Skip to main content

Prueba

Prueba del Opel Grandland X 130 CV, ¿necesita más?

Opel Grandland X
Nota

8

Todo depende de lo que necesites...

Prueba del Opel Grandland X con nuevo bloque diésel y una pregunta en el aire ¿es suficiente?. Un gran coche, con un gran motor, pero que debería tener 50 CV más. Es el comentario de uno de nuestros compañeros sobre el Grandland X con el nuevo bloque diésel de 130 CV. ¿Podría haber tenido más potencia? ¡Claro que sí! Pero también sería más costoso: al comprarlo, al contratar el seguro y al pasar por el surtidor de la gasolinera. Para nosotros, estos son suficientes motivos para darle una oportunidad al pequeño bloque de 1,5 litros y, por eso, lo hemos analizado a fondo. 


El Grandland X, que se fabrica en la planta francesa del Grupo PSA en Sochaux, está dentro de la gama de Opel desde hace un año. El hecho de que se trate de un Peugeot 3008 oculto bajo las líneas del diseño de Opel, no tiene por qué ser ningún inconveniente, ya que el modelo francés es un buen coche. Pero al entrar en el Grandland X, uno tiene la sensación de que hay detalles de acabado mejorables. Por ejemplo, la pequeña guantera a la izquierda de la columna de la dirección prescinde de dos cosas básicas: un correcto cierre y una superficie de fieltro para amortiguar los ruidos cuando dejas algo en su interior.

Detalles del interior que nos hemos fijado...

El revestimiento de la columna de la dirección y el compartimento de las cortinillas enrollables de las puertas traseras no están pulidos al 100%, de modo que tienen bordes tan afilados que podrían llegar a dañar a los niños de la casa. Estarás pensando que son pequeños detalles pero, normalmente, Opel cuida mejor estos aspectos. Hay que decir que al Peugeot 3008 lo han tratado mejor y no tiene estos fallos. No obstante, el Opel Grandland X tiene otras virtudes. Por ejemplo, sus ergonómicos asientos, que proporcionan un confort excepcional. También es muy cómodo el manejo general de los elementos de control del habitáculo. Todo es muy intuitivo desde el principio. Tanto es así, que los clientes que lo usan por primera vez no necesitan licenciarse en ingeniería informática para aprender a usar el ordenador de viaje, como sí sucede en otros modelos. Eso sí, se podría mejorar la navegación entre menús del sistema multimedia y del propio navegador.


¿Qué ofrece este nuevo motor?


Pasemos al rendimiento del propulsor diésel. Lo cierto es que este 1,5 litros da un salto evolutivo en potencia. Sustituyó el pasado mes de abril al anterior bloque de 1,6 litros, que desarrollaba 120 CV. Ofrece 10 caballos más de potencia pero, sobre todo, es un motor más ecológico y supera la exigente norma Euro 6d-TEMP de emisiones. Sobre el papel ya vemos que todo son bondades, pero ¿cómo va en carretera? Pues bastante bien, ya que el motor de Peugeot empuja con alegría y elasticidad. No adolece de esa pereza inicial que caracteriza a muchos motores actuales que cumplen la normativa Euro 6d-TEMP. El 1.5 CDTi sube de vueltas de forma lineal y desde solo 1.750 rpm entrega su par motor máximo de 300 Nm. 

Comparativa Volvo XC40, BMW X2 y Opel Grandland X


Por cierto, una cosa a tener en cuenta: el cambio automático de ocho velocidades opcional cuesta 1.700 euros, pero es totalmente aconsejable, ya que se ha mostrado como el compañero ideal de este motor. Hace que el coche salga de los semáforos con decisión y a elevadas 
velocidades, gracias a sus largos desarrollos, mantiene la aguja del cuentavueltas abajo. Lo que agradecen, al mismo tiempo, tus oídos y tu bolsillo. Solo se permite alguna travesura cuando pisas a fondo el acelerador de forma continuada. No sube de marcha y deja que el cuatro cilindros aúlle, como pidiéndole
 misericordia a su conductor. 

Opel Grandland X 2.0 CDTi 177 CV


Con una aceleración de 0 a 100 km/h en torno a los 11 segundos (la cifra oficial es de 12,3 s) y un peso en vacío, en la báscula, de 1.491 kilos, este Opel es un coche cómodo, pensado para viajar con unas prestaciones correctas. Eso sí, nos ha llamado la atención lo poco comunicativa que es la dirección.
Lo mismo puede decirse del chasis. Su setup hace que el Grandland X se ponga a subvirar pronto y, lógicamente, el control de estabilidad entra en escena rápidamente. Pero se lo perdonamos, porque es un coche seguro. Prueba de ello son sus frenos, que detienen el coche desde los 100 km/h en tan solo 34,3 m. 
 

Conclusión

Lo mejor

Consumos muy ajustados y confort de marcha en toda circunstancia

Lo peor

Al motor le vendría bien una inyección de potencia extra

Lecturas recomendadas