Logo Autobild.es

Hemos probado el Mercedes-AMG GLC 63 S E Performance: el 4 cilindros más potente del mundo

Redacción AUTO BILD

Ya no lleva un V8 rugiente: en el Mercedes-AMG GLC 63 ahora ronronea un motor de cuatro cilindros con E-Boost. ¿Es realmente suficiente? AUTO BILD realiza la primera prueba.

Las razones del downsizing extremo en el Mercedes-AMG GLC 63 son evidentes: menos emisiones de CO2, al menos en condiciones de laboratorio, y los de Stuttgart pueden monetizar aquí su experiencia en la Fórmula 1 con el equipo Petronas. Si realmente vale la pena la reducción de motor en este Mercedes es lo que vamos a aclarar en esta prueba. 

Motor del Mercedes-AMG GLC 63

La vista del motor M-139, el cuatro cilindros más potente del mundo, despierta orgullo en el propietario: "By Alexandre Miranda" – la firma del constructor responsable del motor demuestra que el bloque aún viene de Affalterbach. 

El motor de combustión de dos litros desarrolla orgullosos 476 CV, en lugar de los 510 del predecesor, pero ahora tenemos 680 CV de rendimiento del sistema, gracias a tres motores eléctricos. El más potente se encuentra en el eje trasero y empuja en modo Boost con 204 caballos adicionales (95 de potencia constante), asistido por un generador de arranque y un pequeño motor eléctrico controlado electrónicamente que mantiene el eje del turbo en movimiento.

En términos de dinámica longitudinal, el cálculo de los ingenieros solo se cumple en la parte inferior: de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos (el modelo anterior lo hacía en 3,6 segundos). Para el sprint a 200 km/h, el modelo anterior necesitaba medio segundo menos: 13,5 segundos. Incluso el sprint intermedio de 80 a 120 km/h en sexta marcha lo realiza más rápido el antiguo GLC 63 S 4Matic+: 4,8 segundos en lugar de 7,2.

 

Hablamos de una reducción a la mitad del número de cilindros, pero 280 kg más pesado: ¿realmente funciona el concepto? El consumo de prueba es aproximadamente el mismo para ambos, algo más de 14 litros/100 km. Y una vez más surge la pregunta sobre el sentido del downsizing.

Comportamiento

El problema del nuevo modelo es evidentemente su peso de más de 2,3 toneladas, que contrarresta todo el esfuerzo técnico. Así que las únicas ventajas son la distribución equilibrada del peso (el modelo anterior era mucho más pesado en la parte delantera, con un 56) y la ausencia de un “agujero” del turbo. Solo a unos 120 km/h hemos notado una mínima caída de potencia en el nuevo modelo.

Como antes, con amortiguadores adaptativos pero sin suspensión neumática – a favor del tiempo de respuesta – este GLC extremo sigue teniendo una suspensión deportiva rígida, pero más manejable que su predecesor. Una impresión probablemente reforzada por las llantas forjadas y los discos de freno cerámicos, que reducen las masas no suspendidas y cuestan en conjunto cerca de 6.000 euros adicionales.

Nuestros gritos de entusiasmo sobre la potencia de empuje casi instantánea habrían sido aún más agudos si pudiéramos borrar al predecesor V8 rugiente de la memoria. El nuevo es un festival de artificialidad, completamente sintético como una bebida energética, pero es impresionante la presentación de todas sus pantallas de telemetría, diseñadas como en un coche de carreras profesional: ángulo del volante, grado de bloqueo del eje trasero o velocidad del motor eléctrico se muestran como gráficos.

Hemos probado el Mercedes-AMG GLC 63 S E Performance cockpit

Y la representación holográfica giratoria de un reloj IWC con función de cronómetro lo supera todo. Pero también podrían haber instalado un auténtico IWC en el cockpit.

Interior

Todas las pistas de carreras imaginables del mundo ya están programadas en el modo Track, con valores de referencia. También hay un Launch Control a bordo, utilizable a partir de 50 grados de temperatura de la transmisión.

Los asientos deportivos del GLC de alto rendimiento ofrecen mucho soporte lateral, el espacio en la segunda fila es más que suficiente para adultos, incluso para viajes largos.

Hemos probado el Mercedes-AMG GLC 63 S E Performance cockpit iwc

En comparación con el GLC estándar, el plug-in pierde 150 litros de volumen de carga – la batería necesita espacio.

Factores para decidir la compra

Mucho cálculo ingenieril y un rendimiento de conducción increíble, pero falta la emocionalidad del V8. Y para un cuatro cilindros, el GLC 63 es extremadamente pesado. La telemetría está bien diseñada, pero lo hace parecer aún más sintético.

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: SUV deportivo

Valoración

Nota8

Lo mejor

Respuesta del motor lineal y sin los típicos "agujeros" del turbo, comportamiento deportivo, tecnología y equipamiento. 

Lo peor

Mejor un poco algunas mediciones, pero el tacto general es sintético. Peso demasiado elevado, consumo igual que en el V8.