Skip to main content

Prueba

Al volante del BMW Serie 4 Gran Coupé

Al volante del BMW Serie 4 Gran Coupé

BMW evoluciona su BMW Serie 3 hasta convertirlo en el bello Serie 4 Gran Coupé. ¡Lo conducimos por primera vez!

Ok, el coche se llama BMW Serie 4 Gran Coupé, pero técnicamente es un BMW Serie 3. Con esta nueva denominación BMW intenta encuadrar su modelo en un segmento algo superior. Ahí está el Serie 6 Gran Coupé con técnica del Serie 5, que hasta ahora representaba, probablemente, el coche más bello que tiene BMW en su gama.

El modelo que ves en las fotos ha heredado las virtudes de su hermano mayor: proporciones casi perfectas, un morro más largo y afilado, una silueta más baja, una zaga más compacta… Moderno y poderoso. Prueba superada.

Delante uno se sienta más abajo que en un BMW Serie 3 berlina. Detrás hay más espacio del que me esperaba… Excepto para la cabeza. BMW ha concebido la banqueta trasera como dos plazas individuales con una extra en medio. Y bajo la tapa del maletero de apertura eléctrica se esconden unos generosos 480 litros de volumen, el mismo espacio que en el Serie 3 y 35 litros más que en el coupé de dos puertas. Y si pliegas el respaldo divisible, entran hasta 1.300 litros de equipaje.

Al igual que sucede con el dos puertas, el Gran Coupé tiene unas vías más anchas que la berlina, y se asienta con aplomo en el asfalto. Pasa enérgico por las curvas, con mucha agilidad y precisión, merced a una dirección muy directa y comunicativa. Un auténtico deleite. 

Para esta prueba nos han cedido el 428i, con un 2,0 litros bajo el capó que ya conocíamos de otros modelos de la marca. No tenemos queja alguna respecto a la alegría con la que transmite sus 245 CV, un empuje absoluto en cualquier zona del cuentavueltas. Lo que no nos ha emocionado tanto es el sonido de este cuatro cilindros. Áspero a bajas vueltas, y demasiado ruidoso cuando lo subimos de revoluciones. No es que suene mal: pero los seis cilindros en línea de la marca no son fáciles de olvidar. 

Junto al 428i (46.851 euros) se ofrecerá otro gasolina, el cuatro cilindros 420i de 2,0 litros y 184 CV por 41.851 euros, y un 435i 3,0 litros con seis cilindros en línea y 306 CV por 55.600 euros. También habrá cuatro variantes diésel: un 418d 2,0 litros de cuatro cilindros y 143 CV (39.900 euros) y un 420d de 184 CV (42.300 euros).

Lecturas recomendadas