Skip to main content
Imagen de perfil de Mario Herráez
La opinión de
Mario Herráez

Opinión: ¿El anuncio de 30 eléctricos nuevos de Toyota es el fin del hidrógeno?

Toyota GR Yaris H2

No necesariamente.

Toyota ha decidido hacerse con el protagonismo del mundo del motor en la recta final del año anunciado, por sorpresa para todo el mundo, una avalancha de 30 modelos eléctricos que llegarán de aquí a 2030. 

El inesperado movimiento demuestra que, a pesar de las reticencias de los últimos años, la marca ya ha “pasado por el aro” o, al menos, que ya considera que el mercado está en el punto en el que los eléctricos y no los híbridos será la opción más indicada para moverse.

Ahora bien, tras la emoción por el aluvión de novedades anunciadas llega una duda importante: ¿significa esto el adiós definitivo al hidrógeno?

Una tecnología con potencial pero no muy explorada

En el camino para convertirse en cero emisiones hay dos caminos diferentes: los BEV, eléctricos de baterías, y los FCEV, vehículos de pila de hidrógeno. Aunque ambos tienen sus pros y sus contras, parece que los segundos tienen potencial para convertirse en la mejor de futuro, pero lo cierto es que la mayoría del sector está apostando por los primeros.

Uno de los pocos fabricantes que ha señalado el hidrógeno como un camino a seguir hasta ahora es (junto a Hyundai y BMW) es Toyota, ¿significa esto que abandona esta vía?

No necesariamente, y es que en el anuncio de los 30 modelos no concretó que tipo de eléctricos serán, señalando que seguiría trabajando en el desarrollo de la tecnología de hidrógeno.

A pesar de ello es lógico que surjan dudas, porque el movimiento es una clara apuesta de la compañía por los eléctricos convencionales, algo que refuerza el hecho de Lexus vaya ser 100% eléctrica y que, además, resulta algo chocante con anuncios realizados por la marca apenas unos días antes.

El hidrógeno para combustión

Y es que a principios de diciembre la firma nipona presentó el Toyota GR Yaris H2, un prototipo que demostraba la evolución del (hasta entonces) último proyecto de la marca: crear motores de combustión adaptados para quemar hidrógeno.

Ya lo anticipó en verano con un prototipo de competición del Toyota Corolla, pero, dado que este utilizaba una versión modificada del GR Yaris, el fabricante fue un paso más allá y presentó al radical utilitario con una mecánica más eco.

Toyota GR Yaris de hidrógeno

Y es que cuando se anunció esta tercera vía eléctrica sonaba a panacea para la transición ecológica: un sistema que tiene unas emisiones mínimas, solo las del aceite que se quema junto al H2, y que, además, es de fácil conversión, aplicable a los bloques de gasolina de una manera bastante barata.

Suena como un coche “de verdad”, ofrece las sensaciones de conducción de un coche “de verdad” y, además, apenas contamina. Los aficionados del motor vimos ahí un foco de esperanza que podría complementar a los eléctricos de baterías convencionales y a los de pila de hidrógeno estándar.

Ahora, hasta confirmación oficial, este camino está un poco en el aire. No parece que el nuevo enfoque de Toyota vaya a suponer el adiós del hidrógeno, pero si habrá que esperar para ver qué peso tiene ahora en el esquema de la compañía.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no tienen por qué coincidir necesaria o exactamente con la posición de Axel Springer o AUTO BILD.

Etiquetas:

coche de hidrógeno

Y además