Prueba

Aston Martin Rapide S: 'Glamour' para cuatro

Alfredo Rueda

¿Soñabas con un coupé de cuatro plazas, bonito y rápido? Pues aquí lo tienes. Espectacular, potente y con un sonido estremecedor. Es el Aston Martin Rapide S: auténtico 'Glamour' para cuatro

Sentarse a bordo de un Aston Martin siempre adquiere un significado especial. No sé si porque es uno de los coches identificados históricamente con el mediático agente secreto James Bond o porque el hecho de que sea construido prácticamente en su totalidad a mano le da ese toque de glamour tan especial y único. En esta prueba he podido analizar la nueva superberlina de la marca inglesa: el poderoso Aston Martin Rapide S.

aston-martin-curva

Y es que desde que introduces la llave de contacto en la consola central del Rapide S, la empujas a fondo y el motor comienza a emitir ese ruido mecánico celestial que regala los oídos, te das cuenta de que eres un privilegiado. Ya sea por ser su dueño o, como en mi caso, por poder conducirlo y, sobre todo, sentirlo.

Porque un Aston Martin se disfruta, se deleita... se siente. No voy a ser tan banal para comparar el nuevo Aston Martin Rapide S con un coupé deportivo de cuatro plazas similar, como el Porsche Panamera. Seguro que dinámica y hasta mecánicamente es mejor, pero, con toda su clase, está a años luz del británico.

aston-martin-salpicadero

Aunque en el Rapide S la calidad de algunos botones dispuestos en su consola central no me ha entusiasmado mucho (no así en el Vanquish MY2015, que resulta inmaculado en todo), miras a tu alrededor desde el puesto de conducción y te asombras de cómo hoy en día la ingeniería puede entrelazarse de una forma tan mágica con la mano humana.

Sentarte detrás

Otro lujo del que podrás disfrutar en el Aston Martin Rapide S. De hecho, al abrir la puerta trasera y ver sus bácquets individuales pensé por un momento que me había confundido de puerta o que me habían dejado un Aston sin volante... La única pega que tienen estas plazas es que los asientos delanteros llegan hasta muy abajo y no son ergonómicos en su parte trasera, por lo que el hueco para piernas y pies depende del espacio que te dejen los pasajeros delanteros.

aston-martin-rapide-s-asitras

Esos, y sobre todo el que se siente tras el volante, podrá disfrutar, además, de todo el poderío que ofrece su mecánica de 12 cilindros en V y 560 CV. Los entrega de una forma tan contundente como la que Bond despacha a sus contrincantes. Sin demasiada violencia, pero con la máxima efectividad, que le hace pasar de 0 a 100 km/h en solo 4,4 segundos. Y aunque el cambio automático no es de doble embrague, sus ocho relaciones se insertan lo suficientemente rápido (en 130 milisegundos) para que no lo tengas que echar de menos.

aston-martin-boton-sport

Y ni siquiera su suspensión es incómoda. El Rapide S posee un control electrónico con tres programas: Normal, Sport y Track, con estas dos últimas enfocadas a una conducción más dinámica donde la dirección se moverá acorde y tampoco te defraudará.

No te extrañe ver este modelo en la próxima entrega de Bond. Con el Rapide S tendrá velocidad, clase y... otras dos plazas para ocuparlas con algunas de sus múltiples conquistas...

Imagen de perfil de Alfredo Rueda

Periodista apasionado de todo lo que tenga motor: Coches, motos y ahora, también, cacharritos con alas...