Skip to main content

Prueba

Motos

Prueba Yamaha X-Max 125 2018: uno de los mejores scooters para el carnet B

Prueba Yamaha X-Max 125 2018
Nota

9

Exprimimos al máximo la 'pequeña' de las X-Max, una Yamaha que se comporta como una auténtica 'grande'.

Desde que la normativa antiemisiones Euro 4 empezó a imponerse en las nuevas motocicletas, muchos scooters de 125 cc quedaron oficialmente perjudicados en aceleración y velocidad punta. Por eso, cuando uno prueba el Yamaha X-Max 125 2018, uno de los mejores scooters -también para el carnet B- que hay en el mercado, se se empiezan a caer algunos mitos. ¿Por ejemplo? Que las motos de esta cilindrada tienen que tener unas prestaciones muy limitadas... y hasta insuficientes en ciertas situaciones. 

La nueva X-Max llama la atención por su aspecto, aunque sea una superventas y se vea por todas partes en sus versiones de 125, 300 y, en menor número, en 400 cc.

Prueba nueva Honda Forza 125 2018 

Es un scooter GT de líneas actuales, dinámicas y con un punto de agresividad que resulta de lo más atractivo. El color de esta unidad de pruebas (Radical Red) le viene que ni pintado, por lo que la primera impresión es de lo más agradable antes incluso de acomodarse en su confortable asiento doble, con un pequeño 'respaldo' de separación entre las plazas.

Yamaha: todos los precios de 2018 actualizados 

Los LED delante y detrás, con el original detalle de un faro central y trapezoidal para la luz de largo alcance, le otorga mucha personalidad a la familia X-Max 2018. El las líneas afiladas de un cuadro en el que predominan los grandes relojes analógicos son una prueba más de que esta 'pequeña' 125 tiene muchos y merecidos aires de grandeza.  

Con la llave en el bolsillo, giro la rueda que hay en el escudo y un contundente sonido de escape da la bienvenida. Aquí es donde encontramos uno de los pocos aspectos discutibles de este vehículo: el motor es bastante más ruidoso que en muchos de sus competidores, pero es el aperitivo de unas sensaciones mucho más placenteras en cuanto giras el puño derecho. 

Ágil y divertida

Y así es. Suben las revoluciones, la X-Max acelera muy bien con sus 14 CV y enseguida adoptas una postura acertada, dinámica, pero cómoda y práctica, como todo en esta Yamaha de equilibrado chasis, buena protección aerodinámica, gran maletero, potente motor y bajos consumos. 

Nuevo Yamaha X-Max 125 2018

Si eres alto, tu posición al manillar será más que correcta, aunque con el paso de los kilómetros te sentirás un poco encajado. Máxime, cuando compruebas que los apoyapiés delanteros sirven para muy poco al estar demasiado cercanos y elevados respecto a los horizontales, perfectamente separados por la tapa de plástico que dan acceso a la toma de combustible (que impide que cuentes con el siempre agradecido suelo plano de otros scooters). 

En ciudad es una delicia moverse entre el tráfico con esta máquina, cuyo empuje se revela cada vez más notable. Pero a su vez, la entrega de potencia no es brusca; sólo al salir en un semáforo desde una rejilla metálica de ventilación o al iniciar la marcha sobre un suelo deslizante por unas gotas de lluvia, entra el control automático de tracción, que viene de serie. Otra posibilidad: la aceleración al sortear badenes de goma, en los que no te dejarás la espalda por el equilibrado tarado de suspensión, que brilla mucho en la nueva Yamaha X-Max 2018: es muy firme para velocidades medias y altas, pero no lo suficientemente duro como para resultar incómodo en las irregularidades propias de la ciudad. 

Sorpresa en carretera

Llega el momento de hacer una escapada por autopista. La prueba de esta Yamaha X-Max 125 2018, como toda máquina de semejante cilindrada, obliga a ser cauto al hacer adelantamientos fuera de la ciudad. Sin embargo, aquí puedes superar los 80 km/h sin ningún problema y llanear, según lo hagas en llano o en pendiente, a una media de 110-115 km/h.

