Skip to main content

Práctico

Motor

La DGT advierte: no debes conducir a esta temperatura

Calefacción

¿Has empezado a poner la calefacción en tu vehículo? Esta es la pregunta que la Dirección General de Tráfico ha lanzado a los conductores españoles para advertirles que en invierno también es importante controlar los grados del interior de nuestro coche. Con la llegada del frío y la bajada de las temperaturas, vamos a utilizar cada vez más este sistema y puede que te hayas preguntado qué ambiente es el más adecuado. La DGT responde y recuerda la temperatura a la que no debes conducir.

No vamos a andarnos con rodeos. Según la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos (AECA-ITV), la temperatura más aconsejable para circular debe oscilar entre 19 y 22 grados. Conducir por encima o por debajo de este nivel está provoca distracciones, que, sobre todo, se acentúan cuando superamos la barrera de los 24 grados: a partir de entonces podemos sufrir somnolencia, el cansancio se incrementa y los ojos se pueden irritar.

Cómo pedir cita previa en la DGT

El exceso de temperatura, no obstante, no sólo afecta al conductor ya que también causa problemas al propio vehículo. Aunque cuando enchufamos el aire acondicionado el consumo es superior que en el momento en el que conectamos el climatizador, usar ésta a una potencia y temperatura superiores a las necesarias también genera un gasto que no debemos perder de vista. A esto hay que añadir el desgaste del filtro del habitáculo, que puede perder sus propiedades dejando de cumplir sus funciones.

Calefacción

Consejos para conducir en otoño e invierno

Teniendo en cuenta lo anterior, la DGT nos da una serie de consejos para conducir cuando los termómetros señalan bajas temperaturas: desde cómo debemos ir vestidos hasta cuándo y cómo debemos activar la calefacción.

1. Sin abrigo

Antes de ponernos al volante debemos quitarnos las prendas de abrigo que llevemos. Además de darnos calor en un momento dado, limitan nuestra libertad de movimientos al volante y pueden poner en peligro nuestra seguridad al no permitir que el cinturón se ajuste correctamente.

2. Cuándo poner la calefacción

La opción más aconsejable es con el coche en marcha para darle el tiempo necesario a calentarse. Si lo hacemos antes, el aire caliente puede generar vaho en los cristales por el contraste de temperatura entre el exterior y el interior impidiendo que veamos correctamente.

Calefacción

3. Cómo poner la calefacción

El aire, desde los pies. Lo recomendable es que el aire salga siempre desde abajo: por la zona de los pies. Teniendo en cuenta que el  aire caliente pesa menos y tiende a subir, se distribuirá mejor por todo el habitáculo.

4. Capacidades mermadas

Por último, cabe recordar el que una temperatura elevada no sólo provocarnos somnolencia o incrementar la fatiga y la irritabilidad. También reduce nuestras capacidades al volante como, por ejemplo, la capacidad de atención y reacción frente a imprevistos.

Más:

DGT

Y además