Skip to main content
Mini Electric

MINI Cooper SE, el eléctrico que responde a la nueva normalidad

Si el equilibrio perfecto es aquel que se apoya en la misma proporción en razón y emoción, MINI  ha obrado la magia. Con la llegada del MINI Cooper SE, la marca alemana mantiene vivo el deseo que despiertan todos y cada uno de los modelos de la gama; pero, a la vez, deja sin palabras a los que se buscan una compra racional. Los tiempos están cambiando y esa "nueva normalidad" que nos encontramos en todas partes es más fácil con un vehículo que no es un eléctrico convencional, es un MINI. 

El primer MINI cien por cien eléctrico llega al mercado un año después de que la marca celebrara su 60 aniversario y lo hace con un objetivo: cambiar lo que nos trajo hasta este punto siendo sostenibles y respetando la ciudad, su aire y su silencio.

Mientras muchos fabricantes han apostado por entrar en la era de la electromovilidad con modelos creados desde cero, MINI se ha planteado un reto mucho más interesante (y complicado): convencidos de que sus seguidores no les perdonarían lo contrario, el desafío ha sido crear una versión eléctrica del MINI sin perder ni un cromosoma de su ADN. Y lo ha hecho con la vista puesta en cuatro claves: 

  • Plena carga cada día para disfrutar hasta la noche de la ciudad con hasta 234 km de autonomía.
  • Diseño clásico con elementos únicos.
  • Silencio: el coche perfecto para la ciudad y su nuevo ritmo social, urbano y medioambiental. 
  • Un MINI con todas las ventajas de un coche eléctrico (libre circulación en zonas y momentos restringidos, exenciones fiscales y de algunos impuestos...) y con la identidad de ser, sin más etiquetas, un MINI. 

Lo que la razón entiende

En lo que a dimensiones se refiere, el MINI Cooper SE es casi idéntico a sus hermanos de combustión. Mide 3,84 metros de largo, 1,72 metros de ancho y 1,43 metros de largo. Sí cambia la distancia al suelo (18 mm más) y el centro de gravedad (ahora 30 mm más bajo), para que la conducción sea todavía más deportiva. La batería ocupa espacio sí, pero los ingenieros de MINI la han diseñado en forma de T, de manera que se aloja en el suelo del vehículo sin restar ni un milímetro ni de habitabilidad ni de espacio de carga (en el maletero caben entre 211 y 731 litros de capacidad, exactamente igual que en el MINI Cooper de tres puertas).

El corazón de la mecánica es un motor eléctrico de 135 kW (184 CV) y 270 Nm de par (disponibles desde el primer momento, lo que mejora su respuesta cuando el conductor pisa el acelerador). La batería es de iones de litio, de 32,6 kWh de capacidad, suficientes para que el MINI recorra hasta 234 kilómetros sin emitir si un solo gramo de CO2.

Los datos oficiales hablan de una aceleración de 0 a 60 km/h en solo 3,9 segundos. Cuando se trata de llegar a 100 km/h desde parado, el crono marca 7,3 segundos. Sin emisiones y sin decibelios (dispone de un sonido artificial que se desactiva cuando supera los 20 km/h), la experiencia de conducción (Go Kart Feeling, como lo llaman en MINI) adquiere otra dimensión. La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 150 km/h.

MINI Cooper SE

El nuevo MINI Cooper SE es el primer modelo electrificado del Grupo BMW en el que el conductor puede seleccionar el alcance de la recuperación y el efecto de desaceleración asociado.

Dependiendo del modo de conducción seleccionado (hay cuatro que repasamos en el siguiente bloque), el motor eléctrico del MINI suministra más o menos energía a la batería en el momento en que el conductor quita el pie del pedal. De esta forma, es posible reducir la velocidad llegando incluso a detener el coche sin tener que pisar el pedal del freno al mismo tiempo que se consigue un un refuerzo extra para aumentar la autonomía.

Y esto es tan cierto como que, utilizando la conducción con pedal único, el MINI Electric ha sido capaz de hacer de todo el trazado del circuito de Nürburgring (Alemania) y sus sinuosas curvas sin que el conductor pisara el pedal de freno en ningún momento. Aquí una imagen del momento:

Mini Cooper SE Nürburgring

El MINI Cooper SE permite al conductor elegir entre cuatro modos de conducción que se seleccionan por medio de un conmutador ubicado en el lado derecho del cuadro de mandos:

  • MID, orientado al confort de marcha
  • Green, el modo perfecto para divertirte reduciendo el consumo de energía en algunos momentos
  • Green +, que limita o desactiva funciones adicionales de confort como la calefacción, el aire acondicionado y los asientos calefactados
  • Sport, con una curva de dirección mucho más directa y una respuesta más inmediata del sistema de propulsión

Queda un dato muy racional: el consumo eficiente y sostenible que exige la nueva normalidad de las ciudades. MINI ha desarrollado una calculadora que, en base a los kilómetros medios que hace el conductor cada día, muestra cuál será el gasto en electricidad a afrontar.

