Skip to main content

Prueba

Maserati Ghibli S Q4: ¿merece la pena?

Maserati Ghibli S Q4: ¿merece la pena?

Nos ponemos al volante del nuevo Maserati Ghibli con tracción integral. ¿Merece la pena pagar por este extra? Te damos la respuesta.

En Maserati han pisado el acelerador: los italianos añaden con el nuevo S Q4 una innovación: ahora el Maserati Ghibli lleva tracción integral. Lo probamos.


¿Quieres descubrir los planes de Maserati para 2015? ¡Los desvelamos!

Las estrategias son parecidas. Da igual que sea Porsche, Jaguar o Maserati: todos aspiran a acaparar un trozo de mercado más grande. Por eso aumentan constantemente su paleta de modelos. Diésel, SUV, tracción integtral… Los clientes del segmento de lujo tienen más oferta que nunca. 

En Maserati ahora le sigue al Quattroporte su hermano menor, el Ghibli, destinado a competir con modelos como el Audi A7, y la marca tienen preparado un SUV para 2015.   

Pero volvamos a la berlina que nos ocupa. Maserati aumentó su gama de motores con un diésel de 275 CV (también para el Quattroporte) y ahora les añade tracción integral, en combinación con el V6 biturbo. No es una mala elección: el propulsor desarrollado mano a mano con Ferrari es un prodigio a la hora de subir de vueltas y emite un sonido, que ya desde el momento en que arranco, me pone la carne de gallina.

Sus 410 CV empujan con fuerza, y un generoso par de 550 Nm que se entrega ya desde muy abajo, a 1.750 revoluciones, hace que el motor sea muy elástico. El habitáculo del coche tiene un diseño elegante con materiales nobles y los acabados son sólidos, pero la calidad de algunos plásticos no pasa de aceptable.

Por defecto, el Ghibli circula con propulsión trasera, pero cuando las condiciones lo requieren el sistema de tracción reparte la fuerza hacia el eje delantero hasta un 50%. Un mecanismo que funciona muy bien y logra que raramente note pérdidas de agarre. 

Además, los 60 kilos extra que añade la tracción integral apenas se notan en términos de prestaciones y consumo. Si estás dispuesto a pagar los 3.500 extra que supone añadir tracción a las cuatro ruedas, sin duda es una opción que te recomiendo. Cuesta 97.010 euros.

Lecturas recomendadas