Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

Viejas glorias: Rover SD1

Rover SD1

¿El último Rover puro?

MG Rover ya no fabrica vehículos, o al menos no los hace para nuestro mercado. Pero en sus años de producción dejó en Europa verdaderas joyas. Una vieja gloria con todas las letras es el Rover SD1, el considerado como “último Rover puro” que llegó a montar un enorme V8 de origen americano. ¿Lo conocías?

No te pierdas: 'Subastan un MG Metro 6R4 de 1985'

Años difíciles

El Rover SD1 llegaba en años difíciles para la industria del automóvil británica. Dada la ruptura que se había producido en este país con respecto a la fabricación de los automóviles, y los tiempos convulsos que vivía, British Motor Holdings y Leyland Motor Corporation se fusionaron con la ayuda de Tony Ben, entonces presidente de la Comisión de Reorganización Industrial. De esa fusión nacería British Leyland, padre del Rover SD1.

Rover SD1

Esta empresa quería lanzar un sustituto para el Rover P6 y el Triumph 2000 y sus variantes, berlinas grandes que habían llegado al final de su vida comercial. El resultado fue un coche elegante con unas líneas realmente deportivas. Su frontal, sin calandra entre los faros, era acentuado, y su caída de techo seguía el estilo de los coupé puros. Estábamos ante un coche diferente, que rompía con lo conocido, y que guardaba grandes secretos.

Motor V8 americano

Uno de esos grandes secretos era el motor que daba vida a la versión más potente del Rover SD1. El modelo Vitesse no solo tenía un motor potente, también ajustes mecánicos que lo hacían más poderoso. De entrada contaba con suspensión rebajada 25 mm. respecto a las versiones de acceso, con una rigidez aumentada de su chasis y un mejor equipo de suspensión. Todo para hacerlo más dinámico.

No te pierdas: 'Subastan un MG ZT convertido en pick-up'

Bajo su piel encontrábamos un motor V8 de 3.5 litros de cubicaje de origen General Motors. Tras recibir la mecánica, Rover montó diferentes elementos, contando con inyección de origen Bosch. El resultado era un motor de casi 200 caballos de potencia que declaraba una velocidad máxima de 215 km/h. La producción del Rover SD1 finalizó en 1986 tras una década en producción.

Y además

Más de Coches históricos: todo sobre los clásicos que nos apasionan