Prueba Brabus G500 4x4² (amortiguadores)

Cuándo cambiar los amortiguadores y cómo elegir los adecuados para tu coche

11/28/2017 - 07:41

Los amortiguadores son tan importantes como los neumáticos o los frenos en lo que a seguridad se refiere

Los amortiguadores son tan importantes como los neumáticos o los frenos en lo que a seguridad se refiere, de ahí que resulte vital reconocer los signos de envejecimiento. Del mismo modo, es crucial que llegado el momento de cambiarlos tengas claros cuáles son los que necesita tu coche. Podrás encontrarlos en eBay Motor.

Los amortiguadores son los elementos más importantes del sistema de suspensión de un coche. Su función principal es la de absorber los golpes que provoca el neumático contra el asfalto, ayudando a que las ruedas se mantengan siempre en contacto con el suelo y a que los ocupantes del coche no sufran los impactos en exceso.

Los amortiguadores son también los encargados de reducir las oscilaciones de la carrocería que provocan los baches o las maniobras bruscas.

Pero su función no es solo aumentar el confort de marcha, es, sobre todo, alargar la vida útil de los neumáticos y ayudar a mantener el control del vehículo a altas velocidades. Es por eso que unos amortiguadores en mal estado aumentan las distancias de frenado, afectan a la estabilidad del vehículo, reducen la capacidad de tracción de los neumáticos, hacen fallar el ABS y producen desviaciones peligrosas al adelantar.

La pregunta es: ¿cómo saber que los amortiguadores ya no cumplen su función?

Los expertos aconsejan revisar el estado de los amortiguadores cada 20.000 kilómetros (30.000 kilómetros a lo sumo) y cambiarlos entre los 65.000 y los 90.000 kilómetros.

Estas cifras variarán en función del modo de conducción: un conductor que acostumbre a hacer maniobras bruscas, a aparcar sobre la acera o pisar a fondo el freno, reducirá considerablemente la vida útil de sus amortiguadores.

Pero dado que los amortiguadores no tienen un chivato que alerte del exceso de desgaste, hay que estar atentos a los síntomas inequívocos que delatan el mal estado de este elemento:

  • en una inspección visual, aprecias fugas de aceite

  • cuesta mantener el control y la trayectoria del vehículo en curvas

  • cuando pisas el pedal del freno, el ‘morro’ se hunde

  • observas un desgaste desigual de los neumáticos

  • aprecias un consumo de combustible más elevado de lo habitual

  • y, la ‘prueba de fuego’: te apoyas con todo su peso sobre la carrocería y empujas hacia abajo; si el coche oscila más de una vez, los amortiguadores están desgastados.

Si has notado alguno de estos síntomas llega la siguiente pregunta: ¿qué amortiguadores le pongo a mi coche?

El tipo de amortiguador más usado en los coches son los amortiguadores hidráulicos telescópicos. Se caracterizan porque ofrecen una fuerza amortiguadora creciente con la velocidad.

Dentro de la familia de amortiguadores hidráulicos, hay dos clases:

1. Hidráulicos de doble tubo. Son los más utilizados por los fabricantes de coches y, dentro de este grupo, podemos distinguir entre otros dos tipos:

  • No presurizados: es decir, en su interior solo hay aceite y se pueden formar bolsas de aire en su interior. Además, en climas muy fríos no tienden a trabajar con eficacia.

  • Presurizados: tienen aceite más un gas con el que se obtiene mejor rendimiento, estabilidad y confort de marcha. Ya sabes, compra siempre amortiguadores de gas.

2. Hidráulicos monotubo. Están formados por dos cámaras principales: una contiene el aceite y la otra el gas (nitrógeno). Estas cámaras están separadas por un pistón que flota entre ellas.

Por otro lado, otro tipo de amortiguadores son los adaptativos que ofrecen varios niveles de conducción.

Además, si lo que quieres es añadir un plus de dureza, puedes optar por un conjunto de amortiguadores deportivos. En eBay los encontrarás como parte de la categoría Amortiguadores tunning para coches.