Skip to main content

Práctico

Motor

Coche de hidrógeno: funcionamiento, precio, ventajas…

Coche de hidrógeno

Los coches eléctricos parecen el futuro más inmediato de la industria del motor, pero algunos fabricantes apuestan por ir más allá y han fijado su punto de mira en el hidrógeno: un tipo de sistema de propulsión que obtiene su energía a través de una pila de combustible. 

¿Cómo funcionan? Estos son todos los detalles de los coches de hidrógeno.

¿Cómo funciona un coche de hidrógeno?

Probablemente lo primero que te preguntes acerca de un coche de hidrógeno es cuál es su funcionamiento. El sistema de propulsión está compuesto, generalmente, por uno o más motores eléctricos, una batería donde se acumula la energía eléctrica, una pila de combustible y el tanque donde se almacena el hidrógeno. 

La clave está en la pila de combustible: capta oxígeno de la atmósfera y lo combina con hidrógeno a alta presión dando lugar a una reacción química que produce electricidad y vapor de agua (H2O). 

 

A partir de aquí funciona de forma semejante a un coche eléctrico ya que esa energía eléctrica es la que se usa para impulsar al vehículo.

A favor del hidrógeno está el hecho de ser uno de los combustibles más limpios: la reacción química de la que os hablábamos antes sólo produce electricidad y vapor de agua. A esto hay que añadir la posibilidad de obtenerlo a través de fuentes de energía renovables.

¿Qué coche de hidrógeno comprar? Modelos de coches de hidrógeno

En España la oferta es muy limitada, tanto que sólo hay dos opciones porque muchos de los coches de hidrógeno no se comercializan en nuestro país. 

Si estás pensando en comprar un modelo de estas características la decisión se reduce al Toyota Mirai o al Hyundai Nexo.

Toyota Mirai: 65.000 euros

Se trata de un sedán equipado con un motor de 154 CV y una autonomía homologada de 483 kilómetros. 

La nueva generación llegará a España a lo largo de 2021.

Hyundai Nexo: 72.850 euros

La opción surcoreana es un SUV de 163 CV que homologa 666 kilómetros. 

A lo largo de 2020 se vendió una unidad de este coche, mientras que del Mirai se comercializaron seis unidades.

¿Dónde cargar un coche de hidrógeno?

Este es uno de los hándicaps con el que se encuentran los conductores que se decantan por un coche de hidrógeno: la red de hidrogeneras es muy limitada, tanto que hay unas 375 en todo el mundo

¿Por qué? El hidrógeno debe almacenarse a una presión mínima de 350 bares y, además, es un elemento altamente inflamable. Os podéis imaginar que la tecnología necesaria para instalar una hidrogenera no es barata y si tampoco hay clientes potenciales… no es rentable.

El repostaje de un modelo de hidrógeno es similar al de un vehículo convencional: el punto de carga del depósito está ubicado bajo una tapa ubicada en uno de los lados del coche. Cuando la manguera del surtidor se conecta comienza el proceso de presurización y por seguridad tenemos que presionar un interruptor que dispensa el hidrógeno. 

Recargar el depósito es una operación que no lleva más de cinco minutos y llenarlo nos costará, prácticamente, lo mismo que en el caso de un modelo de gasolina o de diésel puesto que el precio del kilo de hidrógeno ronda los diez euros y el consumo medio suele ser de unos 0,9 kg/100 km.

¿Coche eléctrico o de hidrógeno?

Coche eléctrico o de hidrógeno: ¿qué interesa más? Como hemos visto la oferta de modelos de hidrógeno es muy limitada, algo a lo que tenemos que sumar el precio y las escasas hidrogeneras que hay en nuestro país. 

Un terreno en el que los modelos cero emisiones les ganan la partida. No obstante, el coche de hidrógeno tiene algunas ventajas frente a los eléctricos: el tiempo de recarga es mucho más bajo y la autonomía es mayor.

Por otro lado, los coches de hidrógeno pierden capacidad de almacenaje porque los depósitos son ligeros, pero muy voluminosos: si optamos por reducir su tamaño perderemos autonomía.

Y por último hay que hablar de la seguridad: el hidrógeno es muy inflamable a alta presión, pero necesita oxígeno y una fuente de energía. En el caso de los coches tiene un elevado nivel de pureza, algo que reduce los riesgos y, además, es muy volátil.

Coches de hidrógeno en España  

Antes os contábamos que en España sólo se venden dos modelos de hidrógeno, algo que, quizás, explique los resultados del Observatorio Motor Cetelem 2020: sólo el 6% de los conductores españoles estaría dispuesto a comprar uno de estos modelos. 

Y es que además del precio, según el Centro Nacional de Hidrógeno, en España sólo hay seis hidrogeneras activas (Madrid, Sevilla, Zaragoza, Huesca, Albacete y Puertollano.) y una más que están construyendo en Valencia. 

Lo que pide ANFAC

ANFAC presentó en 2021 su Hoja de Ruta H2 Renovable, con los elementos que consideran necesarios para el desarrollo del hidrógeno y su infraestructura en España.

La organización apunta a la necesidad de que para 2025 haya 150 hidrogeneras, divididas en 71 puntos en capitales de provincia y municipios de más de 100.000 habitantes, y 79 hidrogeneras en los principales corredores y rutas de mayor intensidad de tráfico diario.

De esta manera la red haría que la distancia máxima entre hidrogeneras fuera de 250 kilómetros. Además, tendrían que dar suministro a 350 y a 700 bares.

El plan de implantación previsto (que ya se ha incumplido iba a ser el siguiente: 15 hidrogeneras de acceso público en núcleos urbanos en 2021, en 2022 y 2023, otras 45 urbanas y 40 en corredores; en 2024, 100 hidrogeneras en total y en 2025, 150.

Toyota Mirai

Versiones populares

Toyota Mirai
Ver todas las versiones

Hyundai Nexo

Versiones populares

Hyundai Nexo
Ver todas las versiones

Etiquetas:

coche de hidrógeno

Y además