Skip to main content

Noticia

Viejas glorias: Pontiac Firebird Trans Am

5. 1977 Pontiac Firebird Trans AM
Fantástico.

Pontiac dejó de fabricar modelos hace casi una década. Pese a su final, la compañía vendió grandes modelos en sus más de ochenta años de historia. La propia Pontiac fue quien inventó el segmento de los “muscle car”, modelos de grandes motores y espíritu americano que dominaron las calles del país americano en la segunda etapa del siglo XX. De entre todos el Pontiac Firebird Trans Am es quizás uno de los más carismáticos de la marca, una bestia que recordamos en estas líneas.

No te pierdas: 'El Pontiac Firebird Trans Am de 1978 de Burt Reynolds, a subasta'

Pontiac Firebird

La compañía americana inició su andadura en 1926. Desde entonces la compañía vendió coches de gran rendimiento a precio razonable, un atractivo que continuaba vivo en los años sesenta. En esa década fue lanzado el Chevrolet Camaro, primo del primer Pontiac Firebird, el poderoso “muscle car” de la marca. El apellido hacía referencia a un pájaro mitológico, un nombre que se quedó grabado en la mente de todos los amantes de los coches.

Trans Am

Pontiac lanzó el Firebird en 1967, y pronto apostaría por una versión más deportiva y radical. Era el Pontiac Firebird Trans Am, una apuesta de la compañía que dejaría al respetable boquiabierto por su estética, sus capacidades y su enorme corazón. Había nacido una estrella, y no solo porque años después ocupara la pantalla de miles de televisores.

Pese a ser toda una sorpresa, el Trans Am que sucedió al primero perdió algo de “chicha”. Según los medios especializados de entonces el Firebird no era tan bueno como antes y sus capacidades dejaron de ser tan interesantes. Demasiado lento afirmaban, o que estaba a años luz comparado con deportivos europeos de potencia similar. Aunque eso no restaría interés a los compradores…

Pontiac Trans Am
Seguro que os acordáis del coche fantástico

El coche fantástico

El Pontiac Firebird Trans Am V8 llegó a ser una estrella al participar en la sería “El coche fantástico”. Desde entonces todos los niños querían ser Michael Knight y conducir un Trans Am. También lo querían los padres de aquellos niños, motivo por el cual se convertiría en un coche de culto muy codiciado. Aunque no le debe su fama únicamente a esta serie.

En los años 70 el Pontiac Firebird Trans Am eran los muscle car más deseados, y lo era no solo por su gran puesta en escena, también por la película “Smokey and the Bandit”. En aquella cinta el protagonista no se separaba ni un segundo de su Trans Am, una unidad con un enorme ave fénix en el capó en tono dorado.

Y además