Skip to main content

Prueba

Prueba del Mercedes GLC facelift. Cambia en detalles importantes

Prueba: Mercedes GLC facelift

Se pueden hacer pedidos ya desde este mes, pero no se entregarán hasta el verano. Nosotros ya hemos podido ponernos al volante de un modelo de preserie, para poder contarte nuestras primeras impresiones. Por fuera, lo cierto es que no hay demasiados cambios en el Mercedes GLC facelift: las luces de LED de serie son algo más rasgadas ahora, y lo cierto es que casa mejor con el nuevo lenguaje de diseño de Mercedes. Aunque no es lo único, y hay unos cuantos detalles nuevos que hemos ido descubriendo en esta prueba del Mercedes GLC facelift.

No te pierdas: Novedades 2019

Seguimos con los faros y el diseño frontal: si no te basta con las luces de serie, puedes pedir las LED con tecnología Multibeam. Y en cualquier caso, el morro se ve ahora un poco más bajo, y más contundente. La nueva parrilla lleva el doble de lamas y una rejilla romboide. Y los diseñadores de Mercedes no se han cortado en aplicar más cromados en el exterior.

VÍDEO: Aquí tienes el Mercedes GLC facelift al detalle

Los pilotos traseros llevan ahora nuevos gráficos, y el paquete opcional AMG Line lleva, entre otras cosas, una parrilla delantera cromada con estética de diamante, y embellecedores de escape angulosos. La primera prueba del Mercedes GLC facelift la hicimos en parado, en el Salón de Ginebra, y nos centramos en el habitáculo.

El salpicadero y los elementos de control de la consola central son los mismos del modelo anterior a este lavado de cara. Pero el volante es completamente nuevo, e incorpora ahora superficies táctiles para el manejo de la instrumentación combinada y el sistema infoentretenimiento, que desde el facelift será el MBUX, y permitirá una gran amplitud de usos por medio del control por voz.

El monitor fijo del salpicadero será de siete pulgadas de serie y, en opción, podrá pedirse uno más grande de 10,25. Con el nuevo sistema desaparece el Command Controller de la consola central, que será sustituido por un 'touchpad'. Aunque la instrumentación se sigue ofreciendo en las clásicas formas circulares, ahora es totalmente digital y agrupa todas las funcionalidades del MBUX.

La solución, sinceramente, nos parece más elegante que la del Mercedes Clase A. En esta prueba del Mercedes GLC Facelift hemos comprobado que la segunda fila sigue siendo espaciosa, y adultos de 1,80 metros van bastante desahogados. Los acabados generales son impecables.

¡En marcha!

Prueba: Mercedes GLC facelift

Antes de su debut, hemos podido hacer una prueba de un Mercedes GLC Facelift de preserie en el norte de Suecia. La primera impresión ha sido que, con el chasis adaptativo y la dirección deportiva del GLC Coupé, ajora es mucho más dinámico. Montaba el conocido dos litros gasolina de 258 CV del Clase C, con una red de abordo de 48 voltios.

La energía de la frenada almacenada se devuelve en las aceleraciones, y en conjunto con el cambio automático de nueve relaciones con convertidor de par, forman un todo muy armónico en su respuesta. En teoría, este sistema debe ahorrar hasta un 15% en el consumo.

¿Cuál es tu coche ideal?

Hemos probado 10 versiones del Mercedes GLC

Rivales del Mercedes GLC

Y además