Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

Viejas glorias: BMW M5 E28

BMW M5 E28
El primer M5.

Aunque las pocas unidades vendidas del primer BMW M535i no parecían motivar a la compañía a seguir lanzando versiones deportivas de su berlina media, la marca alemana no solo lanzó una versión M535i de segunda generación, vendió el BMW M5 E28 que se convertiría en el primer M5 de la historia. Se han cumplido unos 34 años desde este lanzamiento, aunque eso no ha mermado la intensidad de su recuerdo.

No te pierdas: 'BMW M5 contra BMW M535i de 1979'

El primero de la saga

El primer BMW Serie 5, el E12, estuvo a la venta hasta 1981. En los años en los que se vendió la marca ofertó una versión muy interesante apellidada M535i de la que hicimos un reportaje hace algún tiempo. Se trataba de un coche muy especial pues aunque no fue el primer M5 si se convertiría en el primer Serie 5 en ser retocado por la división deportiva. Sin duda, eran los orígenes de algo grande.

Pero no parecía tal cosa, pues la marca había vendido pocas unidades y los ánimos no estaban como para seguir apostando por versiones deportivas en la segunda generación. El destino no quiso negarnos la oportunidad de disfrutar de todo un BMW M5 y dado que los deportes de motor estaban en aquella época en auge la marca se decantaría por ofrecer un nuevo BMW M535i. Poco después, en 1985, el BMW M5 E28 salía del horno.

BMW M5 E28

El monstruo de las Autobahn

La compañía alemana no apostó demasiado por una estética deportiva, sí por lo que había bajo la piel de este primer BMW M5. Si teníamos buen ojo podíamos ver el logotipo M5 en la parrilla de la berlina, pues era uno de los pocos detalles diferenciadores. Ahora bien, si habrías el capó no había dudas, allí se escondía el motor 3.5 de seis cilindros en línea refrigerado por agua. Contaba con cuatro válvulas por cilindro y electrónica Bosch Motronic. En total, 286 caballos de potencia.

BMW M GmbH había creado un monstruo para las Autobahn, un coche con el que plantar cara a los deportivos de entonces y tras hacerles morder el polvo llegar tranquilamente y sin llamar la atención a la oficina. Este coche no solo era la versión más potente, no era un nuevo M535i, era más que eso. Había nacido todo un mito.

Con sus 286 caballos de potencia el BMW M5 E28 conseguía acelerar de 0-100 km/h en solo 6,5 segundos, toda una hazaña para la época. Además, teníamos que tener en cuenta que se trataba de una berlina de grandes dimensiones, y que incluso con ese cuerpo declaraba cifras en línea con los deportivos de grandes prestaciones de entonces. Y es que el trabajo realizado por M incluía además revisión de la suspensión o nuevos frenos delanteros entre otros elementos.

BMW M5 E28

Si el primer BMW M535i no consiguió el éxito esperado, el primer BMW M5, una apuesta aún más arriesgada, sí pudo disfrutar de un mayor número de ventas. Gracias a ello la marca siguió apostando por él hasta el día de hoy, con un BMW M5 de nada menos que 625 caballos de potencia.

Y además