Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

Viejas glorias: Citroën ZX Volcane

Citroën ZX Volcane
Más gamberro de lo que parece.

El Citroën ZX Volcane no era un coche que llamara la atención por su físico, pero todo aquel que lo conducía llenaba su alma de sensaciones. Contaba con pocos elementos que lo introdujeran en una atmósfera deportiva, pero sí se metía de lleno gracias a su motor y capacidades. Y es que, para competir con el Opel Kadett GSI, el Peugeot 309 GTI o el Renault 19 16V, había que estar preparado.

Los 10 mejores deportivos de los años 90

Bajo su piel se escondía el bloque 1.9 litros de la compañía con 16 válvulas que desarrollaba una potencia final de 130 CV. Si bien, es importante destacar que tras pasar por cambios obligados que catalizaron el conjunto, nos quedábamos con 123 caballos de potencia. Con esta potencia y un peso de apenas 1.130 kg., el francés podía acelerar de 0-100 km/h en 8,5 segundos según el fabricante, con una recuperación de 80-120 km/h en cuarta velocidad de solo 7,9 segundos.

Citroën ZX Volcane

La caja de cambios era clave en el conjunto, siendo para quienes lo han disfrutado una delicia. La relación de marchas aprovechaba de buena manera el motor, con un tacto de la palanca muy deportivo gracias a sus recorridos cortos. El chasis también era apartado destacado, siendo estable a velocidades altas y devorando curvas con sencillez gracias, en parte, a su tren trasero autodireccional.

Entre sus elementos destacados encontrábamos un conjunto de frenos conformado por discos en todas sus ruedas, los del eje delantero ventilados. Contaba con una cola de escape exclusiva, un distintivo del modelo, siendo las versiones de tres puertas las más buscadas. Sumábamos al equipamiento dirección asistida, sistema de frenos ABS, cierre centralizado, elevalunas eléctricos, aire acondicionado y espejo eléctrico.

Citroën ZX Volcane

Como decíamos, este modelo no contaba con demasiados cambios respecto a otras versiones, siendo más bien discreto. Si destacaban, además de las colas de escape y el pequeño alerón, detalles del interior. Pero poco, muy poco. En el habitáculo era donde encontrábamos el nuevo sistema de arranque por código, en el que debíamos de introducir el código correcto para arrancar el vehículo.

Todo sobre Citroën

Modelos de Citroën más populares

Ver todos los modelos

Y además