Prueba

Porsche Cayenne 2014, a prueba

José Armando Gómez

12/12/2014 - 16:19

Nos hemos puesto al volante del Porsche Cayenne 2014 para probar la última generación del SUV alemán en sus versiones S Diesel, S y Turbo. ¿Quieres saber cómo van? Sigue leyendo.

A primera vista, el Porsche Cayenne 2014 presenta ligeros cambios exteriores con respecto al anterior (en este avance del Cayenne puedes encontrar más información). Se han retocado el frontal (nuevas tomas de aire, ahora activas, que regulan el flujo de la toma de refrigeración), los pilotos traseros y algunos pequeños detalles para actualizarlo, pero las líneas maestras de fuerza, deportividad y robustez siguen siendo las mismas. En el interior se sigue el mismo estilo, aunque destaca el nuevo volante multifunción heredado del 918 Spyder y los asientos traseros, que ahora pueden pedirse con ventilación.

Hablando del equipamiento del nuevo Porsche Cayenne 2014, los faros bixenon son de serie y los modelos más altos de gama llevan iluminación por LED. También destacan los dispositivos de seguras activa como el control de crucero activo, el avisador de cambio de carril involuntario, detección de obstáculos en ángulo muerto o el sistema de frenada de emergencia activa, capaz de detener el vehículo de forma autónoma en una situación de peligro.

Más novedades, en esta ocasión bajo el capó, con una interesante revisión de la gama de motores. El diésel (V6 turbo) cuenta con 262 CV, el S Diesel (V8 turbo) 385 CV, el Cayenne S (V6 biturbo) 420 CV Cayenne Turbo (V8 biturbo) 520 CV. Además, esta generación estrena la nueva versión S E-Hybrid, híbrido paralelo enchufable con el motor V6 biturbo y una potencia combinada de 416 CV. Cifra que contrasta radicalmente con la de consumo, ya que anuncia solo 3,4 litros a los 100 kilómetros. Además, es capaz de rodar entre 18 y 36 kilómetros (según el tipo de conducción y el recorrido) en modo completamente eléctrico. Este será el último en llegar al mercado (segunda quincena de noviembre) mientras que las versiones gasolina y diésel llegarán a los concesionarios el próximo 11 de octubre y ya se admiten pedidos.

Porsche CAyenne Turbo

En nuestro caso, hemos podido conducir el Cayenne S Diésel y el Turbo, en recorridos urbanos, autovía y carretera de montaña. Mientras que con el Cayenne S, además, hemos podido rodar por pistas off-road.

Porsche Cayenne S Diésel

Empezamos por el 'pequeño', versión más potente de la gama de gasóleo, con el motor V8 4.2 turbodiésel de 385 CV. El ronroneo de la mecánica disimula el combustible que la hace funcionar. No parece un diésel ni por como suena ni por como corre. Porque con un par motor de 850 Nm entre 1.750 y 2.500 rpm es capaz de lanzarte de 0-100 km/h en sólo 5,4 segundos,con una velocidad máxima de 252 km/h. De hecho, la sensación de velocidad es aún mayor por la fuerza que demuestra esta poderosa mecánica. El consumo homologado para este modelo ronda los 8,0 litros, cifra que cumple siempre que hagamos un uso eficiente del pedal del acelerador. Aunque reconozco que no siempre es fácil resistirse a la tentación de hundir el pie derecho hasta tocar la moqueta y sentir como nos incrustamos en el respaldo del asiento. 

Porsche Cayenne S

Nos pasamos a la gasolina y la cosa cambia. No por las prestaciones pero sí por la forma en la que llegamos a ellas. El V6 biturbo de 3,6 litros es saca su garra deportiva desde el primer momento. La escasa décima de segundo que pierde en aceleración con respecto al S diésel (0-100 en 5,5 segundos) la gana en sensaciones cuando vemos -y sentimos- la aguja del cuentarrevoluciones por encima de las 5.000. El consumo de esta mecánica ronda los 9,5 litros y su velocidad punta es de 259 km/h, cifras que dejan aún más claro las pocas diferencias que existen entre las versiones gasolina y diésel más parejas. En la práctica son igual de rápidos y solo estamos hablando de un tema de sensaciones al volante. La fuerza descomunal del Cayenne S Diesel contra la garra y el carácter del gasolina. 

