de compra si no quieres gastarte mucho dinero, tanto en la compra del coche, gracias a su precio de salida, 19.400 euros, como en gasolina.

Respecto a la versión de 200 CV, existen diferencias estéticas, aunque no son muy pronunciadas. Porque el Clio GT equipa numerosos elementos que le distinguen de la versión base y que le acerca al desarrollado por Renault Sport. Las llantas, que son de 17 pulgadas, tienen un color antracita muy molón. Además, acoge molduras grises en los paragolpes y en los estribos, mismo color que las carcasas de los retrovisores. Para rizar el rizo, la cola de escape es cromada y doble. Como los frenos traseros son de tambor, la compañía francesa los ha ocultado bajo un embellecedor gris, que la verdad es poco habitual, pero que incrementa ese aspecto racing.

Lo mismo ocurre en el interior, donde los cambios son aún menos acusados. Es realmente parecido al habitáculo del RS, y es que equipa unos asientos deportivos en los que el cuerpo encaja a la perfección sin tener que pasar incomodidades a la hora de subir y bajar del vehículo como sí ocurre con los baquets y semibaquets.

En marcha me ha sorprendido la dirección, que es muy directa y precisa, y la suspensión, que guarda un equilibrio casi perfecto entre comodidad y deportividad. Consigue que el coche no balancee, manteniendo en curva la carrocería firme sin que los riñones lo resientan.

Pero sin duda, lo que más me ha llamado la atención en la prueba del Renault Clio GT TCe 120 EDC, y no es para menos, es la respuesta de su motor. Da la sensación de rendir mucho más de 120 CV, y creo que puede deberse al cambio EDC de doble embrague. Porque, por ejemplo, el Ford Fiesta EcoBoost de 125 CV acelera de 0 a 100 km/h en el mismo tiempo que el Clio, 9,4 segundos, pero la sensación de velocidad en el francés es superior. También influye el botón ‘RS’, que cuando se acciona, la respuesta del motor es más contundente. Lo que no entiendo es por qué con el control de velocidad de crucero no se puede activar, mientras que con el limitador, sí. Excelente el cambio EDC por su rapidez, pero no por los tirones que da, ocasionalmente, a la hora de reducir marchas a velocidad baja, al igual que al acelerar desde parado. Pero al César lo que es del César, independientemente de la marca, todos los cambios de doble embrague dan tirones. Y eso es así...

En nuestro comparador de seguros hemos calculado lo que costaría asegurar un Renault Clio GT TCe 120 EDC. Para calcular el precio, tomamos como referencia un hombre de 40 años, con 10 de antigüedad de carné y sin siniestros, que vive en Madrid, utiliza el coche a diario, aparca en un garaje colectivo y recorre hasta 20 000 kilómetros al año. Con estos datos, el seguro a todo riesgo más asequible lo ofrece AXA, por 405 euros.

Este coste podría ser menor si optas  por una póliza a todo riesgo con franquicia. En este caso, la más barata sería la de AXA. Cuesta 263 euros con franquicia de 260 euros.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Kike Ruiz

Kike Ruiz

Redactor de AUTO BILD

Todo sobre Renault

Renault

Buscador de coches