Imaginemos que los desplazamientos diarios cubren una media de 50 km, la calculadora MINI adelanta que tan solo sería necesario rellenar la batería dos veces en semana y esto, con una carga doméstica supondría poco más de dos horas y media de espera y 2,20 euros de coste. El precio más elevado sería en una estación pública de carga rápida (3,57 euros) y el tiempo conexión, 51 minutos. En cualquier caso, el eléctrico es el MINI más ecológico y eficiente de cuantos se han comercializado hasta la fecha lo que le pone en un nuevo escenario de sostenibilidad. 

Si además te estabas preguntando cuánto te costaría mantener un coche como el MINI Cooper SE, te adelantamos que los costes quedan lejos de los que podrías pensar.

Para empezar, no lleva filtros de aire, ni de combustible, ni tampoco fluidos, como aceite y anticongelante. Y solo en estos combustibles se pueden ahorrar entre 200 y 300 euros al año. Además, como el 90% de las frenadas, salvo las más violentas, las realiza el motor eléctrico para aprovechar la energía cinética y recargar la batería, apenas usa las pastillas de freno, que sufren un desgaste mínimo. 

El resultado es que los eléctricos, que tampoco tienen cambio de marchas ni embrague, apenas pasan por el taller una vez al año, y solo para revisar circuitos y limpiar el filtro del polen y el aire acondicionado. Traducido a euros, puede suponer otro ahorro mínimo de 200 a 400 euros anuales. 

Y lo que el corazón defiende

50% racional, 50% emocional... Vamos ahora con la lista de razones por que el Cooper SE es un MINI muy MINI.

Con abrir la puerta del nuevo MINI eléctrico y ver como el logotipo de bienvenida se proyecta en el suelo desde el retrovisor exterior, te puedes dar por conquistado. Una vez dentro, los ojos se van al cuadro de instrumentos específico con pantalla en color de 5,5 pulgadas con diseño Black Panel, situada detrás del volante. En el centro de esta pantalla, completamente digital, se muestra la velocidad en cifras con una banda de escala periférica.

Otras pantallas digitales en el cuadro de instrumentos ofrecen información del nivel de carga de la batería de alto voltaje, el modo de conducción seleccionado, el estado de los sistemas de asistencia a la conducción y los mensajes de control recibidos.

Mini Electric

Además, se muestran en detalle la autonomía restante, el modo de propulsión y la temperatura exterior, la hora y el kilometraje; además de la detección de señales de tráfico y los mensajes de guiado del sistema de navegación. Incluso es posible acceder a la lista de contactos del teléfono y a las listas de reproducción de audio.

Durante la carga, el color del cuadro cambia dependiendo del nivel en que se encuentra el proceso: del naranja durante la inicialización del proceso, pasando por el amarillo en el periodo de carga, hasta el verde, que indica que la batería está totalmente cargada. El color rojo muestra un error en la carga. 

Los tiempos de carga varían en función del modelo elegido: el más rápido solo necesita los 30 minutos de una parada con café para recuperar el 80% de la autonomía. Si la carga se hace en casa, MINI cuenta con Wallbox propios y un programa de instalación que reduce al mínimo el tiempo empleado por el conductor en este trámite.

 

En cuanto al diseño exterior, el MINI eléctrico mantiene los rasgos inconfundibles de un MINI (la tercera clave de su evolución: diseño clásico con elementos únicos): la estructura de tres puertas formada por el cuerpo central, la superficie acristalada que rodea el vehículo, el techo, los cortos voladizos y los anchos pasos de rueda. Y los combina con detalles en amarillo que dejan claro que no es un MINI convencional: logo en relieve ‘MINI Electric’ y versiones en amarillo de este anagrama insertadas en los intermitentes laterales, además de en el portón trasero y en la parrilla delantera; parrilla con diseño de rejilla con celdas hexagonales, que ahora están cerradas; y  línea amarilla decorativa en la parrilla y en la carcasa de los retrovisores.

MINI Cooper SE

Mención aparte merecen las llantas de aleación ligera de 17 pulgadas optimizadas aerodinámicamente y que lucen el diseño MINI Electric Corona Spoke de dos tonos. Al igual que las llantas de aleación ligera de 16 pulgadas con diseño MINI Electric Power Spoke, están disponibles de forma exclusiva para el nuevo MINI Cooper SE.

Niveles de acabado hay cuatro. Como las tallas de ropa a elegir en las tiendas son: S, M, L y XL. Son acabados cerrados (para facilitar el proceso de compra), que van desde el menos equipado, el S, que cuenta ya con luces de LED, climatizador y aplicación para controlar toda la información del coche y cuesta 33.950 euros; hasta el XL que es el tope de gama cuesta poco más de 40.000 euros.