Prueba

Aston Martin Vanquish 2015: ¿El coche más bonito del mundo?

Alfredo Rueda

Para gustos los colores, pero el nuevo Aston Martin Vanquish 2015 puede que sea el coche más bonito del mundo. La remodelación del coupé británico continúa con los genes de la marca, pero acentúa su dinamismo

Aston Martin siempre ha sido mi marca favorita. Vale, puede que no ofrezca la fiabilidad y eficacia que los alemanes garantizan, pero el 'glamour' que te da la fábrica británica y la calidad que imprime a sus coches, realizados en gran parte a mano, es inigualable. Y el Aston Martin Vanquish 2015 puede que sea su máximo exponente.

Por lo menos, el Aston Martin Vanquish 2015 sí que es el máximo exponente en cuanto a un biplaza deportivo de lujo. Bueno, no tan de lujo, no te asustes, porque cuesta menos que un Porsche 911 Turbo S (215.000 euros para el Aston Martin y 223.000 para el Porsche), ofrece más potencia y, lo dicho, mucha más exclusividad. O sea que, a partir de ahora, puede que veas muchos más Aston por la calle...

aston-martin-vanquish-trasera

El Aston Martin Vanquish 'Model Year 2015' llega con un ‘restyling’ estético y mecánico tanto en la versión Coupé, como en el cabrio, denominado ‘Aston Martin Vanquish Volante’, como tradicionalmente la marca denomina a todas sus carrocerías descapotables.

aston-martin-vanquish-carrocerias

Su motor, un V12 de casi 6.000 cc, aumenta de potencia solo 4 CV, pero ahora sus 576 CV le permiten alcanzar los 323 km/h (317 para el Volante, antes 295 para ambos) y su cambio automático pasa a tener 8 velocidades (antes 6). Esto reduce el consumo medio de 14,4 a 12,8 l/100 km.

No ofrece su potencia con tanta vehemencia como un Porsche 911 Turbo S, pero ni falta que le hace y es que, a pesar de su mayor potencia, el británico es un tracción trasera. Pero ya solo su espectacular sonido, compensa los 0,7 segundos que tarda más en alcanzar los 100 km/h respecto al alemán (3,8 segundos por 3,1). Su chasis tampoco es el mismo, y el paso por curva no es tan eficaz como lo puede realizar el 911. Pero te aseguro que estas diferencias solo las apreciarás en circuito y, sinceramente, si tienes el dinero y la clase suficiente para comprarte un Vanquish, no creo que lo metas en este escenario muchas veces...

Si lo haces, debes saber que el Vanquish dispone de tres modos de conducción, al igual que el Aston Martin Rapide S. Y en el modo Sport, apretando el botón dispuesto para ello, te lo vas a pasar de lo lindo. La única pega: que las levas del cambio dispuestas tras el volante no giran solidarias. Puede que a algunos no os importe y os guste así, pero en giros en los que no tienes que quitar las manos del volante, te hace quitarlas si quieres cambiar de velocidad en pleno viraje. A favor: al volantear mucho, por lo menos sabes donde van a estar siempre...

aston-martin-vanquish-alfredo

Su nuevo cambio automático de 8 relaciones está situado en el eje trasero y no es de doble embrague. Cuenta con un convertidor de par y con un sistema 'Shift by Wire' que actúa por impulsos electrónicos, sin unión mecánica entre la palanca del cambio y la transmisión. Esto le hace casi tan rápido como el cambio de doble embrague. De hecho, tarda en cambiar de relación solo 130 milisegundos. Seguro que tardamos más en parpadear...

Aquí no hay palanca de cambios, ni mando giratorio. Solo hay cuatro botones en el salpicadero, dispuestos a ambos lados de la llave de arranque: P, R, N o D para manejarla. Hay que acostumbrarse... pero lo harás muy rápido. No dejes de comprarte este coche por eso...

A bordo, ya sea en el Coupé o en el Volante, la sensación que te rodea es única. No la he vivido en ningún otro coche en el que me haya montado. Es una mezcla entre lujo, poderío, clase... 'glamour'... te hace sentir vivo, sentir afortunado por poder sentarte en un vehículo así y ponerte a sus mandos. Todo en él esta hecho con mimo. Se nota. Allá donde mires ves los remates en cuero cosido, o los mandos insertados en su consola o en su cuadro de una manera milimétrica.

aston-martin-vanquish-volante

Y si vas a bordo del cabrio, puedes poner o quitar su clásica capota de tela en unos 14 segundos. Menos de lo que dura en rojo cualquier semáforo de la ciudad... y también mucho menos de lo que la mayoría de los mortales que anden alrededor se quedarán mirándote con la boca abierta.  Este sí que le va que ni pintado a James Bond...

Imagen de perfil de Alfredo Rueda

Periodista apasionado de todo lo que tenga motor: Coches, motos y ahora, también, cacharritos con alas...