Skip to main content

Prueba

Prueba Fiat 500C, estilo sobre estilo

Fiat 500 C apertura
Nota

8

Estilo italiano al aire. Le encantará

Probamos un coche estiloso donde los haya, el nuevo Fiat 500C. Protagonista de una de las películas míticas de la cinematografía mundial: 'La Dolce Vita' de Federico Fellini exhibe una serie de noches y mañanas a lo largo de la Via Veneto de Roma. Sus gentes, sus costumbres, la vida en los años 60, llena de glamour y de gusto por lo auténtico. Pues así es el vehículo de estas páginas, una serie especial que intenta reflejar precisamente eso: cómo puedes tener una vida todavía más dulce y glamourosa solo por vivir el día a día con un coche como éste.  
Y es que, aunque el Fiat 500 ha tenido, tiene y tendrá multitud de versiones diferentes, por ser un tipo de coche tan dado a acoger todo tipo de personalizaciones, la que nos ocupa es, si cabe, más especial...


El 4 de julio de 1957 salió de la factoría de Turín este urbanita que, después de dos millones de unidades vendidas, cumple 60 años. Por eso, lo ha celebrado a lo grande, con dos ediciones especiales: la primera es numerada y limitada, la 60th; la segunda es la que he podido probar en un pequeño recorrido precisamente en las cercanías de esta ciudad italiana: el Fiat 500 Anniversario.

Fiat 500C, con C de cabrio


Aunque yo he elegido la versión cabrio de este Fiat (de ahí la 'C' en su nombre), lo tienes también en configuración normal. Lo que más llama la atención, como ves a la izquierda, es el color de su pintura. Hay cuatro donde elegir. El único que no lleva un coste añadido es el Gris Carrara, pero este Verde Riviera (450 euros) es el que llevaba nuestra unidad y no le sentaba nada mal. Seguro que también te has fijado en esas llantas vintage de 16 pulgadas. Estas sí son de serie y, además, de aleación, aunque no lo parezca... 
Ese color tan especial y llamativo inunda el interior con su salpicadero y demás detalles en el mismo tono. Además, los asientos también parecen salidos de otra época, ya que cuentan con un tejido con rayas horizontales, ribetes y el logo 500 bordado en el color de la carrocería. 

Fiat 500 C detalle


A nivel de equipamiento, una serie tan especial no podía salir al mercado sin la posibilidad de un sistema de infotainment a la última. Eso sí, habrá que rascarse el bolsillo, aunque los precios de esta tecnología sean bastante asequibles. Lo imprescindible: la radio Uconnect con pantalla táctil de siete pulgadas y navegador, que cuesta 750 euros. A partir de ahí, puedes añadir diversos elementos que mejorarán la conectividad, como la posibilidad de conexión Apple Carplay o Android Auto por 200 euros, o el sistema de sonido Beats Audio, por 400 euros.

Fiat 500 C delantera


Mecánica sencilla, ¿para qué quieres más?


Y tanto. Y es que en este vehículo no es lo importante. Cuenta con un pequeño motor de cuatro cilindros, con poco más de 1.200 cc y solo inyección indirecta. Por eso, sus 69 CV no te dejarán pegado al asiento. Pero... ¿quién necesita esas sensaciones? ¿Acaso eres piloto de Fórmula 1? Vale, Fernando, tú sí, pero... ¿y los demás? No, fuera de bromas, no le hubiera sentado bien. A bordo de este cabrio tan especial, debes ver pasar la vida con tranquilidad, disfrutado de cualquier trayecto sin prisa y sí con ganas de observar a tu alrededor, de disfrutar cuando te miren pasar, de conducir orgulloso un coche que a buen seguro despertará envidias. Aunque no tenga tropecientos mil caballos.
La suspensión es firme, la dirección muy suave (para algunos seguro que demasiado, aunque no aprietes el botón City que la suaviza todavía más) y la caja de cambios manual de cinco velocidades muy agradable de accionar. ¿Para qué quieres más? 

Fiat 500 C detrás

Yo te recomiendo que optes por esta versión cabrio, con techo de lona practicable con múltiples posibilidades de apertura. Claro que si optas por la carrocería cerrada, te ahorrarás 2.800 euros y, sin extras, con descuento y financiación incluida, lo puedes tener desde poco más de 12.000 euros. Lo sé, te ha cambiado el gesto... pero estoy seguro de que te arrepentirás de no tener esa capota cuando llegue el buen tiempo. 
Y, hazme un favor... en su equipo de sonido restringe al máximo la emisión de canciones pachangueras... Si suena alguna sinfonía de Bach, como sucedía en la tercera secuencia diurna de la famosa película, entonces sí... experimentarás la auténtica Dolce Vita.

Conclusión

Lo mejor

Imagen distinguida, equipamiento de serie completo

Lo peor

Precio elevado, espacio en el interior y rumorosidad

Lecturas recomendadas