Interior Porsche Cayenne 2014

Nuestra ruta off-road transcurrió precisamente al volante de este último. Junto con uno de los monitores de Porsche pudimos recorrer las pistas más extremas que serpentean entre los montes de la finca de Les Comes (a unos 70 kilómetros de Barcelona). Sin necesidad de montar neumáticos especiales, es decir, con el equipo de serie y desde el absoluto confort interior del modelo alemán, el instructor nos guía arriba y abajo por caminos cada vez más duros y rotos. Piedras, roderas, pendientes imposibles tanto de subida como de descenso. No me canso de insistirle a mi acompañante lo fácil que todo resulta detrás del volante del nuevo Porsche Cayenne. Incluso los obstáculos más violentos se sortean con la misma facilidad con la que se sube la rueda a un bordillo de una acera. Es impresionante la capacidad para escalar de un coche que sí, es cierto que es un SUV, pero siempre presumirá de la etiqueta de vehículo deportivo tanto por su enfoque como por la idiosincrasia de quien lo firma. Pues que no quepa la menor duda de que el Cayenne ha sido y sigue siendo una referencia en cuanto a conducción extrema fuera del asfalto. Con un simple ajuste de la altura de la suspensión y la opción de bloquear los diferenciales, se puede pasar por cualquier sitio sin pestañear. Desconozco si algún cliente de Porsche y, más concretamente, de Cayenne, lee estas líneas movido por la curiosidad del lanzamiento del nuevo modelo. Tampoco sé si habrá tenido la oportunidad de poner a prueba la capacidad campera de su coche. Si es así, te invito a hacerlo (¡cuanto antes!) porque la experiencia es realmente sobrecogedora. 

Porsche Cayenne S 2014

Porsche Cayenne Turbo

Terminamos con el rey de la gama. El Porsche Cayenne Turbo 2014, al igual que sus hermanos de catalógo, se pone 'a dieta' para reducir sus consumos (ahora 11,2 litros a los 100 km/h) sin tocar ni uno de sus 520 CV. El V8 4.8 biturbo es un motor extremo capaz de lanzar esta mole de más de 2.000 kg por a 100 km/h en solo 4,5 segundos. Con el turbo nos metemos en autopista y aprovechamos 'el permiso' del carril de aceleración para experimentar lo que se siente en el despegue del 'jumbo' de Stuttgart. Acompañados por un bramido inconfundible, hay que echar un vistazo rápidamente al velocímetro para saltarse las normas. 

Porsche Cayenne Turbo 2014

Para finalizar, decir que es común a todas las versiones probadas la caja de cambios secuencial Tiptronic S de ocho velocidades. Aunque, cuando pisamos a fondo, notamos la sacudida de la enorme potencia de cualquiera de los modelos en algunos saltos. La precisión y velocidad del modo automático (D) no hace que echemos de menos el modo manual (M), aunque siempre podremos conectarlo para jugar con las levas que hay detrás del volante. No obstante, un número tan elevado de velocidades exige cierto periodo de adaptación para sacar lo mejor del la opción manual del cambio. Por cierto, la caja de cambios es la principal responsable del nuevo 'modo a vela' con el que se desacopla cuando levantamos el pie del acelerador para realizar una conducción eficiente y rodar con el mínimo gasto de combustible. Hablando de opciones y funciones, podremos seleccionar entre los tradicionales modos de conducción completados con el paquete Sport Chrono, con la nueva función 'Performance Start' con la que los registros de aceleración de todos los modelos bajan 0,1 segundos. 

Por otro lado, chasis y dirección, perfectos, lo mismo que los frenos, infatigables en el recorrido que hemos podido realizar con los tres modelos, en total, de unos 250 kilómetros. El Porsche Cayenne se renueva, refresca su imagen, amplía su equipamiento y ajusta sus motores para seguir siendo la referencia de su segmento. A nosotros, en apenas una mañana, nos lo ha dejado bastante claro.