Esto significa que puedes adelantar autobuses y camiones sin sufrir demasiado. Y en caso de necesidad, este motor te permitiría estirar hasta los 125-130 km/h, aunque te metas en la zona roja desde la máxima legal en autopista y autovía: los reglamentarios 120 km/h. Y lo mejor es que no existe un corte de inyección que te deje vendido ante un adelantamiento así o un momento puntual de 'pico' de potencia.

Durante esta prueba, tras casi 50 kilómetros fuera de la capital, me pasé dos salidas a una vía de servicio por lo bien que circulaba en autopista. Y eso es bastante significativo, ya que el terreno de una 125 cc en el extrarradio son esas carreteras no tan rápidas, en las que no tienes que ir sufriendo en los repechos. Aquí, sin embargo, te olvidas enseguida de que llevas bajo el asiento un motor de tan poca cilindrada. 

Y cuando por fin enlacé con el tramo de vía de servicio de mi habitual circuito de pruebas -que pica tanto hacia arriba- las recuperaciones fueron de lo más brillantes: pendiente hacia abajo, subida empinada, dos curvas a izquierdas y derechas, mayor inclinación hacia arriba... y donde otras 125 mucho más ligeras alcanzan unos 65-70 km/h hasta coronar, la X-Max 125 no baja de 80 km/h y sigue desarrollando velocidad hasta 95 km/h ¡y subiendo!

¿Los 'enemigos'? También, en casa

Frente a la competencia, pocas scooters GT de 125 cc pueden equipararse a esta X-Max. Quizás, por precio y prestaciones, el duelo más acertado sería contra la Honda Forza 125 (cuyo precio es de 5.000 euros), que no tiene control de tracción aunque sí un sistema 'Star-Stop' de lo más eficaz y aprovechable. 

Prueba Honda Forza 125

Curiosamente, si te planteas una moto así, a lo mejor las dudas te surjan sin salir del catálogo de la propia Yamaha. Aunque la Yamaha N-Max 125 (3.099 euros) es un producto muy redondo, la familia X-Max es un paso más en calidad premium y, sobre todo, deportividad.

Respecto a la Yamaha X-Max 300 (5.799 euros), la 125 está algo más limitada en prestaciones, pero también es más asequible, por precio (4.799 euros) y porque la puedes conducir con el permiso B de coche. Sin embargo, si posees ya el A2, notarás al salir a carretera unos motores menos 'apretados' en la 300 y la Yamaha X-Max 400 (6.699 euros)

Por eso, si quieres un scooter GT para no salir de la ciudad y hacer una incursión de vez en cuando a más de 50 km, esta X-Max 125 cc te servirá más que de sobra. Sin embargo, si vas a coger mucha carretera, aunque cumpla, será mejor que te decantes por la 300, en aras, sobre todo, de conducir un vehículo más desahogado y con una mecánica a la que no castigarás tanto. Y si en tu particular 'mix', vas a hacer muchos más km por carretera interurbana que ciudad, quizás debas saltar al modelo de 400 cc, un escalón menos justificable por el incremento de peso y precio a casi igualdad de prestaciones. Todas, eso sí, con un diseño muy atractivo, una calidad enorme, un comportamiento excelente y unas prestaciones y un dinamismo realmente interesantes. ¿Con cuál te quedas tú?

Datos técnicos de Yamaha X-Max 125 2018

  • 4 tiempos, refrigerado por líquido, SOHC
  • 130 km/h
  • 124 cc
  • 12,0 Nm a 6.500 rpm
  • 10,5 kW a 8.750 rpm (14 CV)
  • Horquillas telescópicas (110 mm) delante y unidad oscilante (75 mm) detrás.
  • Disco único, Ø 267 mm y disco único, Ø 245 mm
  • 2.185/775 mm/1.415 mm
  • 175 kg
  • 795 mm
  • 120/70-15 y 140/70-14
  • 13,0 litros
  • 2,7 l/100km
  • Euro 4 (emisiones: 63 g/km).
  • A1 y B
  • 4.799 euros
  • Gasolina

Conclusión

Lo mejor

Prestaciones, velocidad, maletero, suspensión, control de tracción, ABS.

Lo peor

Motor demasiado ruidoso, postura de conducción para gente alta, ausencia de fondo plano, precio.

Lecturas recomendadas