Prueba

Coches 4x4

Prueba: Hyundai Kona, el ataque al Seat Arona

Luis Meyer

16/06/2017 - 10:32

Ya nos hemos puesto al volante del nuevo pequeño SUV de Hyundai, eso sí, configurado para el mercado americano. En esta prueba del Hyundai Kona comprobamos que tiene muchas papeletas para ser todo un éxito... También en Europa.

El boom de los SUV se concentra en las carrocerías compactas. El Hyundai Kona deja clara la importancia que dan los coreanos al segmento B. Su nuevo SUV se vende en paralelo al Hyundai i20 Active y, junto a una plataforma totalmente nueva, recibe un diseño que sigue las tendencias. Ya nos hemos puesto al volante. Prueba: Hyundai Kona.

 

Lo primero que me llama la atención es su poderoso frontal, con la parrilla "Cascada" del Hyundai i30, y unos faros que se dividen en tres niveles, como en el Nissan Juke. Arriba están las luces diurnas de LED y los intermitentes, debajo otros LED opcionales para cortas y largas, y debajo del todo, se esconden los antiniebla. Para que quede clara su personalidad SUV, lleva protectores de plástico en los pasos de rueda, que se prolongan por el morro.

VIDEO: Hyundai Kona, a fondo

 

Se ofrece con carrocería de dos tonos: el techo, negro o gris, y el resto, con 10 colores a elegir. Las llantas pueden ser de hasta 18 pulgadas, y las medidas son contenidas a la par que proporcionadas: 4,16 de largo, 1,80 de ancho y 1,55 de alto. La batalla es generosa con 2,60 metros, gracias a unos voladizos muy cortos. Por cierto: esta es la misma plataforma que tendrá el Hyundai Stonic, que llegará en otoño de 2017.

Por dentro, el Kona es algo más convencional que por fuera. Esto no es malo, al contrario: todo está donde tiene que estar, y uno enseguida se hace a los elementos de control. El espacio es desahogado incluso para adultos de gran estatura, y los asientos delanteros son realmente cómodos. Detrás, adultos de hasta 1,95 metros no tocarán el techo con la cabeza. Con todo, mejor dos que tres, si se va a realizar un viaje largo. El espacio para las piernas, eso sí, nos ha sorprendido para bien. Los 2,60 metros de batalla se notan en el habitáculo.

 

Para que el conductor no desvíe la vista de la carretera, equipa un head-up display con información del navegador, música y por supuesto, de la conducción. Hyundai prefiere no seguir la moda de concentrarlo todo en una pantalla táctil, y el climatizador y el infortainment se manejan por botones físicos. Otra cosa que nos ha gustado: las diferentes tonalidades que recorren el interior, le despiertan a uno una sonrisa en la cara.

¡Arrancamos! 

Hemos probado la versión gasolina de 177 CV, con un ajuste del chasis pensado para el mercado americano. Por eso tira a la suavidad, y lo cierto es que absorbe muy bien los baches. Sin embargo, para el gusto europeo el tacto de la dirección es demasiado difuso, y no se siente ágil, a pesar de su contenido tamaño. Pasar del modo Confort al modo Sport apretando un botón, no cambia demasiado esta percepción. Con todo, los ingenieros de Hyundai han asegurado a AUTOBILD que las versiones para el mercado europeo tendrán un comportamiento más dinámico y directo. Les tomamos la palabra. 

¿Buscas un SUV que se adapte a ti? ¿Un rival para el Seat Arona? Encuentra el tuyo rápidamente en nuestro recomendador. 

Hemos probado 1 versión del Hyundai Kona

Lecturas recomendadas

Todo sobre Hyundai

Hyundai

Rivales del Hyundai Kona

Buscador de coches