Logo Autobild.es

He probado uno de los SUV más potentes del mundo: Dodge Durango Hellcat de 710 CV

Prueba del Dodge Durango Hellcat de 710 CV

Redacción AUTO BILD

- Actualizado:

En realidad, el Dodge Durango es un SUV como cualquier otro y nadie extraña el modelo estadounidense en las carreteras europeas. Pero en su variante Hellcat se convierte en un coche deportivo. Ya lo hemos probado. 

Sí, es cierto, Donald Trump pone a prueba nuestro amor por América en este momento. Y Elon Musk, como una mezcla de misionero eléctrico, visionario colono de Marte y ambiguo defensor de la libertad de expresión digital, no es precisamente una figura simpática. 

Pero hay algunas constantes que nos reconcilian con el país de nuestros sueños: buena música rock, hamburguesas, BBQ y motores V8 con una fuerza como la de Arnold Schwarzenegger en sus mejores años. Y todo eso es mucho más duradero que cualquier político o celebridad, por muy influyentes que sean.

Al menos Dodge, sigue siendo fiel al motor V8. Aquí, muchas marcas adoptan una postura ecológica, cantan alabanzas a la movilidad eléctrica y apuestan por motores tricilíndricos mild-hybrid. 

Incluso Jeep y Ram ahora confían más en el Hurricane que en el Hemi, y reemplazan el encantadoramente viejo V8 por un nuevo V6 turbo cada vez más. Pero así como Springsteen sigue gritando "Born to Run" y en Burger King todavía asan a la parrilla sobre llamas abiertas, al menos Dodge sigue ardiendo con ocho llamas, y muy intensamente.

 

Dodge Durango Hellcat con 710 CV

Al menos con el Hellcat, la versión deportiva pecaminosamente hermosa del motor de 6.4 litros. Y no solo lo montan en el Challenger y el Charger, sino también en el Dodge Durango, convirtiendo a este modelo estadounidense en uno de las SUV más potentes del mundo. Olvídense del Lamborghini Urus, Aston Martin DBX, Bentley Bentayga o Porsche Cayenne: con 710 CV, el Hellcat-Durango muestra quién manda.

Sí, está disponible desde unos 70,000 euros, con un V8 convencional de no menos de 5.7 litros y al menos 360 CV. Pero siguiendo el lema "ya que estamos, vamos con todo", mejor optar por el Hellcat de en torno a los 155.000 euros.

En un gris discreto, el coche de prueba no está ahora en un estacionamiento de Michigan, sino en el centro de Hesse, una ciudad alemana: 5.11 metros de largo, 2.7 toneladas de peso, parece como si fuera a devorar al Opel Grandland de al lado para el desayuno. 

Y solo hay que encender el poderoso motor para entender por qué el color no se llama gris ratón, sino "Destroyer Grey". Porque como si alguien hubiera abierto las puertas del infierno, el Dodge ruge incluso en reposo y uno casi espera que las llamas salgan de las fosas nasales que cortaron en el enorme capó en Detroit.

Comportamiento: 889 Nm despliegan su efecto demoníaco

Y en el momento en que el pie presiona el acelerador por primera vez, se siente el fuego, incluso sin verlo. Acompañado por el silbido y el chillido del compresor, 710 CV y 889 Nm despliegan su efecto demoníaco, catapultando al coloso a 100 km/h en 3,6 segundos, y con suficiente valentía y una recta suficientemente larga, o mejor ambas cosas, pronto se alcanzan los 290 km/h. Así sonaría si la Motown tocara speed metal.

Dodge Durango Hellcat de 710 CV zaga

Por supuesto, hay SUV en esta clase de potencia que son más precisos que el Durango, que en una carretera de montaña ofrecen más diversión y requieren menos confianza en Dios. Porque cuanto más cerradas son las curvas, más fuerte hay que agarrar el volante y más corto se vuelve el aliento, incluso si se ha puesto la suspensión adaptativa en modo Sport y los amortiguadores se endurecen en consecuencia. 

Y un poco de previsión al frenar tampoco estaría de más, a pesar de los discos del tamaño de platos de pizza en las llantas de 20 pulgadas. Porque el Durango no es una herramienta de precisión como un Porsche, sino un ariete que golpea toda la fuerza en la carretera.

Interior

Y ya que estamos con nuestras críticas minuciosas: un poco más de atención al detalle y más refinamiento en la selección de materiales le vendrían bien al Durango, y una actualización para el sistema de infoentretenimiento digital tampoco estaría mal. 

Dodge Durango Hellcat de 710 CV zaga cockpit

Especialmente si se compara con la élite apresurada de los SUV europeos. Pero en primer lugar, todos ellos tienen menos potencia. En segundo lugar, son el doble de caros. Porque aunque 150.000 euros es mucho dinero para un coche estadounidense con un motor tan potente, el Hellcat es una ganga en comparación con AMG y compañía, sin mencionar a Lamborghini, Bentley o Aston Martin.

Cerveza y hamburguesas en lugar de alta cocina. Y en tercer lugar, todos ellos, desde el DBX hasta el Urus, tienen mucho menos carácter que este Hellcat, al que solo el G63 puede igualar. 

Y si necesitas otro argumento para la mente en lugar del corazón, está la tercera fila de asientos, que no se encuentra en ningún otro SUV de alto rendimiento. Detrás de ella, “solo” quedan 490 litros de espacio en el maletero en lugar de los habituales 2.400, pero así el conductor experimentado puede sorprender a cinco amigos con un solo acelerón y enviarlos directamente al infierno. ¡Qué placer celestial!

Dodge Durango Hellcat de 710 CV zaga cockpit motor

Conclusión

Al diablo con la corrección política. Por supuesto, el Hellcat es el puro pecado, anacrónico y completamente irracional hasta el último tornillo. Y al igual que después de tres horas de un concierto en vivo de Springsteen, tras un largo viaje, te duelen todos los huesos, te arden las manos y te zumban los oídos. Pero a cambio, te sientes lleno de la fuerza cruda y pura, del estilo honesto y del carácter sincero. Por favor, solo una canción más, y a partir de mañana volveré a conducir un cuatro cilindros o incluso un coche eléctrico si es necesario. ¡Lo prometo!

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: TodoterrenoSUV deportivo

Valoración

Nota8

Lo mejor

Potencia a raudales, entrega de fuerza sin cotemplaciones, motor V8 con el encanto brutal de un motor V8.

Lo peor

Consumo estratosférico, acabados interiores no se corresponden con su precio, infoentretenimiento anticuado.