El Porsche Cayenne 2014 estará presente en el Salón de París 2014. Echa un vistazo a las imágenes de esta galería con las novedades del Salón de París 2014.

Prueba a fondo del Porsche Cayenne S Diesel 2015 (Por Kike Ruiz)

Arranco el enorme V8 y el sonido que llega a mis oídos me sorprende gratamente: es fuerte, grave, rotundo... Son los mejores decibelios que he escuchado nunca extraídos de un motor diésel. Pero lo mejor llega después: pongo la palanca del cambio en la ‘D’ y piso a fondo. Los 385 CV provocan una tremenda sacudida que me aplasta contra el respaldo. Sin quererlo he desatado la furia de un modelo que ha recibido unos pequeños retoques estéticos para ponerse al día. Afectan al frontal, los paragolpes, las aletas delanteras y las tomas de aire. Visto desde la zaga podrás distinguir también los nuevos pilotos, las salidas de escape y el tirador del portón automático.En el interior, este restyling modifica el volante (herencia del Macan) y los asientos traseros, que están mejor moldeados para que sus ocupantes se sientan como en su casa.  

Pero volvamos a la brutalidad de este Cayennes S Diesel 2015, que llega a desarrollar un par motor de nada menos que 850 Nm. Con semejante fuerza te va a dar igual la marcha en la que circules. Si hundes el pie derecho, los ocho cilindros sobrealimentados siempre van a estar dispuestos a dejarte con la boca abierta y a acelerar sin vacilaciones los casi 2.300 kilos de peso de este Cayenne. 

Como la potencia sin control no sirve de nada, en Porsche han sabido dar con la tecla para que puedas disfrutar de toda esa fuerza sin reparos. El chasis cuenta con un esquema muy apropiado que sabe contener las inercias de forma acertada, pero si quieres convertir a este Por-sche en todo un atleta mastodóntico lo podrás hacer echando mano de la tecnología que tienes a tu disposición. Lo malo es que tendrá que ser a golpe de talonario, ya que cada opción no es precisamente barata. Si le sumas el paquete Sport Chrono, la suspensión neumática y el bloqueo del diferencial trasero, vas a fabricar un Porsche Cayenne plenamente disfrutable y de reacciones muy dinámicas, pero el precio final se va a encarecer en más de 6.500 euros. A poco que sigas sumando de aquí y haya, te vas a poner fácilmente en los 120.000 euros. ¿Es una crítica? Claramente sí, ya que no se entiende que elementos como el radar de parking, una simple toma USB o los asientos calefactables (entre otros elementos) tengas que pagarlos aparte. 

Así es la política de la marca de Stuttgart y no solo pasa en la gama del Cayenne 2015. Menos mal que todo esto se te olvida cuando ves las posibilidades de un modelo que se desenvuelve igual de bien en asfalto como fuera de él. Con los neumáticos apropiados, este Porsche es capaz de superar obstáculos complicados y mirar de tú a tú a los especialistas en campo. Pero llegados a este punto, ¿qué más le pides a un coche así? Pues que sea familiar, ¿verdad? Y ahí, nuevamente, el Cayenne te sorprende, porque cumple sobradamente con tus expectativas: echas la mirada hacia la fila trasera y te das cuenta de que tus acompañantes van a poder disfrutar de muchos centímetros de comodidad. Como pasaba hasta ahora, la banqueta trasera se desplaza en longitud para que puedas aprovechar mejor la zona de carga. En ese sentido, y por muy exigente que te pongas, tampoco creo que puedas tener queja de un maletero que en configuración de cinco asientos ya te ofrece 670 litros de capacidad.  Tu única preocupación va a ser sujetar bien la carga para que cuando saques a pasear los 385 CV de golpe lo que lleves no acabe como el rosario de la aurora. 

Conclusión

Lecturas recomendadas

Buscador de coches