¿Para qué sirve el catalizador de tu coche?

08/11/2017 - 11:17

Vivimos la época del downsizing, un momento en que la potencia ha dejado paso a la eficiencia y en el que conducir un coche que contamina poco se vuelve imprescindible, sobre todo en ciudad. Pero, ¿qué tiene que ver esto con el catalizador de tu coche? Te lo explicamos.

El catalizador es la parte del vehículo que se encarga de reducir los elementos contaminantes procedentes de los gases de escape. Lo consigue a través de un proceso denominado catálisis, que no es otra cosa que una reacción química que provoca la oxidación de los gases nocivos y su transformación en oxígeno, nitrógeno y agua.

La eficacia del catalizador depende de la mezcla de los gases de admisión. Para controlar la calidad de esta mezcla se utiliza la denominada sonda lambda, que es la encargada de realizar una serie de ajustes constantes en la mezcla de aire y combustible en función de la concentración de oxígeno en el escape.

La sonda lambda se instala en la línea de escape, después del colector. De esta manera, se aprovecha la alta temperatura de los gases de escape, ya que para asegurar el buen rendimiento del catalizador, se necesita una temperatura entre 400 y 700 grados centígrados.

¿Cuándo sustituir el catalizador?

El catalizador es uno de los elementos caducos de la mecánica de un coche. Como casi todos, que su vida útil sea más o menos larga depende del uso que se dé al automóvil y de los hábitos de conducción, pero los expertos aconsejan sustituirlo cada 40.000-60.000 km.

Debes saber, además, que el catalizador es una de las piezas que más visitas al taller provocan y que su avería está entre las más costosas.

Hay varios síntomas que delatan que ha llegado el momento de montar un catalizador nuevo: el incremento del consumo de combustible y la pérdida de potencia del motor son los dos más frecuentes.

Queda una pregunta: ¿por qué se rompe el catalizador? La mayor parte de las averías en el catalizador se producen por la acumulación excesiva de gases procedentes del escape. En los motores diésel, los gases se acumulan especialmente en trayectos cortos o al circular a muy bajas revoluciones. En el caso de los motores de gasolina influye también el estado de las bujías.

El catalizador se puede reparar o sustituir (en eBay Motor, puedes comprar uno nuevo), pero es importante que esté en buen estado: de lo contrario, puede que tu coche no pase las pruebas de emisiones de la ITV y es posible que termine dañando otras piezas del motor.